¿Cómo usar los percentiles de crecimiento?

Los percentiles de crecimiento reflejan comparaciones con los niños de la misma edad, explica la Asociación Española de Pediatría.


El crecimiento depende, sobre todo, del potencial genético de cada individuo y del sexo, aunque también influyen otros factores como la nutrición, la actividad física o la existencia de problemas de salud.

La talla y el tamaño es un reflejo del estado global de salud y de nutrición. Se valora comparando en una gráfica de crecimiento las medidas de un niño concreto frente a los de su misma edad, exponen los especialistas de la Asociación Española de Pediatría.

Qué mide los percentiles de creccimiento

Hasta los dos años se miden el peso, la longitud (la medida de pies a cabeza con el niño tumbado) y el perímetro cefálico (tamaño de la cabeza en redondo).

A partir de los dos años y hasta el final de crecimiento se miden el peso y la talla (la medida de pies a cabeza estando de pie). También es útil conocer el índice de masa corporal (IMC), que se obtiene dividiendo el peso por la talla al cuadrado (peso/talla2).

Lo que realmente importa es que los percentiles de talla y peso estén acordes entre sí y que se mantengan en un nivel similar durante los primeros años del bebé.

brothers-457237_640

Los percentiles representan una medida

Las tablas y gráficas de percentiles representan una serie de valores del peso y la altura correspondientes a cada edad y sexo. Estos valores se utilizan como referencia por los profesionales de la salud para determinar la evolución del crecimiento del niño.

Gracias a ellos, los especialistas pueden valorar, entre otros aspectos, si los niños ganan peso a un ritmo superior o inferior al óptimo y prevenir de este modo de forma eficaz tanto la desnutrición, como el sobrepeso o la obesidad.

En general, el pediatra habitual del bebé se encarga de realizar una exploración somatométrica de forma periódica desde su nacimiento (durante el primer año y medio, cada uno o dos meses, y después, una vez al año) hasta alrededor de los ocho años.
En esta exploración, el especialista mide el peso, la longitud y el perímetro craneal del niño y los registra en las curvas de crecimiento pertinentes para obtener los percentiles que corresponden a la edad del niño en el momento de realizar las mediciones.

Las tablas de percentiles que se utilizan con más frecuencia son las del peso y la talla, que son diferentes según el sexo del bebé.

Gráficas y percentiles

Por medio de una gráfica, en la que el eje horizontal representa la edad del bebé y el vertical el peso o la talla, se cruzan los datos en una de las líneas de percentiles del gráfico representadas con un número (3, 10, 25, 50, 75, 90 y 97).

196977245_746972ef6d_z

El número de percentil obtenido por el bebé refleja su nivel de peso o talla respecto a otros bebés de su misma edad. Si la tabla muestra un percentil en torno a 50 significa que sus medidas están en la media.

Si, en cambio, obtiene un percentil de 90 en la talla, quiere decir que de cien niños, 90 están por debajo de la medida del bebé y tan solo 10 la superan.

Tal como recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS), la tabla de percentiles más útil para que los especialistas puedan diagnosticar un posible problema de sobrepeso, obesidad o desnutrición es la referida al Índice de Masa Corporal (IMC), puesto que esta medida se obtiene de la asociación entre el peso y la talla del bebé (IMC= peso/talla al cuadrado).

Los criterios más estandarizados son que un percentil en la tabla de IMC entre 3 y 85 corresponde a un peso normal, entre 85 y 95 a sobrepeso y más de 95, a obesidad. Por otra parte, si el percentil es menor de 3, se puede catalogar como una situación de bajo peso.

La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPAP), en los niños que nacen a término (a partir de la semana 40), se considera una talla normal si es superior a 47 centímetros y un peso normal a partir de 2,5 kilos.

A quienes vienen al mundo con una talla o peso inferior se les denomina “Retrasos del crecimiento intrauterino” (RCIU), ya que sus medidas se deben a algún problema sufrido durante la gestación, aunque en el 80% u 85% de los casos estos bebés recuperan el crecimiento durante el primer año de vida.

En un país desarrollado como España, el porcentaje de niños con RCIU al nacer no es elevado, oscila entre un 4% y un 7%. Los especialistas de la AEPAP señalan como una de las causas más frecuentes del retraso en el peso o talla la malnutrición materna durante el embarazo, pero también inciden otros factores.

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar