¿El sexo durante el embarazo daña al bebé?

El sexo durante el embarazo no es perjudicial (siempre que el médico no lo desaconseje). Por el contrario puede reportar grandes beneficios.

Cuando una mujer gesta por primera vez pueden asaltarle muchas preguntas: ¿qué comidas son perjudiciales?, ¿puedo hacer deporte?. Toda precaución es poca para garantizar el bienestar de su bebé. Una de las dudas más frecuentes entre las mamás primerizas es si el sexo durante el embarazo puede dañar al bebé. La respuesta es no, siempre y cuando tengas un embarazo normal y tanto tú como tu hijo gocéis de buena salud. 

No obstante, si deseas ampliar la información respecto al tema, continúa leyendo este artículo. Encontrarás información interesante y valiosa que te ayudará a aclarar tus dudas.

Algunas dudas frecuentes sobre el sexo durante el embarazo

¿En qué etapas del embarazo puedo mantener relaciones sexuales?

Mamá, las relaciones sexuales con tu pareja puedes tenerlas desde el principio hasta el final de tu embarazo. A no ser que tu médico te las suspenda por uno u otro motivo. Si te sientes bien durante el coito y no presentas ninguna molestia no debes abandonar tu vida sexual. Ten presente que el sexo, más que daño, puede hacerte mucho bien en cuanto a felicidad, relajación y bienestar emocional se refiere.

Por otro lado, a algunas mujeres durante determinados momentos de su gestación, se les desaconseja la práctica de relaciones sexuales con penetración. Sin embargo, si estas así lo desean y se sienten bien durante los momentos íntimos con su pareja pueden continuar dando y recibiendo placer de otras maneras, como podría ser el sexo oral. 

sexo-embarazo-consejos

Cuando una mujer tiene sexo durante el embarazo, ¿su hijo también siente placer?

Esta afirmación que se suele escuchar es cierta, pero quizá no del modo en que te imaginas. Cada vez que una mujer tiene un orgasmo, su cerebro libera una gran cantidad de endorfinas que corren por su torrente sanguíneo.

Estas endorfinas son neurotransmisores opioides que produce el sistema nervioso central. Su presencia genera sensaciones de placer, bienestar, gozo… similares a los de los analgésicos opiáceos. Así, durante las relaciones sexuales, las endorfinas llegan también a la placenta. Por lo que, inmediatamente después de que su madre las produce, el feto las recibe, experimentando relajación y cierto placer. 

Al practicar sexo desprotegido con penetración, ¿el semen alcanza al feto?

No, el feto se encuentra protegido dentro del líquido amniótico y la placenta, donde no llega el esperma. Por si fuera poco, el cuello del útero se mantiene cerrado por una capa mucosa muy gruesa conocida como tapón mucoso.

El tapón mucoso es un tejido gelatinoso que sella el cuello del útero e impide que entre al interior cualquier bacteria u otro agente externo. Esta estructura se forma tras la cuarta semana de gestación y solo se desprende antes del nacimiento del bebé, por lo que resulta un resguardo sumamente efectivo.

¿Las contracciones generadas en el orgasmo pueden adelantar el parto o provocar un aborto?

Muchas mujeres han escuchado el mito de que no se debe tener sexo durante el embarazo puesto que el orgasmo provoca contracciones en el útero que podrían interrumpir la gestación. Si bien es cierto que dichas contracciones se producen, estas son mucho más débiles y temporales que las propias del alumbramiento. Por ello no representan peligro alguno para la continuación del embarazo.

Si tienes un embarazo normal, sin riesgo, y tu médico nunca te ha contraindicado las relaciones sexuales con penetración, no hay nada que temer. Puedes continuar practicando sexo con la certeza de que el orgasmo no desencadenará el trabajo de parto. 

intl_spain_lg1_mariana_217_wide

Ahora bien, hay que tener en cuenta que cuando el embarazo está a término, la cosa cambia. En este momento sí es posible que las contracciones provocadas por el orgasmo, unidas a otros muchos factores, aceleren la llegada del bebé. Es por eso que en ocasiones se recomiendo a aquellas madres que han sobrepasado su fecha probable de parto mantener relaciones para acelerar el proceso.

Eso sí, esto solo ocurre cuando el embarazo ha llegado a término y la criatura está completamente formada. Por lo que, de nuevo, no hay riesgo alguno para su salud.

Para terminar insistimos en lo mismo: el sexo durante el embarazo no daña al bebé. En cambio, puede afianzar los lazos de amor y atracción entre tú y tu pareja. Y puede hacerte sentir atractiva, sensual, amada, deseada y feliz.

  • González Labrador, I., & Miyar Pieiga, E. (2001). Sexualidad femenina durante la gestación. Revista cubana de medicina general integral17(5), 497-501.
  • Arbués, E. R., & León, M. R. (2013). Características y evolución del patrón sexual de la mujer embarazada. Enfermería global12(4), 362-370.