¿Se puede comer miel en el embarazo?

La miel en el embarazo resulta un producto apto salvo que se haya desarrollado una diabetes gestacional. En este caso, hay que reducir el aporte de carbohidratos simples.
¿Se puede comer miel en el embarazo?
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias el 12 marzo, 2021.

Última actualización: 12 marzo, 2021

Durante la gestación es necesario cuidar la alimentación de forma especial. Errores en este aspecto pueden condicionar negativamente la salud del feto. Surgen muchas dudas al respecto de los alimentos que se pueden o no consumir, por ello, te vamos a comentar si la miel en el embarazo es saludable.

Lo primero que que hay tener en cuenta es que la dieta ha de ser lo más variada posible, también durante la gestación. Si bien es cierto que en este momento hay algunas restricciones, existen muchos alimentos permitidos que han de formar parte de la alimentación habitual.

La miel, un producto controvertido

La miel tiene defensores y detractores a partes iguales. Por una parte, porque contiene antioxidantes y oligoelementos que pueden resultar beneficiosos a mediano plazo para la salud.

Tarro de miel.

Por otro lado, porque cuenta con concentraciones elevadas de azúcar. Este último es capaz de causar un perjuicio para el organismo cuando se consume en exceso, según un estudio publicado en Frontiers in Bioscience.

Además, hay que tener presente que, para beneficiarse de los elementos positivos, hay que ingerir una cantidad elevada del producto, lo cual condiciona el aporte de carbohidratos simples en la dieta. Por este motivo, los expertos no se ponen de acuerdo respecto a su presencia en la dieta. No obstante, en cantidades moderadas puede ser una opción válida para endulzar ciertos comestibles como los lácteos.

La miel en el embarazo

Lo primero que hay que dejar claro es que no existe un riesgo como tal relacionado con el consumo de miel en el embarazo. Se trata de un alimento que puede formar parte de la alimentación de una mujer en estado de gestación.

Sin embargo, y como comentamos anteriormente, su contenido en azúcares puede acentuar problemas existentes. Un ejemplo sería la diabetes gestacional, en el caso de que se haya desarrollado. A pesar de ser un problema transitorio, se acentúa con un aporte elevado de carbohidratos de tipo simple, tal y como evidencia una investigación publicada en Nutrients.

Hay que tener especial cuidado con estos macronutrientes, tanto si la patología se manifiesta, como si hay antecedentes de la misma en la familia. De lo contrario, podrían descontrolarse las glucemias sanguíneas, lo que no resulta positivo para la madre ni para el feto.

¿Cómo utilizar la miel adecuadamente?

Como comentamos, la miel se puede utilizar en pequeñas proporciones para endulzar algunos alimentos. No está demostrado que sea una opción mejor que el azúcar de mesa, pero algunos expertos recomiendan su uso frente a los edulcorantes artificiales.

Lo cierto es que, a la hora de escoger un tipo de miel, es importante priorizar aquella que contiene jalea real en su composición. Dicho compuesto sí que puede ejercer efectos positivos sobre el organismo, sobre todo en lo que a mantenimiento de la función inmune se refiere. Incluso puede incrementar la vitalidad de la mujer embarazada si se encuentra cansada.

Ahora bien, se puede consumir jalea real sin la necesidad de ingerir miel como tal, ya que se fabrican complementos dietéticos con este ingrediente en concentrado. Quizá esta sea la manera más eficiente de aprovecharse del mismo.

Alimentos saludables y miel durante el embarazo.

¿Cuándo evitar la miel en el embarazo?

Si se ha desarrollado diabetes gestacional, es recomendable evitar la miel y el consumo de azúcares simples en general. Los carbohidratos no se deben retirar por completo de la dieta, pero han de priorizarse los de tipo complejo.

En este sentido, lo mejor es apostar por los granos integrales, como el arroz o la quinoa. Por contra, hay que reducir la presencia de harinas refinadas, ya que consiguen incrementar los niveles de azúcar en sangre de forma significativa. Ejemplos de alimentos con harinas serían el pan y la pasta.

Se puede consumir miel en el embarazo

Siempre que aparezca en dosis moderadas y que no existan patologías metabólicas de base, la mujer puede consumir miel en el embarazo. Este alimento no resultará dañino, aunque tampoco especialmente beneficioso. Distinto sería si hablásemos de un concentrado de jalea real.

Así pues, a la hora de consumir miel, se recomienda adquirir un producto orgánico de la máxima calidad posible e incluirlo en dosis moderadas en aquellos alimentos que precisen de ser endulzados. No obstante, si tienes más dudas al respecto, recuerda que puedes consultar siempre con tu médico.

Te podría interesar...
La importancia terapéutica de la miel en el embarazo
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
La importancia terapéutica de la miel en el embarazo

El secreto mejor guardado por las abejas será revelado. Aquí te enseñaremos lo importante que es consumir porciones moderadas de miel durante el em...



  • Freeman CR, Zehra A, Ramirez V, Wiers CE, Volkow ND, Wang GJ. Impact of sugar on the body, brain, and behavior. Front Biosci (Landmark Ed). 2018 Jun 1;23:2255-2266. PMID: 29772560.
  • Mustad VA, Huynh DTT, López-Pedrosa JM, Campoy C, Rueda R. The Role of Dietary Carbohydrates in Gestational Diabetes. Nutrients. 2020 Jan 31;12(2):385. doi: 10.3390/nu12020385. PMID: 32024026; PMCID: PMC7071246.