5 consejos para mejorar el espacio de estudio de tus hijos

Naí Botello · 21 abril, 2018
Te daremos cinco consejos prácticos para mejorar el espacio de estudio de tus hijos, verás que fácil resulta acondicionar su lugar de aprendizaje. 

Nunca está de más tener en cuenta y aplicar los consejos para mejorar el espacio de estudio de tus hijos. Después de todo, la finalidad es conseguir un bien mayor, así que ¿por qué no intentarlo? Si te animas a darles un oportunidad, te aseguramos que no desperdiciarás tu tiempo. 

Procurar una buena iluminación, emplear ciertos colores en la habitación (especialmente en las paredes) que promuevan la concentración y la tranquilidad, y tener solo el mobiliario necesario, son algunas de las medidas más beneficiosas que podemos poner en práctica.

Por supuesto, es imprescindible que en toda área de estudio se pueda contar con un buen escritorio (limpio, ordenado y despejado) así como una silla cómoda, preferiblemente ergonómica.

Y es que, aunque no lo creas, un buen entorno puede marcar la diferencia entre obtener una calificación baja  y tener que emplear horas de más estudiando sin retener la información, y tener una sesión de estudio productiva y eficaz.

Ciertamente existen muchos métodos de estudio que optimizan el aprendizaje, pero los especialistas afirman que también es necesario brindarles a los niños un ambiente adecuado para estudiar.

Así que presta mucha atención porque, a continuación, te contaremos más detalladamente cada una de estas recomendaciones. Estamos seguros de que tu hijo estará más que agradecido.

Consejos para mejorar el espacio de estudio de tus hijos.

5 consejos para mejorar el espacio de estudio de tus hijos

1. Uso de buena iluminación

Una buena iluminación resulta fundamental a la hora de estudiar, no sólo conduce a una buena concentración sino que otorga bienestar y descanso a la vista. Recordemos que también uno de los problemas que pueden incidir en el desempeño escolar son los problemas de la vista en los niños.

Por eso no debemos escatimar en la iluminación de su cuarto de estudio o habitación. Lo ideal es poder contar con luz natural, en caso de que no sea posible debe haber dos puntos focales de emanación de luz, tanto la ubicada en el cielo raso o techo, como una lámpara de escritorio.

La luz recomendada para el espacio de estudio nunca debe estar en los tonos naranjas pues esto promueve la fatiga. Por ello, lo ideal es optar por las lámparas de escritorio cuya bombilla no pasen de 60 watts y que emitan una luz blanca y clara. 

2. Tener poco mobiliario

Menos es más a la hora de decorar el área de estudio de los niños. Sobre su escritorio solo debe estar la computadora o laptop, lápices cuadernos y los libros de la asignatura que va a estudia, nada más. Retira de la mesa el celular o tablet y cualquier juguete que lo pueda distraer.

Si su espacio de estudio se encuentra dentro de su cuarto, ubica el escritorio en dirección opuesta al área donde están los juguetes para que no haga contacto visual con ellos.

3. Usar colores en las paredes que no causen distracción

Los colores azules y verdes pastel inducen a estados de bienestar y concentración. Puedes alternarlos con el tradicional blanco, que otorga un efecto visual haciendo lucir los espacios más grandes de lo que son. Otros colores recomendados para la concentración son el beige, los cremas y, en líneas generales, los pasteles.

4. Tener un escritorio o mesa propia

Muchos niños acostumbran a hacer sus tareas en la mesa del comedor, en el suelo, sobre la cama o en cualquier lugar de la casa. Esto está completamente contraindicado. El niño debe contar con un espacio que se ajuste a sus medidas físicas y le permita estar cómodo.

La mesa debe ubicarse en la habitación en un lugar bien iluminado y no se debe permitir que el niño la utilice para comer o realizar otras actividades diferentes al estudio, así en su mente el acto de utilizarla para estudiar se transformará en un ritual.

Consejos para mejorar el espacio de estudio de tus hijos.

5. Usar una silla ergonómica

Contar con una silla ergonómica resultan tan o más importante que tener un lápiz y un cuaderno para estudiar. La mayoría de los adultos obvian el hecho de que si la silla en la que se posa su hijo es inadecuada, este estará constantemente inquieto y cambiando de posición, perdiendo el hilo de lo que lee.

Es tan grave el uso de sillas inadecuadas que los estudios afirman que estar sentado por muchas horas es considerado como el nuevo tabaquismo. A eso se le debe sumar el tener que estar sentado en una mala posición por culpa de una silla inadecuada.

La silla ergonómica entonces debe permitir que el niño mantenga su espada derecha, lo que beneficia el estado de alerta y atención, los pies del niño deben tocar el piso, y sus codos deben posarse sobre la mesa en un ángulo de 90º. Solo así el niño podrá concentrase lo cual es el objetivo a lograr, sino que también podrá cuidar su espalda de posibles lesiones.

Por último, recuerda que junto a estos consejos para mejorar el espacio de estudio de tus hijos, mantener sus áreas ventiladas y limpias le darán un extra a tan importante espacio.