¿Se pueden curar o prevenir alergias o intolerancias alimenticias en los niños?

Cada día hay un mayor porcentaje de población afectado por intolerancias alimentarias o alergias. De hecho, algunas de ellas inciden más en niños que en adultos. Esto supone un problema grave para el chico y su entorno. Por eso es importante saber si se pueden curar o prevenir alergias o intolerancias alimentarias en los niños.

Es necesario distinguir entre alergia alimentaria e intolerancia. La alergia es muy grave y puede llegar a provocar la muerte.

Diferencia entre alergias e intolerancias

Alergia alimentaria es cuando el sistema inmunológico responde de forma exagerada al consumo del alimento que la provoca. Produce asfixia, inflamación en garganta y lengua e incluso shock anafiláctico. En estos casos el niño no puede ni tocar ni oler el alimento al que tiene alergia porque le provoca reacción. Por este motivo hay que extremar la precaución. Y si se produce algún tipo de reacción fuerte, debes acudir al hospital lo antes posible.

La intolerancia alimentaria es muy molesta y tiene síntomas comunes con la alergia. No obstante, no llega a ser tan peligrosa, puesto que no se produce reacción alérgica por parte del sistema inmunológico. En este caso los distintos síntomas son diarrea, dolor de estómago, reacciones cutáneas como urticaria, etc. Están provocadas por problemas a la hora de asimilar y digerir los alimentos a los que el niño es intolerante.

Las alergias o intolerancias alimentarias más comunes en niños las suelen provocar alimentos como la leche, el trigo o el huevo. También otros como frutos secos, soja, frutas, legumbres, pescados y mariscos. Aunque hay muchas más, estos son los más comunes.

gluten-intolerance

Este problema de salud es más frecuente en los niños menores de 3 años. Sus causas pueden ser genéticas, afecciones en el estado de la flora intestinal, la composición de los alimentos, etc.

Indudablemente es un problema muy serio que desespera y asusta tanto a los padres como al niño. En ocasiones hace que se pregunte si hay alguna manera de curarlas o prevenirlas. El tratamiento es eliminar totalmente el alimento de la dieta. Pero antes de que se produzca la aparición, hay determinadas medidas preventivas que pueden ayudar. Vamos a verlas.

Consejos para prevenir alergias o intolerancias alimentarias

Veamos algunos consejos interesantes para prevenir alergias e intolerancias alimentarias en niños:

  • Muchas alergias como la de la leche y el huevo suelen desaparecer a partir de que el niño cumpla tres años y su sistema inmunológico haya madurado.
  • Las intolerancias leves también suelen desaparecer a los meses de no haber consumido el alimento y estar bien la flora intestinal.
  • Como en muchos casos la causa puede ser genética. Hay que tener precaución y observar cómo el niño tolera el alimento que provoca reacciones en los padres. De este modo se puede eliminar el consumo a tiempo y prevenir una reacción mayor.
  • La lactancia materna también es aconsejada, puesto que refuerza las defensas en el bebé y puede inmunizar frente a los alérgenos.
  • Hay estudios que relacionan algunos componentes que contiene el agua del grifo con el riesgo de sufrir alergias o intolerancias. Por tanto, mejor que los niños beban agua filtrada o embotellada. También desinfectar bien frutas y verduras y no lavarlas solo con agua.
alergias 2

Otros consejos interesantes para prevenir alergias e intolerancias alimentarias

  • Consumir alimentos lo más naturales posible y comer comida casera. Los alimentos procesados industrialmente y las comidas preparadas, así como los que llevan muchas grasas y azúcares, perjudican la flora intestinal y pueden provocar intolerancias e incluso alergias a largo plazo.
  • Ha sido relacionada la celiaquía con el consumo de pan de baja calidad y corta fermentación. Por ese motivo, lo mejor es consumir pan de buena calidad y que haya tenido una fermentación de larga duración. Es decir, lo más natural posible.
  • Otra forma de prevención es el consumo de probióticos y prebióticos para reforzar el sistema inmune y la salud intestinal. Se pueden encontrar en yogures, frutas como plátanos, verduras con fibra, espárragos, alcachofas, cereales integrales, etc.

 

Como siempre, una alimentación lo más natural, sana, equilibrada y casera posibles no cura una alergia o intolerancia pero sí puede evitar su aparición o minimizar la reacción que se produce. Y por supuesto, si tu hijo presenta después de comer algún tipo de reacción cutánea, respiratoria o digestiva, no lo dudes, acude al médico cuanto antes puesto que un diagnóstico a tiempo es la mejor prevención.

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar