¿Qué es el síndrome de cabeza plana y por qué se produce?

El síndrome de la cabeza plana también se conoce como ‘plagiocefalia posicional’. Esta condición se desarrolla en los bebés debido a la presión externa sobre el cráneo del bebé que es maleable.

En la actualidad es más común que los bebés duerman boca arriba para evitar esta condición, aunque lo que muchos pediatras siguen aconsejando es ir cambiando de postura al bebé en sus siestas.

Son muchos los niños que se ven afectados por el síndrome de la cabeza plana y los padres reciben mensajes contradictorios sobre el impacto que puede tener (o no) en el desarrollo de sus bebés. Los médicos no tienen investigaciones suficientes para disipar rumores, pero la realidad es que es una condición de la que se debe tener especial cuidado.

Existen estudios que muestran que si no se tiene cuidado, si los bebés experimentan el síndrome de cabeza plana pueden tener problemas en el desarrollo, e incluso puede aumentar el riesgo de sufrir retrasos en el desarrollo. Es por esto que los padres deben tener especial cuidado con la cabecita de los bebés y que cuando duerman ir cambiándole de posición para que la cabeza no se aplane por ninguna parte.

¿Qué es el síndrome de cabeza plana y por qué se desarrolla?

El síndrome de la cabeza plana se presenta como un área aplanada en la parte posterior o lateral de la cabeza de un bebé. En casos graves puede afectar a la alineación de los oídos, los ojos y la mandíbula. Los padres se dan cuenta desde los 0 a los 4 meses del pequeño.

Puede estar presente en el nacimiento o desarrollarse con el tiempo, hasta incluso los 18 meses que es cuando los huesos del cráneo del bebé se vuelven más duros y se fijan.

Los padres deben conocer que el síndrome de la cabeza plana puede conducir a un retraso madurativo y por eso, es necesario tener especial cuidado.

Aunque también merece la pena destacar que los niños que han padecido cabeza plana pueden desarrollarse también con normalidad y aunque presenten cierto retraso madurativo, con un buen trabajo puedan desarrollarse con normalidad en el futuro. 

 

Los estudios muestran que los niños que han sufrido el síndrome de la cabeza plana tienen diez veces más probabilidades de experimentar retrasos en el desarrollo que los niños sin cabeza plana.

Los padres necesitan saber todas estas informaciones para poder tomar medidas y que si un bebé nace sin cabeza plana lo puedan evitar moviendo al bebé en diferentes posturas.

Cómo prevenir el síndrome de la cabeza plana

Es necesario tomar algunas precauciones para evitar que los bebés tengan el síndrome de la cabeza plana, teniendo en cuenta que si no se siguen las recomendaciones para que duerman seguros, incluso podría haber riesgo de muerte súbita del lactante.

Los bebés deben dormir sobre su espalda, en un lugar plano, sin juguetes cerca, ni almohadas, ni otros elementos ni tampoco humos.

Trabajar para la prevención del síndrome de cabeza plana es posible con la información adecuada.

Es buena idea que el bebé esté un tiempo boca abajo cuando está despierto y siempre supervisado (un período corto de tiempo todos los días a partir del nacimiento) puede ayudar a fortalecer los músculos del cuello y evitar el síndrome. La alteración de la posición del bebé mientras está despierto también es útil, como llevarlo en un portador de bebés.

Hay algunos bebés que pueden tener un mayor riesgo de síndrome de cabeza plana, como los bebés prematuros, los que nacen con un parto difícil o tienen tortícolis al nacer. Ningún padre o madre debe sentirse culpable si su hijo experimenta este síndrome.

Si crees que tu hijo tiene la cabeza plana deberás acudir a tu médico lo antes posible para que puedan aconsejarte sobre qué hacer al respecto.

Un bebé que tenga el síndrome de la cabeza plana no significa necesariamente que vaya a tener problemas de desarrollo toda su vida, pero es necesario buscar soluciones lo antes posible y sobre todo, prevenir que ocurra.

En este sentido, si tienes dudas de cómo debes poner a tu bebé para que duerma de forma segura, acude a tu pediatra y que te aconseje, lo importante es ir cambiando la postura de tu bebé sobre todo cuando está despierto.

 

Categorías: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar