El método Pascal una técnica de estudio eficaz

08 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López
A veces, los niños y adolescentes fracasan en los estudios porque no tienen una técnica de trabajo eficaz que los ayude a organizarse. El método Pascal puede serles de gran utilidad y mejorar su rendimiento escolar.

Que un niño tenga una organización y unas técnicas de estudio eficaces va a ser crucial para que consiga tener buenas notas o, por el contrario, sufra fracaso escolar. El método Pascal, que toma este nombre por su fundador, José Pascual, puede ayudar a los chicos a potenciar su aprendizaje.

Como decía José Pascual, los niños deben “aprender a aprender”. A veces, nos olvidamos de la importancia que tiene que un chico tenga unas técnicas para el estudio; sin estas es posible que acabe fracasando. El método, junto con esfuerzo, sacrificio y constancia, hará que los menores interioricen mucho mejor lo que aprenden.

“El éxito no se logra con cualidades especiales. Es, sobre todo, un trabajo de constancia, de método y de organización”.

-J.P.Sergent-

Método Pascal: planificación, rutina y ayuda de los padres

Es fundamental que, antes de hablar del método Pascal en sí, quede claro que lo primero que hay que hacer es planificar con los niños el tiempo que van a dedicar a preparar cada asignatura cada día. No sirve hacerlo sobre la marcha o a última hora; debemos plasmarlo en un papel y aplicarlo siempre.

Chico estudiando en su habitación con el ordenador gracias al método Pascal.

Otra de las cosas a tener en cuenta es el lugar de estudio del niño. Este tiene que ser un lugar con una buena iluminación, tranquilo y con todos los materiales que vaya a necesitar dispuestos de forma ordenada y a mano.

Los periodos de dedicación al estudio no pueden superar la hora y media, puesto que el aprendizaje tiende a decaer a partir de ese momento. Por lo tanto, hay que hacer descansos después de una hora y media de trabajo.

Los padres también juegan un papel importante: no deben agobiar al chico, pero tampoco desvincularse. Lo que se busca es que sean autónomos y que no se hagan nunca las cosas por él.

Aprendizaje y motivación

Todos, cuando aprendemos, realizamos cambios en nuestros conocimientos a través de la experiencia y de los estudios que adquirimos. Pero, para que haya un aprendizaje óptimo, tienen que darse estas condiciones básicas:

  1. Deseo de aprender de forma voluntaria y libre.
  2. Capacidad para saber afrontar los problemas y ponerles solución.
  3. Motivación e interés por aprender para llegar al objetivo que queremos alcanzar.
  4. Apoyo de los padres. Si el entorno del niño le aporta seguridad, calma y armonía, este será un ambiente óptimo para el estudio y será más fácil llevarlo a cabo cada día.
  5. Detectar de forma temprana cualquier posible dificultad de aprendizaje, de desarrollo, emocional o conductual. Cuanto antes se detecten, menos interferirán en su aprendizaje.
  6. Colegio. Los profesores también son clave en el estudio y, según los métodos didácticos empleados por ellos, harán interesantes sus contenidos, o no.
  7. Métodos y técnicas de estudio para ayudar a crear un programa de organización y planificación de conocimientos y tiempo.

¿En qué consiste el método Pascal?

José Pascual, fundador de este método, introdujo en España hace 37 años las técnicas de estudio y propuso el método Pascal para mejorar el rendimiento de los chicos. ¿Qué pasos hay que seguir con este método?

Prelectura o lectura previa

Esta consiste en que, antes de que el profesor vaya a dar un tema, el niño se lo haya leído en casa para que, de esta forma, sepa de qué está hablando el docente cuando lo explique.

Lectura comprensiva

Leer el temario varias veces y tratar de entenderlo y memorizarlo. Esta este es el método que suelen utilizar los estudiantes de forma única, pero por sí solo no es suficiente.

Subrayar

Después de la lectura comprensiva, el siguiente paso es subrayar aquellos aspectos relevantes del texto que se ha leído. Se pueden utilizar distintos colores para resaltar las ideas principales de las secundarias.

Hacer resúmenes de los temas

Aquí llega el paso de reducir el contenido todo lo que se pueda sin dejar nada importante de lo que se ha leído. Es importante emplear palabras propias para recordarlo más fácilmente. Además, mientras uno lo escribe, también está repasando.

Hacer esquemas de los temas

Hacer esquemas es otra forma de reducir los contenidos. Según José Pascual, es más sencillo organizar las ideas si estas están dispuesta de forma jerárquica porque, así, se aprecian, a golpe de vista, las ideas principales y secundarias mediante el uso de flechas o corchetes.

Chica adolescente en su cuarto estudiando.

Reglas mnemotécnicas

Las reglas mnemotécnicas son muy útiles para recordar fechas, nombres o conjuntos, relacionando mediante palabras clave o siglas.

Repaso

Una vez se tienen los resúmenes y esquemas hechos, toca repasar todos los contenidos. Si esto no se hace, a las 24 horas se olvida todo.

Autoevaluación

Este paso consiste en hacerse uno mismo exámenes simulados u orales, o hacer tarjetas con preguntas y respuestas para ver si se han adquirido los contenidos.

Organización

Para que esta técnica y otras tengan éxito, es primordial tener una organización y distribuir el tiempo de forma adecuada, preparar un horario de estudio y evitar darse el atracón el día antes del examen.

En lo que al método Pascal se refiere…

En definitiva, es muy importante establecer, desde pequeños, unos hábitos de estudio y un lugar para hacerlo. El método Pascal resulta muy eficaz y puede ser la diferencia entre sacar unas excelentes notas o fracasar.

No obstante, no hay que olvidar que el método, por sí solo, no aporta nada si el estudiante no es constante y se esfuerza. Siguiendo los pasos que hemos visto anteriormente, los niños conseguirán alcanzar sus objetivos académicos.