Todo acerca de la Escuela-Bosque

Mervis Romero · 3 marzo, 2018
Descubre de qué se trata este nuevo método de enseñanza que ha adquirido una gran popularidad en Europa del norte.

Existen diversas maneras de concebir la educación en la actualidad. Unos apuestan a la virtualización del conocimiento, otros a la educación al aire libre. La Escuela-Bosque presenta una forma dinámica de enseñar a los pequeños en la edad preescolar.

Con el avance de la tecnología, la naturaleza ha sido relegada a un segundo plano. De hecho, esta llega a ser un espacio bastante desconocido por los niños.

Por tal razón, la Escuela-Bosque surge como un método alternativo. El objetivo es aprovechar los espacios de la naturaleza para aprender y estimular a los niños.

¿Qué es la iniciativa Escuela-Bosque?

Está diseñado para niños de 3 a 6 años de edad aproximadamente, y es muy flexible. En tras palabras resulta muy fácil de adaptar, en función de la normativa del centro educativo, parámetros gubernamentales y, por supuesto, contenido a enseñar.

Actualmente, este tipo de enseñanza está adquiriendo una gran popularidad. Específicamente en los países europeos, donde ha ganado aceptación en vista de los beneficios que aporta.

El método de enseñanza Escuela-Bosque.La iniciativa Escuela-Bosque es un proyecto educativo nacido en los años 60 en Suecia, Dinamarca y Alemania. Se basa esencialmente en la enseñanza al aire libre.

Los promotores defienden que, con este sistema de enseñanza ajustado a la metodología escolar vigente, agiliza el proceso de aprendizaje y brinda mucho bienestar a los niños. Además fomentan las interacciones, el desarrollo de la creatividad y también favorece el trabajar en equipo.

Aspectos principales de la Escuela-Bosque

Las técnicas empleadas en la metodología Escuela-Bosque, está diseñada para potenciar el sentido de pertenencia propio de cada individuo.

Además, busca dar respuesta a las exigencias de un sistema cambiante que se enfrenta a desafíos económicos, tecnológicos y ambientales. Los aspectos sobresalientes de esta modalidad son los siguientes:

1. Emplear la naturaleza como aula

Se cambia paredes y pizarrón por un bosque, playa y el campo. Los materiales de estudios son completamente naturales, incluyendo siempre los aspectos básicos, lecto-escritura y matemáticas. Algunos apuestan a cabañas de madera como refugio para días fríos.

2. Metodología

La manera de enseñar y aprender se adapta al ritmo personal de cada niño, sin apuros, de manera vivencial y sobre todo sensorial.

Esto permite el disfrute de todos los elementos que existen en la naturaleza: texturas, colores, aromas, y armonía. En el caso del inglés, este se da de manera comunicativa en interacción continua con el docente.

3. Papel del educador

El docente asume el papel de guía, compañero, protector, aportando ideas que brinden solución a las necesidades de los niños. Además de cuidarlos y protegerlos, promueve la curiosidad e integra las actividades de lecto-escritura o matemáticas con el entorno.

Actividades sugeridas por este enfoque

Las actividades que se llevan a cabo en las Escuela-Bosque poseen las normas y límites que la naturaleza aporta. Estos son muy fáciles de entender para los pequeños, y les ayuda a ser perspicaces en las decisiones que toman. Por tal razón, se les enseña mediante:

  • Construcción de refugios con materiales propios del entorno: ramas, hojas, piedras, arboles, entre otros.
  • Juegos didácticos e imaginativos dentro de la naturaleza.
  • Teatros, arte y juegos educativos libres.
  • Exploración, contar cuentos, subir árboles, hacer fogatas, entre otras actividades.

Para llevar a cabo esta forma de enseñar, los niños deben estar preparados con la ropa, zapatos y la mochila adecuada. Sin duda, supone mucha diversión pero no deja de lado el aprendizaje. 

El método de enseñanza de la Escuela-Bosque.

El método hace que los niños aprendan de una forma espontánea, sin que se den apenas cuenta de que están siendo educados. Por lo tanto, esto hace que se retenga mucho más conocimiento.

Beneficios de la Escuela-Bosque

Los promotores, docentes, padres y niños que defienden esta manera de concebir la educación, indican que aporta grandes beneficios.

Uno de los más sobresalientes es el desarrollo de habilidades y competencias que servirán en su crecimiento. Otros beneficios de la Escuela-Bosque se resumen de la siguiente manera:

  • Se desarrolla el impulso natural por aprender motivados por la curiosidad, garantizando la madurez física y mental.
  • Aprende de experiencia reales en un entorno donde existen niños de diversas edades y adultos como guías.
  • Se reduce significativamente el estrés que puede generar el encierro en niños de esta edad. Aprenden a identificar los diversos ruidos que aporta la naturaleza.
  • Se fomenta el aprendizaje de riesgos, peligros, llevándolos a adoptar una actitud responsable a una temprana edad.
  • Estar al aire libre diferentes condiciones ambientales, les ayuda a mejorar el sistema inmunológico, la parte motora e integración sensorial.
  • Se mejora la comunicación, la creatividad y el comportamiento social.

En resumen, la Escuela-Bosque es una enseñanza aceptada por muchos países como una manera de enfrentar los desafíos de la sociedad moderna.

Por lo tanto, analizar las ventajas de llevarlo a la práctica, pudiera ayudar a cambiar el paradigma que define la enseñanza tradicional.