Los efectos de la técnica de la tortuga en la autoestima

18 Enero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Ana Couñago
La técnica de la tortuga es conocida por servir para mejorar el autocontrol. Pero, además, tiene grandes beneficios para la autoestima infanti.

Conseguir que los niños adquieran la capacidad de autocontrolarse no es sencillo, sobre todo si estos presentan TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad) o problemas de conducta. En estos casos, se recomienda utilizar técnicas diseñadas para dicho fin, como la técnica de la tortuga. Esta, además de servir para mejorar el control interno, aporta múltiples beneficios para los niños. En este artículo te hablamos sobre los efectos de la técnica de la tortuga en la autoestima.

Pero antes debes tener claro que el autocontrol es la capacidad de regular la intensidad, la frecuencia y la duración de las propias conductas, emociones y sentimientos. Esto incluye el manejo y la gestión de los impulsos, del estrés, la frustración, la ira, la agresividad, el miedo, etc.

“El autocontrol no es hacer lo que siento, es saber elegir qué hacer con lo que siento”.

-Anónimo-

¿En qué consiste la técnica de la tortuga?

La técnica de la tortuga se basa en el hecho de que este animal, cuando se siente amenzado, se esconde y repliega en su concha. De ese mismo modo, un niño puede hacer lo mismo para controlar los propios impulsos, conductas y emociones ante una determinada situación. Para utilizar correctamente esta técnica de autocontrol infantil, hay que seguir los siguientes pasos, enseñando al pequeño a:

Niña con una tortuga de la mano representado la técnica de la tortuga.
  1. Responder ante la palabra ‘tortuga’: al oir esta palabra clave, debe encogerse, metiendo la cabeza entre los brazos.
  2. Relajar los músculas mientras se coloca en posición de tortuga: con la relajación muscular se evita la aparición de conductas disruptivas y agresivas.
  3. Emplear técnicas de solución de problemas (modelado, grupo de discusión, role-playing, refuerzo correctivo, reforzamiento social, mediación, etc.), valorando las divestas alternativas que existen a la hora de manejar la situación que le lleva a decidir hacer la tortuga.

Es importante enseñar estos tres pasos de una forma gradual. Es decir, hasta que no se domina uno de los niveles, no se puede pasar al siguiente. Esto permite que el niño se vaya familiarizando con la técnica poco a poco, asmilando correctamente cada uno de los procedimientos e intrucciones.

“Tal vez no haya habilidad psicológica más esencial que la de resistir al impulso”.

-Daniel Goleman-

Beneficios de utilizar la técnica de la tortuga

Como hemos visto, la técnica de la tortuga se utiliza con el objetivo principal de que el niño aprenda a autocontrolarse. Además, esta técnica es beneficosa para:

  • Mejorar la expresión y reconocimiento de los sentimientos.
  • Aumentar las habilidades sociales.
  • Entender diferentes puntos de vista y opiniones.
  • Mejorar el proceso de toma de decisiones.
  • Saber resolver conflictos con facilidad.
  • Aumentar la autoestima.
    Niña con una tortuga de la mano.

Pero,¿sabrías decir por qué esta técnica mejora la autoestima de los niños? A continuación te lo explicamos.

Los efectos de la técnica de la tortuga en la autoestima

Lograr dominar la técnica de la tortuga tiene efectos muy positivos para la autoestima o el amor propio del niño. Esto se debe a que el pequeño:

  • Aprende a autocontrolarse sin la necesidad de que intervengan personas externas a él (madre, padre, profesores, etc.). Así, el niño, se siente realizado y confía en sus propias capacidades.
  • El hecho de no llevar a cabo comportamientos poco apropiados hace que reciba refuerzo positivo por parte de sus padres, maestros, etc. Gracias a ello, se siente satisfecho con sus actos y decisiones al ver que estos son recompensados por sus figuras de referencia.
  • Se percibe a sí mismo como un niño mayor que sabe utilizar diferentes técnicas de solución de problemas, en lugar de manifestar conductas impulsivas y poco razonables.

“Todos los niños, niñas y adolescentes tienen la necesidad de sentirse queridos, el anhelo de sentirse escuchados y el deseo de sentirse útiles”.

-César Bona-

  • Schneider, M. y Robin, A. (1990). La técnica de la tortuga. Un método para el autocontrol de la conducta impulsiva. T. Bonet (Comp.), Problemas psicológicos en la infancia. Valencia: Promolibro.