Ser madre joven por primera vez

Tanto si es una decisión meditada o no, ser madre joven por primera vez puede dar algo de vértigo. La incertidumbre y los nervios atraen interrogantes como: ¿Podré hacerme cargo del bebé, sabré educarle adecuadamente, seré capaz de cuidar a un bebé mejor que a mí misma?

Tranquila, estas dudas son normales y nos ofrecen la clave para ser madre: asumir que un nuevo ser humano ha entrado en nuestra vida nos ofrece un gran cambio.

Ser madre joven puede aportarnos muchos beneficios que es justo conocer y que nos ofrecen la posibilidad de vivir la maternidad al 100%.

Lejos de intentar quitarnos la idea de ser madres por primera vez, las dudas nos ayudan a madurar poco a poco el cambio y asumir nuestra nueva responsabilidad. Por otra parte, ser madre joven por primera vez tiene unas ventajas importantísimas para disfrutar de este nuevo camino que se abre ante nosotras.

Las dudas son normales

Ante la incertidumbre, otras dudas frecuentes son: ¿Existe una edad perfecta para ser madre? ¿Se es demasiado joven para la maternidad? ¿Podré cuidar de otro? ¿Qué es lo ideal a la hora de ser madre? ¿Cuáles son los parámetros culturales por los que debo guiarme? ¿Es lo mismo ser madre joven en Europa a cierta edad que en Latinoamérica? Estas y muchas preguntas más nos asaltan a la hora de ser madres jóvenes por primera vez.

ser madre joven por primera vez

Generalmente se da a conocer la maternidad como un reto, una carrera cuesta arriba, una gran responsabilidad que implica tanto esfuerzos como dificultades, generando así mayor ansiedad en las primerizas.

Por otra parte, se dicen muy pronto las ‘desventajas’ de ser madre joven pero ¿y qué hay de las ventajas? ¿Quién nos cuenta los beneficios que puede traer ser madre joven? Nosotros te ayudaremos a que conozcas la cantidad de beneficios que existen en la maternidad joven.

Ventajas de ser madre joven por primera vez

A continuación te presentamos algunas de las principales ventajas que tiene ser madre joven. Podrás comprobar con nuestra lista que cuentas con muchos puntos a tu favor. ¡Comencemos!

Durante la juventud contamos con:

  • Buen humor. Se dice que durante la juventud tenemos mayor propensión a tener mejor humor ante lo que debemos enfrentar.
  • Nuestra capacidad para aprender, desaprender y cambiar es más alta y nos brinda mejor capacidad de adaptación a los cambios.
  • Resiliencia: nos reponemos con mayor rapidez a los cambios físicos.
  • Mayor capacidad resolutiva frente a las dificultades que se nos plantean en cada situación.
  • Cercanía. Al estar más próximos en lo que respecta a edad cronológica, la formación del vínculo emocional entre madre e hijo se hace de forma más estrecha cuando el espacio temporal no es tan pronunciado. Las generaciones mientras más cercanas suelen estar, más felices pueden llegar a ser.

Ser madre joven por primera vez tiene sus ventajas: diversión de madre e hija

  • Resistencia. Somos capaces de sobrellevar más horas de actividad y esfuerzo gracias a que tenemos la energía de la juventud.
  • Menor riesgo en el embarazo. Hasta los 30-35 años está estimado el nivel óptimo de fertilidad en la mujer. A partir de ahí, tanto la probabilidad para concebir como el riesgo de dificultades durante la gestación y en el posparto aumentan.
  • Madurez emocional: nuestro egoísmo se acaba (o al menos disminuye bastante) al ejercer un rol que requiere todos nuestros recursos para procurar el bienestar de un ser más vulnerable. El YO por encima de todo lo demás, se acaba. 

Tu oportunidad

En definitiva son numerosas las ventajas a tener cuenta cuando se nos plantea ser madre joven por primera vez. Si bien tener un hijo es un acto de máxima responsabilidad, también es un acto de máximo crecimiento personal. Por esta razón, no debemos olvidar que aunque existan dudas, también existen ventajas. Todo gran cambio aporta beneficios. La maternidad durante la juventud nos brinda una maravillosa oportunidad para alcanzar nuestra realización emocional.

El amor de una madre es el impulso que permite a un ser humano llegar a lo imposible
–Marion C. Garretty-

Ante todo, no debemos olvidar que lo más importante para nuestro hijo es sepamos ser una madre cariñosa, buena y feliz, que asuma los errores y desaciertos con buen semblante y nunca se detenga. ¡Ánimo, mamá tienes toda una vida por delante! Sé feliz para que puedas brindarles alegría a tu bebé y a todos aquellos seres a tu alrededor.

Categories: Embarazo Etiquetas:
Te puede gustar