Trucos para enseñar a los niños a multiplicar

Lorena González · 22 julio, 2018
Las operaciones matemáticas a veces pueden parecer más complicadas de lo que son. Por ello, te brindamos algunos consejos útiles. 

Una vez aprendidos los rudimentos de suma y resta, los niños deben aprender otra de las operaciones básicas para la vida: las multiplicaciones. Al principio, las tablas pueden resultar un tanto intimidantes, ya que suponen tanto una novedad como un reto. Sin embargo, la buena noticia es que se puede aprender a multiplicar con facilidad si se invierte tiempo en ello.

Para enseñar a los niños a multiplicar es necesario replantear el concepto que tenemos de esta tarea. Para empezar, debemos dejar de verlo como una obligación y, en su lugar, verlo como una facilidad, un atajo para realizar sumas más grandes. Cuando se antepone el beneficio, el camino se comienza a ver mucho más simple.

Trucos para enseñar a los niños a multiplicar

Para enseñar a los niños a multiplicar es imprescindible contar con tiempo. Hay que dedicarle, cada día, un momento a repasar lo visto en clase y a practicar para afianzar los conocimientos. Para ello, debemos sentarnos con los niños, acompañarlos y ayudarlos hasta que consigan resolver todos sus ejercicios. Ahora bien, algunos trucos que se pueden aplicar son:

1. Ten en cuenta la edad

Enseñar a multiplicar es muy sencillo.

Muchas veces, se puede aprovechar la edad del niño para enseñarle a hacer pequeñas multiplicaciones. A pesar de que pueda que aún le falte un año para aprender a realizar esta operación matemática, puede resultar muy conveniente intentar familiarizarlos en casa.

Una buena idea para saber cuándo van a comenzar a trabajar con operaciones matemáticas en clase es consultar el pensum académico o bien, preguntarle al docente.

Por lo general, se suele enseñar a los niños a multiplicar a partir del 2do o 3er grado de primaria como parte de las actividades matemáticas. En esta etapa de su escolaridad, si bien no se les debe presionar, sí se les debe animar a que practiquen hasta que se sientan completamente seguros.

2. Explícale la importancia del aprendizaje

A temprana edad los niños son extremadamente curiosos así que buscarle la lógica y el sentido a esta operación matemática puede ayudarles a entender por qué les puede beneficiar aprenderse la tabla de multiplicar tanto a corto como a largo plazo. El estudio no debe presentarse solo como una obligación ‘porque sí’.

3. Conviértelo en algo divertido

Dado que a los niños les fascina jugar, es conveniente convertir los aprendizajes en juegos. Hay que ser un astutos e introducir los juegos de forma ‘espontánea’ para que les causen la suficiente curiosidad. Por ejemplo, se puede cambiar la letra de la estrofa de alguna canción por varias multiplicaciones, se puede organizar una competencia en casa, en el coche, etcétera. Los niños se animarán a participar porque no querrán perderse la diversión.

4. Recurre a la música

¿A quién no le gusta cantar? Para muchos esta es una forma común de entretenimiento, que podemos aplicar a la hora de enseñarles a los niños la tabla de multiplicar. Muchas personas adultas aún recuerdan las cancioncillas con las que aprendieron a multiplicar y se divierten rememorándolas.

5. Juega con las cartas

Hay muchos juegos de cartas que permiten aprender operaciones matemáticas. Este método es bastante recreativo y animado. La diversión estará garantizada y lo mejor es que, además de aprender, se pasará un buen rato en familia. 

Asimismo, es importante retarles un poco a ‘ser mejores que la calculadora’ para que no se vean tentados a consultarla cada vez que vayan a multiplicar.

6. Juegos de memoria

Existen juegos especìficos para mejorar la memoria en los niños.

A pesar de que los juegos de memoria se suelen asociar con otras áreas del aprendizaje, también pueden utilizarse para las matemáticas. Se puede optar por un juego ya predeterminado físico o digital. Incluso se puede crear a partir de cartón o algún otro material similar que tengamos en casa. El objetivo es lograr que el niño identifique cuál es el par (la respuesta) del número a multiplicar.

Consejos

Para que el avance sea eficaz, se puede trabajar con una tabla a la vez y no varias al mismo tiempo. De esta manera se logrará afianzar los conocimientos y evitar la ansiedad que generan las confusiones. Una vez que el niño ya se sienta un poco más seguro de sus habilidades, podemos enseñarle dos tablas a la vez; aunque más que enseñárselas, lo que se pretende es hacerles ver cómo se pueden reaprovechar algunas multiplicaciones.

Por otra parte, hay que ser moderados con los tiempos de estudio y brindar tiempo suficiente para el descanso. Recordemos que de nada servirá saturar al niño de información, porque lo más seguro es que no la termine reteniendo.