Segundo embarazo a prueba de errores

Un segundo embarazo es el doble de amor, ternura, abrazos y sobre todo el doble de paciencia para tener al menos a dos niños  en casa. Ser madre es una experiencia que todas las mujeres consideran la mejor de sus vidas, vivir nuevas emociones y sentimientos. Observar, sentir y pensar las cosas buenas que solo nosotras sabemos, además descubrir la variedad de virtudes y  aptitudes propias.

Algunas mujeres que se embarazan por segunda vez, suelen tener muchos pensamientos no tan positivos, como miedos e inquietudes. ¿Me sentiré igual o diferente que el primero?, ¿podré asimilar de buena manera este proceso?

Para poder acoplarse en el segundo embarazo es muy importante el amor de pareja y la comunicación. También ante todo es importante estar abierta a los cambios que se generen desde que comienza esta etapa.

Por otro lado, nace la preocupación por el cómo se sentirá el hijo mayor ante esta situación. Muchas madres se preocupan por lo que sentirá su primogénito al ver que hay más atención para el pequeño. Quizá no pensará que obviamente es un bebé y necesita más ayuda que él. De cualquier forma los padres deberán tener paciencia y sabiduría para lograr que ninguno se sienta mal.

Segundo embarazo

¿Un segundo embarazo tiene garantías?

El cuerpo de la madre está mejor preparado para su segundo embarazo. En este entonces, ya soportó las consecuencias del primero y podría ser más fácil. Quizá sea más sencillo el trabajo de expulsión y el tiempo en la sala de parto será corto. Los dolores serán soportables tras haber pasado por un primer embarazo, el útero estará más blando y esto se debe a que ya una vez dilató.

Por otro lado, después que el bebé nace podemos repetir la receta del primer bebé, muchas cosas no serán nuevas. En el ajuar ya no se llevarán muchas cosas que fueron innecesarias en el primer embarazo. Llevaremos al hospital solamente lo necesario e incluso habrá cosas de nuestro primer hijo que puede volver a utilizarse.

No existen garantías de que todo será más fácil o perfecto en un segundo embarazo, pero podemos evitar muchos errores. Actuar en casos de emergencia o tener cubiertas las acciones básicas y rutinarias, es algo que aprendemos bien. Pese a que no todos los embarazos son iguales ,otra vez se vuelve a hablar de la experiencia, como por ejemplo saber utilizar el termómetro. Como sabemos, a las primerizas se les presentan dificultades, que en un segundo embarazo no son posibles.

La experiencia reina en el segundo embarazo

Aunque una madre primeriza sea muy precavida y reciba muchos consejos, no todo se puede prever. Sin embargo, los errores que cometidos en el primer embarazo no siempre serán los mismos en el segundo. Por ejemplo la elección de la ropa, que ya no será de recién nacido, sino más grande, porque ya sabemos que no dura mucho en esta talla.

99742a613563d788c6f7341976f1f5b7

La experiencia del segundo embarazo puede ayudarnos a ahorrar, porque gastaremos justo en lo que sabemos que hace falta. Difícilmente una madre experimentada cometa el error de llenar sus gavetas de ropa pequeña, de seguro comprará hasta dos tallas más. También es posible que la ropa del hijo más grande pueda servirle a su hermanito.

Comprar juguetes y accesorios puede ser más fácil porque ya sabemos cuáles son verdaderamente seguros para los niños. Además sabremos cuales son de mejor calidad, durabilidad y ellos disfrutan. En esta elección es muy importante la experiencia, porque muchos accesorios de bebés no son realmente útiles.

Durante el proceso del segundo embarazo podemos mejorar la práctica del anterior, en muchos sentidos. Desde la fase de gestación decidiremos que exámenes aplicar, que alimentos nos favorecieron, cuáles hábitos mejoramos. También nos permitirá prevenir aquellas consecuencias indeseables del primero, porque sabremos cómo reaccionó nuestro cuerpo.

Categorías: Embarazo Etiquetas:
Te puede gustar