6 recomendaciones para equilibrar el peso de tu bebé

El peso de un bebé es un factor esencial en su crecimiento. Durante los primeros meses, debemos tener en cuenta ciertas pautas para evitar que padezcan sobrepeso o, por el contrario, que no alcancen los kilogramos recomendados para su edad.

Aunque tener un bebé que te llene las manos cuando lo abrazas es adorable, hay que tener cuidado con el peso que alcanzan los niños en esta etapa de su vida. En un principio no es algo preocupante, pero si la condición persiste, puede, incluso, generar dificultades de salud.

Por eso a continuación te ofrecemos algunas recomendaciones para equilibrar el peso de tu bebé.

El otro extremo, el de los niños que se encuentran por debajo del peso esperado según su constitución física, tampoco es sano. Pero, ¿cómo mantener a tu bebé dentro de un rango conveniente de peso? Toma nota de los siguientes tips.

Recomendaciones para equilibrar el peso de tu bebé

1.- Lactancia materna

Algunas madres no tienen la posibilidad de llevar a cabo este proceso o solo lo hacen por poco tiempo. Siempre que sea posible, la lactancia es la mejor forma de empezar a alimentar al bebé.

La leche materna es el único alimento que en primera instancia satisface los requerimientos nutricionales del pequeño. Además, durante el proceso de lactancia es casi imposible que se dé al bebé más alimento del que necesita.

Aunque permanezca pegado al pecho por mucho tiempo, solo ingerirá alimento los primeros 10 o 15 minutos.

“La introducción de los alimentos sólidos a la dieta del bebé, debe darse a partir de los 6 meses de edad. En este proceso se deben ofrecer muchos alimentos saludables con diferentes sabores, olores y texturas”
-Academia Americana de Pediatría (AAP)-

2.- El llanto no es equivalente al hambre

Los bebés lloran por muchos motivos. A veces es por hambre, otras es porque están cansados, asustados, sobreestimulados, incómodos o porque quieren que los levantes.

Si ha pasado poco tiempo desde la última vez que lo alimentaste, intenta otras soluciones antes de ofrecerle de comer.

Si siempre que el bebé llora respondes con comida, entenderá que comer satisface cualquiera de sus necesidades. De esta manera creará asociaciones emocionales con la comida que no son sanas y que son difíciles de deshacer.

La lactancia es el mejor método de alimentar a un bebé.

3.- El exceso de alimento no es bueno

Es natural que quieras que el bebé se termine el plato o el biberón que le has preparado, pero si deja de comer debes atender a sus señales. Parar de alimentarlo cuando entiendas que está satisfecho es enseñarle a obedecer los límites sanos de su organismo.

Si el bebé aún no habla, te dará indicios de saciedad que hay que aprender a leer. Un gesto, un movimiento o un sonido te darán a entender que ya no es necesario darle más comida.

Lo anterior debe replantearse cuando el bebé esté por debajo de su peso y necesite una dieta diferente. En este caso, requerirás la asesoría de un profesional para que te dé técnicas y estrategias apropiadas.

“Un gesto, un movimiento o un sonido te darán a entender que ya no es necesario darle más comida”

4.- Alimentos sólidos saludables

Una vez que está listo el proceso de lactancia y pasados los 6 meses de vida, debes empezar a presentarle opciones alimenticias saludables.

Los alimentos más destacados en cuanto a las recomendaciones para equilibrar el peso de tu bebé son las frutas, los vegetales, los pescados y las carnes magras.

Un bebé no tendrá miedo de probar algo que le ofrezcas, así que hay que aprovechar esta condición antes de que se vuelva selectivo.

Ofrécele la posibilidad de probar tantos alimentos como sea posible. Una dieta diversa y rica en nutrientes garantizará un buen desarrollo físico y cognitivo y es el punto de partida para crear buenos hábitos.

5.- Comidas en familia desde una edad temprana

Desde el momento en el que el bebé puede sentarse, es hora de llevarlo a la mesa a comer con la familia. Los niños que comen en compañía de sus padres y hermanos tienen menos posibilidades de presentar sobrepeso en el futuro.

Además, las cenas familiares ayudan a reforzar las relaciones afectivas.

Las verduras son una muy buena opción dentro de las recomendaciones para equilibrar el peso de tu bebé.

6.- Actividad física frecuente

Una de las mejores recomendaciones para equilibrar el peso de tu bebé es realizar actividad física desde una edad temprana.

Hay ejercicios que se pueden hacer con los bebés desde que nacen y que los ayudan a fortalecer sus músculos. Es importante que la alimentación adecuada se complemente con una rutina que incluya movimiento.

Cuando somos adultos, ponemos en práctica los hábitos que se aprendieron en la infancia. ¿Cómo quieres que sean los planes de alimentación de tu hijo en el futuro?

Categorías: Introducción a la dieta Etiquetas:
Te puede gustar