Volver a trabajar y continuar con la lactancia

Óscar Dorado · 3 abril, 2018
En este artículo te enseñamos cómo continuar con la lactancia materna tras la baja maternal en caso de que decidas volver al trabajo.

Volver a trabajar y continuar con la lactancia es una manera de mantener la relación cercana que has desarrollado durante los primeros meses de vida con tu bebé, además de proporcionarle mayor comodidad y seguridad.

Ten en cuenta que la leche materna protege a los bebés contra las infecciones, por lo que los niños amamantados son significativamente menos propensos a padecer enfermedades graves, como gastroenteritis, infecciones respiratorias, infecciones del tracto urinario o infecciones del oído.

Además, la lactancia también protege la salud de la madre. Las madres que amamantan tienen menos probabilidades de desarrollar cáncer de mama, algunas formas de cáncer de ovario y fracturas de cadera como resultado de la osteoporosis en la vejez.

A pesar de los beneficios que comporta la lactancia, en ocasiones no es nada sencillo combinarla con la vida profesional. La mayoría de las madres que se sienten infelices por dejar a su bebé cuando vuelven al trabajo revelan que continuar amamantando ayuda a sobrellevar mejor el problema.

En ese sentido, es posible que la vuelta al trabajo sea la primera vez que te separes de tu hijo por períodos de tiempo prolongados, lo que comporta que sea un momento difícil para ti y para el bebé.

“La lactancia es el vínculo de amor que vuelve sanos, fuertes y felices a nuestros hijos”

—Montserrat Caraccioli—

5 consejos para volver a trabajar y continuar con la lactancia

A continuación, te proponemos seguir los siguientes 5 consejos si deseas volver a trabajar y continuar con la lactancia:

El día de una madre puede ser extenso y agotador.

1.- Comienza a darle el biberón al bebé desde que sea pequeño

Muchas madres que amamantan cometen el error de no dar a sus bebés el biberón hasta que se reincorporan al trabajo. Debes acostumbrar a tu hijo a tomar el biberón desde una edad temprana.

La mayoría de los expertos recomiendan introducir uno con leche materna extraída aproximadamente a las 3 semanas de edad, cuando la lactancia esté firmemente establecida.

2.- Adquiere tu bomba de leche

Para darle a tu bebé un biberón de leche materna, primero debes extraer esa leche, generalmente con un extractor. El mejor momento para hacerlo es, por lo general, justo después de la primera sesión de lactancia del día, cuando el suministro de leche está en su punto más alto.

Cuando hayas terminado de bombear, debes almacenar la leche en el refrigerador o en el congelador. Permanecerá fresca durante cinco días en el refrigerador y cinco meses en el congelador.

Asegúrate de usar bolsas de almacenamiento hechas especialmente para leche materna, ya que están desinfectadas, son aptas para el congelador y están a prueba de fugas.

3.- Encuentra un lugar adecuado para bombear en el trabajo

Normalmente, las grandes compañías disponen de un espacio privado en el cual podrás extraer la leche. En el caso que trabajes en una empresa más pequeña, es posible que necesites ser creativa para encontrar un espacio.

Ya sea en un espacio íntimo o en el baño, debes asegurarte de que sea una zona lo más higiénica posible. En estos casos, las toallitas antibacterianas serán de mucha utilidad.

4.- Facilidad de regreso al trabajo

Para las madres trabajadoras, la primera semana de vuelta al trabajo es la más complicada debido a la separación del bebé. En ese caso, es bueno que trates de hablar con tu empresa para valorar las formas que faciliten la transición.

Los extractores de leche permiten almacenar la leche materna para alimentar al bebé.

5.- Programa tus tiempos de lactancia y bombeo

Durante jornada laboral, los expertos sugieren que las madres deben amamantar antes de ir al trabajo y nuevamente cuando lleguen a casa, además de cualquier otra ocasión en la que el bebé lo desee.

En el trabajo, puedes intentar extraer la leche a las horas que normalmente amamantaría, ya sea dos o tres sesiones diarias.

6.- Planifica con anticipación para tener a mano el equipo correcto

Para volver a trabajar y continuar con la lactancia es importante la planificación. En ese sentido, debes asegurarte de llevar siempre contigo tu bomba de confianza para poder hacer las extracciones durante la jornada laboral.

Te recomendamos seguir los consejos anteriores para que te sea mucho más sencillo volver a trabajar y continuar con la lactancia. Muchas mamás creen que esta separación representa el final del amamantamiento, aunque como has podido observar, una buena organización y las ganas de seguir haciéndolo permitirán que sea posible.