Sextorsión: qué es y qué precauciones tomar

Francisco María García · 29 diciembre, 2017
Los peligros que entraña el uso de Internet son numerosos. ¿Sabes en qué consiste la sextorsión? Te contamos todo sobre este fenómeno y qué hacer para prevenirlo.

El término sextorsión proviene del inglés sextortion. Es una manera de chantajear a las personas tras obtener contenido privado para conseguir dinero, más material pornográfico o relaciones sexuales. El contenido íntimo es conseguido, generalmente, mediante un robo o consentidamente, a través del sexteo.

Los coactores obtienen imágenes privadas de las víctimas y las amenazan con publicarlas si no acceden a una acción de índole sexual u otro tipo de contrapartida. El chantaje se realiza a través de Internet porque así es más factible que pueda pasar desapercibido. El anonimato permite a estas personas que cometen delitos afectar no solo a desconocidos, sino también a exparejas, amigos y familiares.

¿Cómo comienza la sextorsión?

La sextorsión puede iniciarse de muchas formas. A continuación, veremos algunas de ellas:

  • Hurto de teléfonos móviles y ordenadores.
  • Descarga de software maliciosos que roban la información del ordenador o móvil de forma directa. Esta estrategia se lleva a cabo a través de la suplantación o robo virtual de identidad dirigidas a la persona afectada.
  • Instalación de un software espía en el teléfono inteligente y en el ordenador de la víctima por el delincuente tecnológico. Este programa le permite al chantajista controlar la cámara web del equipo, la cual utiliza de forma remota para grabar vídeos y tomar fotos.

“El perfil del más común del “sextorsionador” encierra a hombres de entre 20 y 40 años de edad”

¿En qué consiste la sextorsión?

El proceso es sencillo: después de tener la información íntima de la víctima, se inicia la extorsión. La sextorsión se maneja con la amenaza de divulgar el material obtenido si no se logra persuadir a la víctima para efectuar la cancelación de dinero o tener relaciones sexuales con quien comete el delito.

Muchas personas caen en el juego porque temen manchar su integridad personal. Desconocer la identidad real de estos delincuentes juega a favor de ellos.

Las víctimas más frecuentes de sextorsión son las mujeres.

El perfil del más común del “sextorsionador” encierra a hombres de entre 20 y 40 años de edad. En sus redes sociales usualmente aparecen en una relación amorosa.

El pago de tipo monetario se ejecuta en función de los datos económicos que se hayan logrado extraer de la víctima. Estos datos suelen conseguirse a través de las publicaciones en los perfiles personales de las víctimas y de las conversaciones que se hayan tenido con ellas.

En ocasiones el estafador no se da por satisfecho y exige cuotas de sumas crecientes de dinero o incluso más material privado. Algunas víctimas acceden a pagarlas, otras estiran el procedimiento de pago mientras realizan la denuncia ante las autoridades pertinentes.

¿Cómo actuar? Procedimiento para no caer en la sextorsión

Se pueden seguir estos pasos en caso de ser víctima de estos delitos:

  • Documentar las pruebas del chantaje, es decir, no borrar las evidencias.
  • Cortar las comunicaciones con el chantajista.
  • No caer en el chantaje.
  • Denunciar ante los cuerpos policiales cuando exista la más mínima sospecha de estar siendo víctimas de sextorsión.
La sextorsión amenaza con divulgar imágenes íntimas de la víctima.

Recomendaciones para evitar la sextorsión

Existen alternativas para proteger la información privada y ayudar a reducir los riesgos de sufrir el acoso cibernético. Es normal que almacenemos contenidos que se prefieren conservar de forma privada. Realizar copias de seguridad en los equipos representa una de las medidas preventivas, aunque puede no servir si el ladrón extrae duplicados.

Compañías reconocidas en este campo, como Kaspersky Lab, sugieren evitar el almacenamiento de información que pueda ser comprometedora en ordenadores y móviles. En caso de que se llegaran a guardar estos contenidos, deben estar resguardados con contraseña.

Además, se recomiendan las siguientes medidas para proteger los equipos:

  • Instalar un antivirus reconocido.
  • Evitar acceder a los enlaces desconocidos enviados a los correos.
  • Tener precaución con los sitios web que se visitan.
  • Vigilar constantemente el ordenador y el móvil, sobre todo cuando se esté en sitios públicos.
  • Cerciorarse de que los softwares y el sistema operativo del ordenador tengan las actualizaciones más recientes.
  • Contar con una aplicación de seguridad que alerte sobre la utilización de la cámara web por parte de terceros.
  • Instalar un antivirus que avise cuando se tope con un código malicioso de una página web.

“Expertos sugieren evitar el almacenamiento de información que pueda ser comprometedora en ordenadores y móviles”

Reflexionar y ser precavidos

Hay que utilizar el sentido común y apelar a la conciencia. Ello nos previene de sufrir estas desagradables y lamentables experiencias. Esto es muy importante, porque a mucha gente le cuesta creer la facilidad con la que se perjudica a las personas por Internet.

Si se cae en el riesgo de practicar sexteo o cibersexo, es recomendable que las personas no sean reconocibles mediante las imágenes enviadas. Para esto se deben tomar las precauciones debidas.