La técnica de las superpalabras para aprender ortografía

04 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López
La técnica de las superpalabras es un método divertido para que los niños aprendan la ortografía de las palabras sin que lo vean como un castigo. ¿Quieres saber en qué consiste?

Todos sabemos lo importante que es aprender la ortografía de las palabras para una correcta expresión de la lengua escrita. La técnica de las superpalabras puede ayudar a los niños a aprender la ortografía de una forma más divertida, en lugar de tener que copiar la palabra tantas veces como digan que hay que hacerlo.

Recuerdo cuando estudiaba y, en un dictado, trabajo o examen, escribía una palabra mal. La consecuencia era escribirla tantas veces como me pidiera el profesor. Era una manera de memorizar la palabra escrita correctamente, pero bastante aburrida.

¿No hay alguna técnica que sirva para lo mismo y sea más divertida? A continuación, vamos a ver una que ayudará a los niños a aprender ortografía de una forma más amena.

¿En qué consiste la técnica de la superpalabras?

La técnica por excelencia para aprender ortografía, tanto para niños como para adultos, es la lectura. Leer nos hace darnos cuenta de cómo se escriben las palabras, cuáles son sus signos de puntuación, además de mejorar la comprensión lectora.

Por esta razón, es muy importante que fomentemos la lectura en casa. Podemos buscar libros que nos gusten tanto a nosotros como a nuestros hijos, puesto que tenemos que predicar con el ejemplo. Así que, ¡todos a leer!

Niño aprendiendo ortografía gracias a la técnica de las superpalabras.

Dicho esto, pasamos a explicar en qué consiste la técnica de las superpalabras. Esta puede utilizarse tanto en el colegio, por maestros y profesores, o en casa para que los pequeños aprendan la ortografía de las palabras que se les resisten.

Paso a paso de la técnica de las superpalabras

  1. Para empezar con esta técnica de las superpalabras, lo que vamos a necesitar va a ser un lápiz o bolígrafo, papeles o tarjetas pequeñas y un recipiente. Este puede ser una cajita, un bote de plástico, un sobre, un táper… Cualquier cosa que tengamos a mano y en la que podamos meter nuestros papeles doblados.
  2. Siempre que el niño cometan un error ortográfico al hacer un dictado o algún trabajo o ejercicio, la palabra que haya fallado pasará a ser la superpalabra. El pequeño la escribirá en una tarjeta y la introducirá en su caja.
  3. Si utilizamos esta técnica en clase, un poco antes de terminar, podemos dedicar un rato a leer cada uno alguna de nuestras superpalabras. Cada niño, sin mirar, cogerá una de sus superpalabras y la leerá en voz alta para que todos puedan aprender también cómo se escribe correctamente. Si estamos en casa, cada dos días, podemos coger un par de palabras, leerlas y fijarnos bien en cómo se escriben.
  4. En este paso, llega el momento de la diversión con la superpalabra. Cada día, podemos inventar distintas actividades con ella. La finalidad es que los niños escriban algunas veces la palabra para que se aprenda su ortografía. Podemos hacer dictados con esa palabra, pedir que escriban adivinanzas, que busquen alguna imagen de esa palabra y la escriban debajo… Todo lo que se nos ocurra. Tenemos que aprovechar estas actividades para explicar las reglas ortográficas de esa palabra.
  5. Cuando hayamos terminado con la superpalabra, esta volverá a su cajita para que otro día el niño pueda volver a sacarla y recordarla de nuevo. Cuando veamos oportuno, iremos quitando las palabras con las que se haya trabajado para dejar sitio a las siguientes superpalabras que debe aprender.

Beneficios de la técnica de las superpalabras

La técnica de las superpalabras puede aportar enormes beneficios en el desarrollo de los niños, como:

La capacidad de memorización

Al manejar frecuentemente distintas palabras y aplicarlas a diferentes actividades, hace que estas sean interiorizadas completamente y que no se vuelvan a olvidar.

Aumento de la motivación y confianza en sí mismos

Los niños ven que, a través de esta técnica, aprenden la manera correcta de escribir las palabras. A partir de ahí, cada vez que la escriben, lo hacen correctamente, por lo que se motivan y aumenta su autoconfianza.

Niño usando la técnica de las superpalabras para aprender ortografía.

El trabajo en equipo

Cuando las superpalabras las utilizamos en clase, los niños pueden darse cuenta no solo de sus fallos, sino también de los fallos de los demás, lo que hace que se aprenda más y entre todos. Esto hace que se cree un entorno de trabajo en equipo y que todos se ayuden entre ellos cuando lo necesiten.

Aprendizaje más rápido debido al juego con la superpalabra

Cuando se aprenden cosas de manera divertida, como el caso de la técnica de las superpalabras, se incrementa sustancialmente la interiorización y retención de esos conocimientos.

Mejora de la memoria fotográfica

Como las palabras las tienen que escribir en un papel y luego leerlas tantas veces como sea necesario, los niños trabajan la memoria fotográfica y también tiene beneficios sobre esta.

Aprenden que fallar es una oportunidad para seguir

Con este método, los niños aprenden de sus errores y se dan cuenta de que fallar es una oportunidad para aprender. Esta lección les servirá para toda la vida y les ayudará a no temer a sus fallos, porque estos son nuevos aprendizajes.

En definitiva, la técnica de las superpalabras es una actividad que se debe plantear a los niños como un juego divertido con el que se irán superando cada día y aprendiendo mucho. Además, llegará un día en el que su caja este vacía, y esto les aportará una gran dosis de motivación.

Asimismo, esta actividad les puede aportar otros momentos de diversión y distracción mientras preparan su cajita y la decoran ¡Todo son beneficios! ¿Por qué no pruebas con tus hijos o alumnos?