Cómo vencer el miedo de dar a luz

Gladys 26 marzo, 2017

A medida en que se acerca la fecha del nacimiento del bebé, la mayoría de las embarazadas empiezan a sentir una fuerte sensación de miedo, que afecta el estado de ánimo, la tranquilidad a la hora de dormir, etc. Por eso, es importante conocer cómo vencer el miedo de dar a luz y enfrentar este maravilloso momento con valentía.

Aunque el temor desaparece de inmediato cuando escuchas a tu chiquitín, es normal que sientas angustia por aquellas cosas que aún no conoces. Sobre todo en los partos naturales, existe una gran expectativa con relación a las dolencias que se producen desde las contracciones, hasta el instante en que sale de la barriguita.

El miedo a sentir dolor al parir es el más común de las embarazadas

Sin embargo, no podemos olvidar que el cuerpo de una mujer fue diseñado para experimentar este acto, por lo que la confianza en ti misma es la primera clave para un parto grandioso.

Muchas veces nos preguntamos cómo nuestras abuelitas podían llegar a tener varios hijos sin recordar las molestias que vivieron antes y la respuesta es sencilla: el poder de su cuerpo.

Dar a luz es una bendición que pone a prueba la fuerza interna del corazón. Las ganas de ver nacer al retoñito que viene creciendo hace nueve meses dentro de ti, el deseo de que no le pase nada y ver la forma en que se concreta un sueño al escuchar su llanto son razones suficientes para empoderarte de ese hecho trascendental.

Consejos para vencer el miedo de dar a luz

Existe una larga lista de temores que se asocian con parir, siendo el más común el miedo a sentir dolor. Pero, también hay otros que influyen sobre la nueva mamá como, por ejemplo, a las complicaciones, a lo desconocido, a no estar a la altura de esta circunstancia o a que no nazca sano.

Por esta razón, te presentamos una serie de preguntas que suelen aparecer cuando se aproxima el día más bonito de tu vida:

¿Qué sucede si es una falsa alarma?

Si llegas a tener alguna molestia o sensación rara, no tengas vergüenza de ir a la clínica. En las últimas semanas, el organismo trabaja a toda máquina para preparase para este evento especial. A veces, experimentarás las primeras contracciones, pero pueden ser parte del proceso que realiza el cuerpo para estar listo.

¿Y si no llegas a tiempo al hospital?

Generalmente, el parto se anuncia con diferentes síntomas, como la segregación de un flujo (tapón mucoso), ruptura de fuente, dolores frecuentes en períodos constantes, etc. Ten a mano el número del obstetra y coméntale lo que vayas sintiendo.

¿Es posible mantenerse tranquila en la sala de parto?

En este espacio estarás rodeada de un equipo de profesionales que te guiarán minuto a minuto. Además, habrá lo necesario para atender cualquier eventualidad.

¿Qué pasa si quieres llorar?

Recuerda que tu angelito está sintiendo todas tus emociones. Mantente tranquila y no le transmitas tu angustia. Este es un trabajo en equipo hasta el último segundo.

¿La episiotomía es dolorosa?

Esta incisión que se realiza en el periné evita los posibles desgarres vaginales. Se hace con anestesia local o se aprovecha el efecto de la epidural.

¿Y si no llora el recién nacido?

No te preocupes por esto. Cada uno se adapta diferente al cambio, mientras unos lloran desconsoladamente, otros nacen con tranquilidad.

Recomendaciones para superar el miedo

Las futuras mamás necesitan recibir orientación durante el proceso de gestación para que no haya espacio para los miedos ni los mitos. Por esta razón, vale la pena practicar ciertas actividades como el yoga o unirse a un grupo de embarazadas para hablar sobre las expectativas de un parto.

Conéctate con tu propia energía y disfruta de tu parto

Asimismo, no pierdas la oportunidad de descansar siempre que puedas y de hacer cosas que te mantengan emocionada por este acontecimiento que está a punto de suceder. Organiza el baby shower, compra la ropita de tu bebito, organiza su habitación, hazte una sesión de fotografías y lo que quieras.

Mami y papi van a descubrir la verdadera cara de la naturaleza al conocer al nuevo miembro de la naturaleza. El cuerpo es sabio y sabrá llevarte hasta la cima con tu pequeñín entre tus brazos. Confía en ti, lo bueno está por suceder…

Te puede gustar