Ventajas y desventajas de que los niños duerman siesta

¿Es aconsejable que los niños duerman la siesta? Este descanso diurno tiene sus ventajas y desventajas; influirán muchas circunstancias en la decisión del hábito que se escoja para implementar.

La siesta es casi una tradición en muchas familias y comunidades. No obstante, suele pasar que los pequeños no adhieran a ella, ya que la ven como una interrupción de lo que podría ser un momento lúdico para ellos. Para los padres, es aconsejable conocer los pros y los contras de que los niños duerman siesta.

Por lo general, este es un tema que varía mucho según la costumbre de cada familia. En los casos en los que los padres acostumbran a descansar después del almuerzo, es sumamente probable que los niños imiten esta conducta y la hagan un hábito.

En otros casos, especialmente en aquellas familias en las que se ignora este descanso diurno, puede que los infantes rechacen totalmente el hecho de dormir en plena luz del día. ¿Cuál postura es la más recomendable? A continuación, detallaremos las ventajas y desventajas de que los niños duerman siesta.

Beneficios de que los niños duerman siesta

1. Recuperan energías

Si bien es el fundamento básico que a todos se les ocurre, no deja de ser una gran verdad. Los niños son inquietos, traviesos y enérgicos por naturaleza. Por supuesto, en algún momento necesitan reponer este combustible, que se va agotando conforme pasa el día.

No solamente los niños agotan sus recursos corriendo y jugando. La niñez es una etapa de mucho aprendizaje cognitivo, y esto también demanda un consumo; como consecuencia, hace falta el correspondiente descanso. La siesta contribuye para saciar esta necesidad.

2. Levanta su ánimo

Entre los tantos beneficios de que los niños duerman siesta, encontramos muchos relacionados a su estado de ánimo. Este breve descanso ayuda a que los pequeños liberen tensiones y reduzcan su ansiedad.

Además, como llegan menos extenuados a la noche, se dormirán sin padecer los nerviosos episodios del cansancio excesivo. Por lo tanto, también descansarán mejor por las noches.

Muchos padres dudan sobre si es bueno o no que los niños duerman siesta.

3. Potencia su memoria y aprendizaje

Mientras dormimos, se dan en el cerebro una serie de procesos neurológicos muy complejos que, a fin de cuentas, son los responsables de que ‘procesemos’ la información obtenida previamente.

En los niños, estos procedimientos son mucho más necesarios e importantes, dado que se encuentran en una etapa en la que su mente se ‘moldea’ conforme a varios factores, como el entorno y la predisposición genética.

4. Mejora su rendimiento

Casi como una consecuencia inevitable de todo lo anterior, que los niños duerman siesta es sumamente positivo para su rendimiento escolar, deportivo y en otras actividades que emprenda. Es simple: además de tener una mente más lúcida, contará con más energías y más positivismo para afrontar cada situación. Difícilmente esta ecuación arroje un mal resultado.

Desventajas de que los niños duerman siesta

1. Muy contraproducentes si se extienden demasiado

Todo en exceso es malo, y las siestas no son la excepción. Según se ha publicado en los últimos años, las siestas de más de 30 minutos —número que podría extenderse ligeramente en niños— repercuten negativamente en el descanso nocturno. De esta manera, pueden aparecer trastornos del sueño como el insomnio, la narcolepsia y otros. Lo recomendable, por lo tanto, es controlar y regular la duración de las siestas diurnas.

2. Puede producir dolor de cabeza

La denominada cefalea hípnica afecta principalmente a personas mayores, pero también puede haber niños genéticamente predispuestos a padecerla. Su intensidad suele ser moderada, pero bastará para desvanecer todas las ventajas de ese descanso reparador.

“No solamente los niños agotan sus recursos corriendo y jugando. La niñez es una etapa de mucho aprendizaje cognitivo, y esto también demanda un consumo”

3. Podría favorecer la proliferación de ciertas enfermedades respiratorias

Por ejemplo, quienes padecen de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) tienen prohibida la siesta. El argumento es que podría producirse una relajación muscular que atente contra la normal respiración. Las consecuencias de esto serían una mala oxigenación de la sangre, fatiga constante e insuficiencia respiratoria.

Sin embargo, no es un factor de riesgo que incluya a todos los niños; apunta más bien a casos puntuales, que de todas maneras deben ser tenidos en cuenta.

Que los niños duerman siesta presenta ventajas para su aprendizaje y memoria.

Consejos para que los niños duerman siesta

Finalmente, es necesario apuntar algunas recomendaciones a seguir a la hora de llevar a los niños al hábito de dormir la siesta:

  • No obligarlos: de nada servirá que los ‘empujes’ a hacerlo. Para que descansen, la voluntad de hacerlo es un requerimiento básico.
  • Genera el ambiente adecuado: si acuestas al niño y mientras tanto tú, tu pareja o sus hermanos están haciendo ruidos por toda la casa, es poco probable que llegue a dormirse. Debes crear un ambiente calmo y con poca luz.
  • Hacerlo un hábito: como se dice vulgarmente, los humanos somos ‘animales de costumbres’. Si el niño adopta un ritmo de vida que incluya la siesta a una hora determinada, cada vez le costará menos cumplirlo.

En conclusión, la decisión será de los padres y de los propios niños. Lo fundamental es asegurarse de que se hace lo correcto para el bienestar pleno del pequeño.

Categorías: Consejos para cuidar a tu niño Etiquetas:
Te puede gustar