Técnicas que funcionan a los niños para relajarse y autorregular su comportamiento

Los niños se mantienen en un aprendizaje constante y sus emociones también son un camino por descubrir. Enséñale a tu hijo a relajarse en momentos tensos.
Técnicas que funcionan a los niños para relajarse y autorregular su comportamiento

Escrito por Génesis Romero, 27 septiembre, 2021

Última actualización: 30 septiembre, 2021

Cuando los niños llegan a nuestra vida son capaces de experimentar emociones y estados de ánimo, del mismo modo que hacemos los adultos. Aunque muchos no lo crean, los bebés también sienten estrés y a medida que crecen, descubren muchos sentimientos que no siempre saben cómo manejar.

Así como no existe un manual para ser el papá o la mamá perfecta, tampoco existe una guía para ayudar a nuestros hijos a descifrar cada una de las emociones que sienten. Por eso, es nuestra misión acompañarles en este camino de descubrimiento. Primero, debemos brindarles las herramientas para que aprendan a entender sus sentimientos y segundo, debemos ser su apoyo para que puedan poner en palabras lo que sale de su corazón.

Comúnmente, los primeros años de vida de un ser humano vienen cargados de emociones que se canalizan a través de las risas, los llantos y los gritos. Los berrinches también pueden ser frecuentes y ocurren cuando menos los esperamos. Si bien es cierto que esta es una circunstancia normal de los pequeños, es nuestra responsabilidad contar con las herramientas para calmarlos.

Aprendamos a brindarles el apoyo necesario para explorar y controlar sus emociones, así como también para aprender a relajarse.

Técnicas de relajación para niños

Es momento de que conozcas las múltiples herramientas que puedes enseñarle a tu hijo para que logre calmarse y entender lo que le ocurre. ¡Veamos!

1. El frasco de la calma

El frasco de la calma es un instrumento muy efectivo para que los niños se concentren en sus sentimientos, ya que los invita a gestionar sus emociones por medio del brillo y el color. Al agitar este elemento, la purpurina suspendida en el agua ayuda a estimular la respiración consciente que permite volver a la calma y equilibrar las emociones.

Lo más importante de esta situación es no dejar a tu hijo solo, sino acompañarlo durante todo su proceso de relajación con el frasco de la calma.

2. La técnica de la tortuga

Enséñale a tu hijo la técnica de la tortuga para los momentos de gran furia. Este es el método perfecto para niños con edades comprendidas entre los 3 y 8 años. Además, la técnica de la tortuga es súper útil cuando los niños tienen TDAH, ya que les ayuda a controlar sus impulsos de una forma más fácil.

Se utiliza la comparación con una tortuga imaginaria para comprender las emociones. El caparazón del animal sirve como el lugar de refugio para cuando necesitan un momento de calma.

3. La respiración consciente

Educa a tu hijo sobre la importancia de la respiración calmada y consciente. La efectividad de esta técnica está comprobada científicamente, por lo que puedes usarla a favor de la paz mental de tu hijo.

En caso de que el niño esté triste, molesto o ansioso, poner en práctica la respiración consciente también es una buena opción.

4. El método de la rana

Aplica el método de la rana para que tu hijo aprenda a meditar con una referencia divertida. La terapeuta Eline Snel creó este instrumento que le permite a los niños centrar la atención. Estos ejercicios de respiración y relajación se los puedes enseñar a tu pequeño y hacer tú misma a su lado.

5. En rincón de la calma

Todos los niños se merecen un espacio seguro para descargar sus emociones. Tu hijo no se escapa de esta necesidad, pues no hay nada más reconfortante que contar con un lugar cálido y tranquilo para calmarse. El acompañamiento emocional es clave para hallar resultados positivos, así que no te alejes mucho de tu pequeño cuando se resguarde en este sitio.

¿Cómo pueden los niños conseguir mayor tranquilidad?

Enséñale a tu hijo la importancia de quererse y cuidarse a sí mismo, para tener una autoestima sana.

Desde mantener rutinas sencillas de aseo personal hasta elegir la ropa que más le gusta, las prácticas más simples fomentan el autocuidado. En definitiva, el amor propio es la herramienta más sólida para enfrentar los sentimientos más profundos. Y a medida que los niños se conocen a sí mismos, pueden canalizar mejor sus emociones.

Te podría interesar...
Éxito en la vida es que tus hijos crezcan siendo personas de bien
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Éxito en la vida es que tus hijos crezcan siendo personas de bien

Las personas de bien logran ser felices, lograr todos los objetivos que se proponen y le brindan ayuda a todos los que lo necesitan.



  • California Childcare Health Program. (2006). Desarrollo Social y Emocional de los Niños. Child Development.
  • Cecilia, G., López, H., Cristina, M., & Vesga, G. (2009). Interacción familiar y desarrollo emocional en niños y niñas *. Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Niñez y Juventud.