Tecnopatías en la infancia

Yamila Papa · 23 febrero, 2019
Las tecnopatías en la infancia son realmente peligrosas. El uso excesivo del móvil, la tableta y la televisión genera consecuencias negativas en la salud de nuestros hijos.

A edades cada vez más tempranas, los niños manejan a la perfección el móvil, la tablet o el control remoto. Quizás ya no nos asombre verles buscando vídeos o jugando en una pantalla pequeña, pero sí cuando hablamos de las tecnopatías en la infancia. ¿Qué son? En este artículo te lo contamos todo.

¿Qué son las tecnopatías en la infancia?

Continuamente aparecen nuevas palabras, nuevos síndromes o nuevos conceptos para caracterizar a la sociedad actual. Muchas de las dolencias que padecemos hoy en día están relacionadas con el uso de la tecnología, a la falta de ejercicio o a la alimentación poco saludable. En este caso nos referiremos a las tecnopatías en la infancia, un problema que puede parecer inofensivo pero que tiene sus consecuencias en el corto, mediano y largo plazo.

Estas “enfermedades” o patologías van en aumento y, si bien todavía no se han estudiado en detalle, lo cierto es que nadie puede negar que existen y lo peor de todo es que aparecen a edades muy tempranas.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de tecnopatías en la infancia? Básicamente a problemas de salud generados por el uso continuo de aparatos tecnológicos. Aunque no lo creas, los niños son los principales usuarios de móviles, tabletas y juegos de consola, con las consecuencias que esto trae aparejado. Entre las principales tecnopatías podemos destacar:

1. Problemas auditivos por uso de cascos o auriculares

Los audífonos, cascos o auriculares usados continuamente y a alto volumen pueden generar problemas en la audición, principalmente aquellos que se colocan en el interior del canal auditivo.

La tendencia radica en oír música, vídeos o el audio de los juegos cada vez a mayor volumen para superar el sonido ambiente, bastante ruidoso de por sí. Muchos padres están consultando en el pediatra porque sus hijos no oyen bien y esto puede deberse al uso de los cascos. Además, debemos tener en cuenta que estos aparatos pueden ocasionar acúfenos, un problema relacionado al daño de la estructura nerviosa del canal auditivo.Tecnopatías en la infancia.

2. Lesiones por movimientos repetitivos

¿Puedes creer que hay niños de cinco o seis años con tendinitis en la muñeca o con síndrome del túnel carpiano? Existen más casos de lo que crees y todo se debe a pasarse horas sosteniendo el móvil o presionando la pantalla mientras juegan.

¡Y ni qué hablar de la tendinitis en los dedos pulgar e índice que afecta a los que ya envían mensajes! Estos dos dedos son los más usados para escribir en el smartphone y también los más afectados con dolor, rigidez y calambres u hormigueos.

3. Tensión ocular

También conocido como estrés visual, es una de las tecnopatías en la infancia que más preocupa a los médicos. Estar muchas horas mirando una pantalla (pequeña, además) provoca tensión en la vista, acompañado también de sequedad, sensibilidad a la luz, lagrimeo, enrojecimiento, pesadez al leer y, en casos más graves, dolor de cabeza y mareos.

4. Insomnio

Es, sin duda, una de las tecnopatías que relacionamos a la adolescencia pero que puede aparecer antes también. Usar Internet hasta altas horas de la noche pone al cerebro en estado de alerta y no permite dormir como corresponde.

“La pantalla tiene una luz azul que interfiere en los niveles de la hormona melatonina (que induce al sueño) y en la regulación de los ciclos de vigilia y descanso.”

5. Dolores musculares

El dolor de espalda, de cuello y de hombros está a la orden del día por el uso de los aparatos tecnológicos. La mala postura durante horas mientras se mira una película o serie, se juega o se ven vídeos puede generar encorvamiento de la espalda, cambios en la postura, contracturas y más.Tecnopatías en la infancia.

6. Adicción a internet

La ciberadicción es una de las tecnopatías en la infancia más preocupantes debido a que los niños no quieren hacer otra actividad que no sea quedarse en la habitación o en la sala con una pantalla delante de sus ojos.

Tienen el móvil al lado durante la cena, en las vacaciones, en un paseo familiar (si los obligamos a salir), en la escuela… la adicción es tal que duermen con el smartphone bajo la almohada y, si por algún motivo se despegan de él unos minutos, sienten que están desnudos.

¿Qué hacer si mi hijo padece una tecnopatía? Como primera medida, reducir el acceso a Internet y el uso de aparatos tecnológicos. Buscar alternativas al aire libre para las horas de ocio y no dejar que usen el smartphone 2 horas antes de irse a la cama. Si es necesario, buscar ayuda profesional, según el caso: un médico, un psicólogo, un fisioterapeuta, etc.

  • López, A. (2014). Las tecnopatías: enfermedades causadas por las tecnologías del siglo XXI. EFESALUD.