RCP en bebés

1 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la médica Irene Nora Melamed
La reanimación cardiopulmonar en bebés, conocida también por sus siglas en español RCP, requiere para su realización de entrenamiento adecuado y de capacitación.

La reanimación cardiopulmonar, o RCP, en bebés es un procedimiento de emergencia que se lleva a cabo cuando la respiración o los latidos cardíacos se han detenido. Esto puede ocurrir a posteriori de un ahogamiento, asfixia, así como también en el marco de infecciones respiratorias severas u otras alteraciones de la salud.

RCP en bebés: ¿en qué consiste?

La RCP, siglas de la reanimación cardiopulmonar, consiste en la realización en un bebé de respiración boca a boca, la cual trae oxígeno a los pulmones, y de compresiones cardíacas, que mantienen la sangre circulando.

Si la circulación de la sangre de un bebé se detiene, se puede presentar un daño cerebral permanente o la muerte en cuestión de minutos. En consecuencia, se debe continuar con estos procedimientos hasta que los latidos cardíacos y la respiración del bebé retornen o llegue personal entrenado.

¿Quiénes pueden realizar la RCP?

Las personas ideales para practicar la RCP son quienes hayan recibido entrenamiento para tal fin en un curso que lo acredite. Las técnicas más novedosas hacen más énfasis en las compresiones cardíacas más que en la respiración boca a boca y la vía respiratoria, lo que, en cierto modo, obliga a revisar la práctica previa.

A tener en cuenta

  • Es fuertemente aconsejable que los padres de familia y aquellos que se encargan de cuidar niños aprendan las técnicas de RCP para bebés y niños.
  • En general, hoy está ampliamente difundida la realización de estos entrenamientos organizados por Sociedades Científicas, Organizaciones de la Sociedad Civil y el mismo Estado.RCP en bebés.

Ver más

La Sociedad Argentina de Pediatría, Argentina, ha elaborado un documento (2013) que señala algunos aspectos esenciales respecto del tema que nos ocupa en esta nota.

Variables a considerar

El tiempo es muy importante cuando se trata de un niño inconsciente que no está respirando. El daño cerebral permanente comienza después de tan solo 4 minutos sin oxígeno y la muerte puede ocurrir de 4 a 6 minutos más tarde.

Circunstancias en las que es necesario efectuar la RCP en bebés

Hay muchas situaciones que provocan que los latidos cardíacos y la respiración de un bebé se detengan. Entre ellas:

  • Asfixia.
  • Ahogamiento.
  • Descarga eléctrica.
  • Sangrado excesivo.
  • Traumatismo craneal u otra lesión grave.
  • Enfermedad pulmonar.
  • Intoxicación.
  • Sensación de ahogo.

Síntomas

La RCP se debe llevar a cabo si el bebé tiene los siguientes síntomas:

  • Paro respiratorio.
  • Ausencia de pulso.
  • Pérdida del conocimiento.

¿Qué es lo primero que debemos hacer?

  • Mantener la calma dentro de la inquietud que genera la situación.
  • Verificar si hay pérdida de conciencia.
  • Si no hay respuesta, pedir ayuda con rapidez, siendo esencial, por un lado, recordar los números de emergencia pero, además, que los mismos estén visibles en el caso de escuelas, instituciones públicas y privadas, etc. Es conveniente no dejar al niño solo.
  • Colocar al bebé cuidadosamente boca arriba.
  • Observar, escuchar y sentir si hay respiración, viendo, a su vez, si hay movimientos del pecho.

El objetivo de este artículo no es enseñar la práctica de la RCP, que requiere de personal especializado, sino alertar sobre la importancia de adoptar las primeras medidas y de adquirir entrenamiento si ya no lo hubiera realizado.

Prevención

La mayoría de los niños, cuando necesitan una RCP, es debido a un accidente que se puede prevenir. Los siguientes consejos pueden ayudar a prevenir algunos accidentes en niños:

  • Nunca deje a un bebé solo sobre una cama, una mesa o cualquier superficie en la que pueda rodar.
  • Utilice siempre cinturones de seguridad en las sillas altas y cochecitos. Siga las instrucciones para el uso de asientos para bebés en los automóviles.
  • Enséñele al niño el significado de «no tocar». La primera lección de seguridad es «¡No!».RCP en bebés.
  • Seleccione juguetes que sean apropiados para la edad del niño. No les dé a los bebés juguetes que sean pesados o frágiles. Inspeccione los juguetes para ver si tienen piezas sueltas o pequeñas, bordes filosos, puntas, pilas sueltas u otros peligros y, más aún, cuando hay en la casa hermanos mayores.
  • Mantenga los productos de limpieza y químicos tóxicos almacenados con seguridad en gabinetes de nulo acceso a niños y que contengan sus envases originales etiquetados.
  • Para reducir los riesgos de accidentes por asfixia, asegúrese de que los bebés y los niños pequeños no puedan alcanzar botones, pilas de reloj, palomitas de maíz, monedas, uvas o nueces.
  • Siéntese con el bebé cuando esté comiendo. No permita que gatee mientras come o toma el biberón.

En resumen sobre la RCP en bebés

  • Nunca subestime lo que puede hacer un niño. Suponga que el bebé puede moverse más de lo que usted piensa.
  • Cree un ambiente seguro. Supervise a los niños cuidadosamente, en particular alrededor del agua y cerca de los muebles.
  • No ate chupetes, joyas, cadenas, brazaletes ni ningún otro objeto alrededor del cuello o las muñecas del bebé.
  • medlineplus.gov. Medline Plus, Biblioteca Nacional de Medicina, EE.UU. www.medlineplus.gov/
  • Sociedad Argentina de Pediatría. (2013). Recomendaciones de Reanimación Pediátrica, Comité Nacional de Emergencias y Cuidados Críticos Programa de Emergencias y Reanimación Avanzada (E.R.A).