Tabla de tareas para niños según la edad

Fernando Clementin · 9 junio, 2018
¿Deseas fomentar la independencia, autoestima y responsabilidad en tus hijos? Una excelente forma de hacerlo es aplicando las tablas de tareas según su edad.

Aunque muchos padres se dispongan a hacer todo por sus hijos, la realidad es que involucrarlos en los quehaceres domésticos es beneficioso para ellos. Por supuesto, su edad determinará el tipo de responsabilidad que pueden asumir. Para ello, resulta útil contar con una tabla de tareas para niños.

Si bien muchas personas lo ven como un hábito innecesario que los sobrecarga de responsabilidades desde una edad temprana, una gran cantidad de familias obligan a los pequeños a colaborar en casa. Sus argumentos se basan en las siguientes ventajas que este hábito presenta:

  • Los niños aprenden así cómo realizar los diferentes quehaceres del hogar.
  • Adquieren un sentido de responsabilidad y autonomía que les sirve para el futuro.
  • Aprenden a valorar las cosas cuando se le plantean recompensas por su esfuerzo y colaboración.
  • Fomenta su autoestima y confianza.

Por estos motivos y muchos más, resulta conveniente y apropiado que establezcamos una rutina en la que los hijos participen a la hora de ordenar y limpiar la casa. Te ofrecemos algunos consejos para llevar a cabo esta planificación.

Tabla de tareas para niños

Según la edad de tu pequeño, puedes asignarle diferentes tareas en el ámbito hogareño. Estas son las actividades que puedes incluir en una tabla de tareas para niños.

Niños de 2 y 3 años

A esta edad, las actividades que se le pueden enseñar son sencillas y tienen que ver, más que nada, con el orden. Algunas de ellas son: ordenar los juguetes, tirar objetos a la basura, dejar su ropa ordenada y no tirarla por el suelo, regar las plantas y alimentar mascotas.

Niños de 3 a 5 años

Además de las actividades relacionadas al órden que mencionamos antes, aquí podemos sumar algunas más que tienen como objetivo aumentar la independencia del niño.

Ayudar en las tareas de la casa es una misión de todos los miembros.

Por ejemplo, a esta edad ya pueden comenzar a vestirse solos; de hecho, es muy probable que les interese hacerlo como desafío personal. Asimismo, podemos enseñarles a ducharse solos poco a poco o incluso a lavar platos. Obviamente, esto debe hacerse bajo tu supervisión y, preferiblemente, dejando de lado las cosas filosas y las de vidrio.

Niños de 6 y 7 años

En este momento, los niños ya son más conscientes de los riesgos de algunos elementos, como los cuchillos o los platos de vidrio. Si lo consideras capaz, puedes pedirle que se encargue de poner la mesa con el debido cuidado.

Además, el niño ya será capaz de hacer su cama —deberás enseñarle cómo—, preparar su mochila y ordenar su habitación. Tampoco estaría mal que se encargue de la limpieza de sus muebles o sus videojuegos, al menos pasando un paño para quitar el polvo.

“Al hacer tareas en casa, los niños adquieren un sentido de responsabilidad y autonomía que les sirve para el futuro”

Niños de 8 a 10 años

A estas alturas, los niños ya son capaces de bañarse solos. Además, pueden encargarse del cuidado de la mascota o de la limpieza de los pisos.

Si les interesa, también puede ser momento de enseñarle cuestiones básicas de cocina; por supuesto, siempre debes estar presente cuando lo haga. Déjalo que se prepare su merienda o desayuno, siempre que esto no implique la manipulación de la estufa o elementos peligrosos.

Niños de 10 y 11 años

En este momento, tu hijo estará más maduro y comprenderá cómo realizar actividades del hogar un poco más complejas. Por ejemplo, será capaz de manipular elementos de limpieza, por lo que es buena hora para pedirle que se encargue de su habitación. También puedes pedirle que saque de paseo a la mascota o que cuide de su hermano menor, si lo tiene.

Mayores de 12 años

La fase final de la infancia. El ya casi adolescente está preparado para asumir casi todas las tareas en el ámbito hogareño. Puede tender la ropa, cocinar platos sencillos y hacer las compras por su cuenta.

Se trata de una etapa ideal para crear en ellos un sentido de independencia que, de todos modos, aparecerá en la adolescencia. Lo que aprenda aquí le servirá constantemente para los próximos años de su vida; más aún si se marcha para estudiar en la universidad.

Educar en igualdad desde que los niños son pequeños es una inversión para su futuro

Consejos finales para poner esto en práctica

Antes de aplicar las tablas de tareas para niños, considera las siguientes sugerencias:

  • No dar órdenes: la idea es que los niños interioricen los hábitos, no que sea una pelea diaria por obligarlos.
  • Ayudar cuando sea necesario.
  • Ofrecer recompensas y reconocer su esfuerzo.
  • No criticar el resultado de su trabajo: podrían frustrarse y acabar renunciando a estas actividades.
  • Ten paciencia y enséñales la manera correcta de llevar a cabo cada tarea.

En definitiva, realizar una tabla de tareas para niños será muy bueno tanto para ellos como para los padres. Además, esto reforzará tu figura de guía y orientador en sus vidas; será un paso más que su mamá les estará enseñando a dar.