Los errores que cometen los padres cuando un niño pronuncia mal

Mervis Romero · 10 febrero, 2018
Descubre qué es lo que no debes hacer cuando un niño pronuncia mal y cómo puedes ayudarlo de la forma correcta.

Al corregir el porqué un niño pronuncia mal, una palabra, sea por alguna dificultad física o una dificultad de cualquier otra índole, debemos hacerlo con la intención de que este desarrolle el lenguaje de la forma correcta.

¿Y por qué? porque lo que buscamos es que su expresión oral sea clara, correcta y fácil de entenderse. Esto es muy importante para el niño no solo a corto plazo, sino para el resto de su vida. Si no se le corrige a tiempo, hasta su personalidad puede verse perjudicada.

La importancia de la enseñanza de los padres

El aprendizaje del lenguaje, y todos sus matices, no solo le compete a la escuela. Como padres, tenemos toda la responsabilidad y el deber de colaborar activamente con nuestros hijos en todo ámbito. Esto incluye la enseñanza del lenguaje.

Otra cosa importante a tener en cuenta es que, el hecho de que un niño pronuncie mal no quiere decir que sea malo en la escuela o que tenga alguna discapacidad mental. Muchas veces tendemos a magnificar la situación. 

La forma de participación en el proceso de aprendizaje es más sencilla de lo que se pueda pensar. De hecho, se puede empezar por fomentar el amor por la lectura, cantar canciones, o contar historias en voz alta.

Aunque parezcan cosas muy sencillas, son realmente muy efectivas a la hora de desarrollar el lenguaje y acompañar a nuestros hijos.

Qué no debes hacer cuando un niño pronuncia mal.

Lo que NO debes hacer cuando un niño pronuncia mal una palabra

El hecho que no sepas cómo actuar cuando un niño pronuncia mal, dificultará y pondrá un obstáculo en el desarrollo conductual del él. Estos son los errores más comunes que deberás evitar:

  1. Incorporar a tu lenguaje cotidiano la palabra mal pronunciada. Es cierto que cuando tus hijos van aprenden a hablar, habrá palabras que no puedan pronunciar por la falta de coordinación lingual. Por muy gracioso que parezca, debes corregirlo para que la expresión oral no se atrofie.
  2. Utilizar diminutivos. Si bien expresas cariño cuando un niño pronuncia mal, el excederte en términos para que ellos entiendan, retardará su conocimiento y expresividad normal.
  3. Excluir artículos en las expresiones y obviar las preposiciones. Con esto no sólo creas confusión en el aprendizaje, sino que también su gramática puede verse afectada. Recuerda que esta va directamente relacionada con lo que escucha e interpreta.
  4. No dar la cara en las conversaciones. El lenguaje hablado consta o se nutre de muchas expresiones faciales que denotan sentimientos y emociones, y el niño aprende por modelo o ejemplo. Así que el que lo mires y te coloques a su altura, le permitirá copiar de ti la mejor manera de hablar y pronunciar.
  5. No sustituyas palabras correctas por otras inventadas. El lenguaje debe ser entendible y llamar  a cada objeto, animal o parte por su nombre correcto.

Lo que SÍ debes hacer para ayudarlos

Tu ejemplo es muy importante. Por lo tanto, recuerda lo que debes hacer para contribuir a que el niño aprenda a expresarse bien. Apunta los siguientes pasos, para ayudar a tu niño:

1. Conversación diaria

Procura tener conversaciones diarias con el niño, así consten de unos minutos. Esfuérzate por crear un ambiente saludable para que el niño se siente lo suficientemente cómodo para expresarse.

Este mismo ambiente te ayudará a corregirlo de una forma clara y constructiva. Así, le ahorrarás a tu hijo la vergüenza y el trauma por el hecho de haber cometido una equivocación.

Qué no debes hacer cuando un niño pronuncia mal.

 

2. Paciencia

Si al niño le cuesta pronunciar una palabra, colócate frente a él con aspecto calmado y pronúnciala de forma lenta para que no solo copie lo sonidos, sino también el movimiento de tu lengua y boca.

Además de tus gestos, pídele que la repita tan solo dos o tres veces. Será más que suficiente por el momento.

3. Pide ayuda a un profesional

Si consideras que el problema de mala pronunciación es por un impedimento físico, tendrás que acudir a un profesional. Él te  asesorará acerca de cómo debes actuar al respecto y cuáles son las soluciones disponibles.

La mala pronunciación puede deberse al frenillo, por ejemplo. Quizás, el niño necesite realizar ejercicios de articulación o llevar un aparato especial durante un tiempo determinado.

4. Dedícale tiempo

Cuando un niño pronuncie mal, no lo ignores. Corrige la palabra con una pronunciación clara y concisa, mirándolo a los ojos. Recuerda que estás allí para ayudarlo, no para castigarlo.

Es posible que a veces cometas errores inconscientemente. Por ejemplo, es posible que te rías, por la gracia que te causa, al escuchar cierta palabra mal pronunciada. Esto es normal, pero procura evitarlo si realmente quieres ayudarlo.

El esfuerzo diario y la confianza te ayudarán a lograr el objetivo de forma satisfactoria. ¡Ánimo!