Por qué mamá debe relajarse de vez en cuando

Gladys · 31 julio, 2016

Cuando somos madres sentir que el tiempo no nos alcanza, es más común de lo que pensamos, sin embargo, buscar un momento para relajarse y salir de la rutina es importante para lograr equilibrio en nuestras vidas.

Con frecuencia escuchamos frases de las abuelitas, tales como: “descansa cuando los niños duerman” y resulta que hacemos todo lo contrario.

Pensamos inmediatamente en las múltiples tareas que faltan por hacer: la comida que hay que preparar, lavar la ropa, ordenar las habitaciones y un sinfín de labores que parece que nunca terminan.

El hecho de tener hijos no nos debería anular como personas, nuestro cuerpo y mente necesitan un espacio para relajarse. Sin duda alguna esta es la clave para seguir con la labor diaria, sin sufrir las graves consecuencias del estrés emocional y físico.

Podemos llegar a pensar que disponer de un tiempo para nosotras es una actitud egoísta y hasta inclusive nos podríamos sentir culpables por las múltiples responsabilidades que tenemos y las actividades que están pendientes de realizar.

¿Cómo relajarse sin preocupaciones?

relajarse 3

Debemos planificar e incluirnos dentro de los planes del día a día, sin postergar continuamente lo que tanto necesitamos para relajarnos. Es tan simple como escoger un espacio y tiempo de vez en cuando. Algunos tips que podemos tener en cuenta para buscar esos momentos se mencionan a continuación:

  • Realizar ejercicio con frecuencia. Ayuda con el aumento de energía y la liberación de endorfinas conocidas como la molécula de la felicidad. Las endorfinas se incrementan en nuestro organismo cuando realizamos actividades que generan placer.
  • Practicar la relajación. Si no te gustan los ejercicios, las actividades de relajación pueden ser una buena alternativa. Puedes optar por el yoga, Pilates, meditación, etc.

Regalarte un espacio para ti significa hacer actividades diferentes que aporten bienestar como: pasear, conocer nuevos lugares y vivir nuevas experiencias.

  • Sencillamente dormir. Descansar tratando de conciliar un sueño de al menos al menos 8 horas es necesario, aunque parezca misión imposible.
  • Compartir entre amigos o familiares. Ayudará a encontrar otros temas variados que no sean la rutina de la casa y las obligaciones.
  • Pedir ayuda nunca está de más. Una oportuna ayuda alivia las cargas de vez en cuando. Algún familiar o persona de confianza que se pueda encargar de los niños y las labores de la casa de vez en cuando.
  • Desconectarse por completo cuando se tome la decisión de estar a solas. Apagar el celular al menos una hora y olvidarse del mundo exterior (puedes estar segura que no se caerá el mundo por nuestra corta ausencia).
  • Regálate algo especial. Pide una cita para un masaje anti estrés, arreglarte el cabello, las manos y los pies. Aunque no lo creas no solo es el cambio físico, sino que al verte bonita y arreglada lo exteriorizarás de la misma forma.
  • Salir a compartir una comida sola o con nuestra pareja es otra excelente opción para relajarte.

La falta de tiempo afecta considerablemente el estado de ánimo, al final del día lo transmitirás  a la familia comprometiendo la armonía en el hogar.

¿Qué pasa cuando no tomamos un tiempo de descanso para relajarnos?

el malo de la historia

Si no descansamos o nos desconectamos para un momento de relajación:

  • Nos aislamos. Muchas veces de forma inconsciente nos aislamos y rechazamos cualquier evento social. La excusa más común es la falta tiempo y que nuestras obligaciones son la prioridad, quedando nuestro espacio para la relajación en un segundo plano.
  • Dejamos atrás todo lo que nos gustaba. Todo queda relegado desde nuestra comida preferida hasta los hobbies que nos encantaban.

Cargarnos diariamente de las labores en casa, además del trabajo externo, nos hará colapsar en cualquier momento. Esto podría generar estrés, rabia, desesperación y tristeza; siendo estas emociones negativas que afectarán nuestra salud en cualquier momento

  • Nos podemos sentir irritables con frecuencia y no disfrutaremos el rol de madres, por sentir que la carga es demasiado pesada e interminable.
  • La falta de tolerancia y paciencia se agudizará con nuestros hijos.
  • Se generan problemas que afectan la intimidad de la pareja. 

La clave del éxito como madres, está en lograr el equilibrio en cada uno de los roles que ejercemos. Si nos sentimos bien, todo a nuestro alrededor estará bien. Relájate, siempre hace falta y todas las personas que están en tu entorno te lo agradecerán.