Todo sobre los proyectores interactivos para niños

Este artículo ha sido verificado y aprobado por María Alejandra Castro el 12 febrero, 2019
Naí Botello · 16 enero, 2019
La tecnología ha puesto a disposición de la educación y los videojuegos los proyectores interactivos como una de las herramientas más avanzadas para que los pequeños tengan una experiencia que despierte sus sentidos y su lógica. 

Los proyectores interactivos para niños son instrumentos ópticos que proyectan en una superficie señales de vídeo que pueden modificarse con punteros, lápices o la mano. Estos proyectores, herederos del vídeo beam, se emplean en salas de conferencias. Su calidad cinematográfica permite llegar a grandes públicos.

Los proyectores interactivos son una de las herramientas tecnológicas más completas destinadas a la educación. También, a las nuevas ofertas lúdicas para niños. Si quieres conocer todos sus beneficios y aplicaciones, sigue leyendo.

¿Cómo funcionan los proyectores interactivos para niños?

Son una de las tantas propuestas de la era de los llamados Objetos Digitales Educativos (ODE, por sus siglas en inglés). Se crearon para ofrecer a maestros y padres por igual, aplicaciones pedagógicas que ofrecieran una interacción en realidad virtual de óptima calidad. Básicamente, su mecanismo transmite desde la pizarra al ordenador las órdenes que ejecuta el maestro o el niño. Luego, el programa realiza la instrucción y la refleja en la pantalla en tiempo real. La ilusión que crea es lo que se conoce como realidad virtual en 4D.

Estos proyectores usan tecnología 3LCD y tienen un mecanismo óptico de ultracorta distancia que evita sombras o molestias con la luz blanca. Cuentan también con funciones de flotación para que la respuesta interactiva sea inmediata y su resolución es de XWGA. Esto se traduce en un estímulo sensorial de calidad, que ofrece a los niños experiencias más complejas en la clase y en el juego.

Ventajas en el mundo educativo

Son  muchas las ventajas del uso de proyectores interactivos en la educación. Esta herramienta, aunque actualmente costosa (unos 100 euros), se perfila como la mejor opción a la hora de impartir las clases en el aula. Ofrece al maestro un sinnúmero de posibilidades para presentar la información, más allá de los clásicos pizarrones de tiza e, incluso, del vídeo beam.

Nuevas tecnologías en el aula

Por ejemplo, el maestro puede presentar una imagen y escribir sobre ella, hacer collages o cualquier modificación directa sobre el material de enseñanza. Esto le permite hacer uso de las más novedosas metodologías educativas. Además, le da la posibilidad de trasladarse a cualquier espacio sin los requerimientos de los proyectores de vídeo tradicionales.

Estos proyectores también le ofrecen al docente la oportunidad de sustituir el ordenador, ya que constituyen un equipo tecnológico completo y sencillo. Con ellos, se induce el pensamiento lógico de los estudiantes, que es una propuesta de la teoría constructivista de la educación.

Ventajas como un juego interactivo

Los proyectores interactivos pueden ofrecer a los pequeños de la casa una de las experiencias lúdicas más completas. Estos reproducen escenas virtuales, en las que los niños pueden controlar los objetos y teclas del juego con las manos, con las piernas o lápices electrónicos. Entre los videojuegos más famosos, están el piso con lava, el piano gigante, mini futbol, el ta-te-ti y el juego de la vieja.

Padres tecnológicos, hijos tecnológicos.

Por último, en las instituciones educativas donde se ha implementado esta tecnología, se han notado avances en la enseñanza de alumnos con trastornos de aprendizaje. Se han beneficiado niños con déficit de atención (TDAH), discapacidad auditiva, problemas visuales no graves, problemas de cinestesia, comportamiento y otros.

  • Flores, J., Otero, A., Mallo, E., & Arenas, R. (2010). "Sistemas de Visualización Inmersiva, Interactivos y de bajo coste en Museos y Espacios Públicos", Virtual Archaeology Review, 7 (2): 31-34.
  • Brennan, K., & Resnick, M. (2012). "Nuevos marcos de referencia para estudiar y evaluar el desarrollo del pensamiento computacional". In AERA. https://doi.org/10.13140/RG.2.1.3056.5521
  • López Rayón Parra, A. E., Ledesma Saucedo, R., & Escalera Escajeda, S. (2007). Ambientes Virtuales de Aprendizaje. Secretaría de Apoyo Académico. Dirección de Tecnología Educativa. Instituto Politécnico Nacional.