El síndrome de burnout

Síndrome de Burnout: hay mamás que se agotan por exigirse demasiado

En muchas ocasiones nos sentimos cansadas, agotadas, con dolores de cabeza continuos… y todo esto es porque nos faltan horas al día, para querer abarcarlo todo. Pero este estado en el que nos encontramos tiene su nombre”Síndrome de Burnout”. ¿No lo conoces? Te damos claves para ver si lo estás padeciendo.

Muchas madres padecen el Síndrome de Burnout, se exigen demasiado a ellas mismas. Nuestro organismo responde a este periodo prolongado de estrés,  y da su respuesta.

¿Qué es el síndrome de Burnout?

El síndrome de Burnout se basa en una respuesta que da el organismo, como respuesta a una época de estrés intensa. La conciliación es la”batalla perdida” que tenemos todas las madres, que trabajamos dentro y fuera de casa.

Todas tratamos de ser las “madres perfectas”, y es imposible. Compaginar trabajo y familia, nos carga con muchas tareas: cumplir en tu puesto de trabajo, ir con los niños al cole, sus actividades extraescolares, cumpleaños escolares, llevarlos al parque, planchar la ropa etc.

Tenemos ese deseo de perfección, que nos agota tanto fisica como mentalmente. Evidentemente, este síndrome también es aplicable a todos los padres.

Los padres también asumen sus tareas domésticas, quieren cumplir en su trabajo, llevar a los niños al cole, recogerles, hacer cosas divertidas con ellos pero a la vez educativas los fines de semana…

Entre todos creamos ese deseo de “serlo todo a la vez”, lo que provoca un gran desgaste y un gran estrés.

Síntomas del síndrome de Burnout

Aunque no tienes que tener todos los síntomas a la vez para sufrir el síndrome de Burnout, aquí te mostramos los principales: Sentimiento de agotamiento, fracaso e impotencia, baja autoestima, poca realización personal, estado permanente de nerviosismo, dificultad para concentrarse, dolor de cabeza o taquicardia.

Fases del síndrome de Burnout

Como todos los síndromes, no aparece un buen día, sino que pasamos por unos estadios o fases que desembocan finalmente en el padecimiento del síndrome. Estas etapas son las siguientes:

  • Etapa de entusiasmo. En esta fase nos sentimos llenos de energía. Tenemos aspiraciones muy altas, ya que todo es muy estimulante. Los conflictos se interpretan como algo pasajero, con una clara solución.
  • Etapa de estancamiento. Esta fase comienza cuando nuestras expectativas se derruban, y somos conscientes de que aunque nos esforzamos, no podemos con todo.
  • Etapa de frustración. Esta fase se caracteriza por ser un periodo de desilusión. Este es el momento en el que brotan los problemas emocionales y físicos.
  • Etapa de apatía. Es la fase de la resignación ante la imposibilidad de cambiar las cosas.
  • Etapa de burnout. En esta etapa se llega a la imposibilidad física y psíquica de seguir adelante. Aquí  irrumpe con fuerza la sintomatología: agotamiento emocional y baja realización personal .

burnout

Cómo tratar el síndrome de Burnout

El contacto social es el mejor antídoto contra el estrés. La cara y el corazón están conectados entre sí a través del cerebro. Hablar cara a cara con un buen amigo, puede ayudar a calmar nuestro sistema nervioso, y aliviar el estrés.

Muchas veces solo necesitamos a una persona que simplemente nos escuche, aunque seamos consciente que tampoco nos va a dar una solución. Entablar amistad con personas con las que compartes inquietudes, puede ayudar a encontrarte mejor ya que teneis muchos temas de los que hablar.

Si sientes que no tienes a nadie a quien recurrir, nunca es demasiado tarde para construir nuevas amistades.

Además tomar un café con madres del colegio de tus hijos o con amigas que también son madres, es una diea genial para hecer “terapia de grupo” y darte cuenta de que, en mas o menos medida, os encontrais en una situación parecida.

Encontrar el equilibrio en tu vida es fundamental para encontrarte bien contigo misma. Céntrate en las partes de su vida que te traen alegría. Tómate tiempo libre. Utiliza el tiempo libre para recargar las baterías y llevar a cabo todo lo que no puedes hacer diariamente.

burnout2

¿Qué hacer para evitarlo?

Es importante conocernos a nosotros mismos, saber qué es lo que necesitamos en cada momento, si nuestro cuerpo pide un descanso, hay que dárselo.

No estamos solos en la tarea de ser padres. Tenemos gente que nos ayuda: nuestra pareja, padres, amigos e incluso en algún momento podemos dejar a nuestros peques con un canguro para poder tomar un tiempo para estar solos y así fortalecer nuestra relación de pareja.

Si nos sentimos muy estresados podemos optar por hacer actividades relajantes como yoga o  meditación. Muchas veces con dar un simple paseo y respirar aiere puro, es suficiente para llenarnos de energía. No te olvides de seguir unos hábitos saludables: una dieta correcta, hacer ejercicio, descansar…

Y nuestro ultimo consejo…

Ante cualquier síntoma que notemos o veamos que la situación se nos va de las manos, es importante acudir a nuestro médico para que nos ayude y nos de el tratamiento que crea conveniente.

Y nunca olvidar que “la madre perfecta” no existe, nuestros hijos quieren una madre que sea capaz de reir, llorar, cantar y jugar con ellos porque para ellos, la madre perfecta eres tú.