¿Cómo vive un padre la pérdida de su hijo?

Ante la pérdida de un hijo siempre nos preocupamos mucho más por cómo lo supera la madre. Sin embargo, el padre vive este mismo hecho de una manera diferente. Muchas veces un aborto involuntario es motivo de grandes tribulaciones familiares, puede afectar a todos por igual y la forma de expresarlo puede variar de una persona a otra.

Es común que el padre sufra la pérdida de su hijo de una manera más silenciosa y aparentemente más calmada. Pero, en esta etapa de duelo, además del dolor, reinan otras emociones, como el temor y la frustración; del mismo modo, estos sentimientos son capaces de crear distanciamiento y problemas de pareja.

Asimismo, es muy probable que un aborto sea ocasionado por estrés y factores psicológicos diversos, razón por la cual la relación familiar puede llegar a distorsionarse drásticamente. En este particular, todas aquellas consecuencias que afecten a la madre tras la pérdida de su hijo, se van a reflejar en el padre, otros hijos y el resto de la familia.

El padre vive la pérdida de su hijo según su personalidad

A veces el mismo sentimiento es expresado de manera diferente por cada quien, el afecto que hubo por el futuro bebé tiene mucho que ver con la forma en que reaccionará ante su pérdida; sin embargo, es un aspecto relacionado con la personalidad. Algunas personas se pueden tornar algo violentas e intolerantes, hacer acusaciones y mostrar enfado para ocultar su dolor es frecuente en estos casos.

Algunos hombres pueden ser tan sentimentales y expresivos que quizá los podamos ver tan deprimidos como se sienten; pero en general, estas particularidades desencadenan en acciones solidarias. De acuerdo al estado de ánimo de la madre, muchos a su alrededor se sienten y expresan, por eso el duelo podría ser o no más intenso.

7aaf6fae25a34cbd7f7e78cf6912593d

Otro factor que incide en las emociones de cada progenitor, son las hormonas; la madre debe lidiar con los embates hormonales de su estado, lo cual la hacen sentir de diferentes maneras. Por su parte, el padre aunque no tenga este tipo de problema directamente, le toca sufrir los cambios de su pareja, algo que es manejado por cada quien de acuerdo a su personalidad.

Es común que ante la pérdida de un hijo se pongan de manifiesto ciertas dudas sobre la maternidad, quizá la madre se sienta menos capaz o menos femenina. Por esta razón, si un hombre es del tipo que acostumbra a buscar explicaciones y hacer represalias, esto podría traer como consecuencia fuertes roces en la pareja; en esta ocasión con el agravante de la fragilidad emocional de la mujer.

El rol secundario del padre ante una pérdida

Este momento tan difícil llena de incertidumbre a la familia, no sabemos cómo va a reaccionar la madre, qué cambios permanentes sufrirá, hasta dónde la acompañará el miedo por continuar. Pero, casi nadie piensa en el padre, incluso él mismo se ha tenido que acostumbrar a que haya cosas más importantes.

Según el afecto que el padre haya tenido por su futuro hijo, puede estar sufriendo su duelo personal, pero con seguridad estará esperando que esto se supere y que su relación vuelva a la normalidad. Al igual que cuando nace un bebé, por un tiempo el padre pasa a ocupar un rol secundario después del hijo y la madre, que funcionan como uno mismo.

2f8c372c01239293e9c2c1baffd8e2b0

Ante la pérdida de un hijo, es un tanto más complicado, pero igualmente drástico para el hombre. El hecho de no poder comprender muchas de las emociones que embargan a su pareja, el miedo por continuar y la impotencia para actuar, son entre otros los sentimientos más comunes en estos casos.

En tal sentido, para superar esta pérdida, más que el silencio tormentoso o la perpetuación del duelo, es conveniente que exista una adecuada comunicación. Es importante destacar el apoyo mutuo, donde se hable de los sentimientos y comiencen a surgir planes para avanzar con prontitud.

Si ya hay hijos, entonces la tarea es un tanto más compleja, pues los otros pequeños tienen necesidades que de momento la madre no está en condiciones de atender. Es por lo tanto que el padre se ve obligado a asumir una responsabilidad que quizá nunca haya tenido, aunque posiblemente esto le sirva para obtener un poco de protagonismo.

 

Categorías: Embarazo Etiquetas:
Te puede gustar