¿Qué tipo de mamá eres tú?

20 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López
¿Qué tipo de mamá eres? Aquí puedes encontrar algunos tipos de madres y sus características. ¿Te sientes identificada, pero te gustaría cambiar? Estás a tiempo de hacerlo para conseguir ser una madre completa.

La pregunta “¿qué tipo de mamá soy?” tendríamos que hacérsela a nuestros hijos pero, lógicamente, son muy pequeños para que nos contesten, pues algunos no saben hablar todavía y mucho menos analizar cómo lo estamos haciendo. Las madres primerizas todavía están en fase de prácticas y es bastante complicado autoanalizarse.

La madre es la primera persona con la que todos iniciamos el contacto; primero en el útero y después en sus brazos. Es la primera a la que amamos, por tanto, es el principal agente de nuestro desarrollo emocional.

El poder identificarnos con un tipo de madre puede ayudarnos en nuestra forma de relacionarnos con nuestros hijos y analizar si el tipo de madre que somos es el que verdaderamente nos gustaría ser o, por el contrario, necesitamos mejorar.

¿Qué tipo de mamá eres?

Stephen Poulter, psicólogo experto en relaciones familiares, señala en su libro El legado de las madres: la influencia de su herencia emocional en nuestra vida cinco categorías que, para él, identifican a la mayoría de madres.

Mamá leyendo un cuento a sus hijos en la cama antes de dormir.

“Nuestras madres pueden ser nuestra primera experiencia de amor, pero dependiendo de su conducta, pueden hacernos más necesitados, ansiosos, irascibles o depresivos, cualidades que impactan en nuestro éxito laboral y en las relaciones sociales”.

-Stephen Poulter-

Puede que la gran mayoría de madres tenga una combinación de estas cinco categorías pero, seguramente, una prevalezca sobre el resto. El poder identificarnos con alguna de estas puede sernos de gran ayuda para mejorar la forma en la que nos relacionamos con nuestros pequeños.

¿Con qué tipo de mamá te identificas?

Vamos a ver cada una de las cinco categorías que Stephen Poulter propuso en su libro. ¿Con cuál te identificas?

Mamá perfeccionista

Este tipo de mamá se caracteriza por estar permanentemente en un estado de ansiedad, intentando que sus hijos tengan éxito en todo lo que hacen. Lo más deseado para estas madres es tener una familia perfecta en todos los momentos y, además, está muy preocupada por tener una buena apariencia.

Como consecuencia de ser este tipo de madre, podemos señalar que los niños pueden crecer con miedo a fracasar y tener poca tolerancia a la frustración. Además, pueden contagiarse de la ansiedad de la madre para que sean exitosos y sus relaciones con los demás queden condicionadas por esta, llegando a pensar que no hay nadie lo suficientemente bueno para ellos.

Asimismo, en un futuro profesional, los niños que crecen con este tipo de madre suelen ser muy productivos en el trabajo.

Mamá amiga, el tipo de mamá más frecuente

Según Poulter, este tipo de mamá es el más predominante. A diferencia del tipo anterior, estas madres no intentan ejercer liderazgos ni establecen límites. Suelen, incluso, salir de fiesta con sus hijos y hasta usar ropa de ellos.

 “Es una actitud típica de los padres modernos, que no tienen tiempo para fijar normas. Pero los hijos necesitan una madre, no otra amiga”.

-Stephen Poulter-

Uno de los problemas de ser este tipo de madre es que el niño se puede llegar a sentir rechazado, abandonado o incluso puede llegar a crecer en él un sentimiento de estar “sin madre”.

Mamá impredecible

Suele ser temerosa, ansiosa y controladora. Tiene subidas y bajadas emocionales que pueden provocar en sus hijos ansiedad o depresión. En algunas ocasiones, pueden ser muy exigentes y críticas con los niños, lo que puede provocar en los pequeños una baja autoestima.

Como consecuencia, los hijos de este tipo de madres pueden presentar problemas para confiar en otras personas, tienen miedo a la intimidad en sus relaciones y son propensos a tener reacciones emocionalmente excesivas ante situaciones pequeñas.

Mamá “yo antes que nada”

Este tipo de mamá se refiere a aquellas en las que sus hijos quedan relegados a un segundo o incluso tercer lugar.

“Madre que quiere ser el centro de atención, aunque eso cueste el bienestar de sus hijos”.

-Stephen Poulter-

Madre abrazando a sus hijas porque es el tipo de mamá completa.

No suelen dar apoyo emocional a sus hijos, por lo tanto, los niños no desarrollan compasión ni empatía por nadie. También suelen crecer sintiéndose superiores a los otros niños y no son capaces de aceptar críticas, asumir compromisos o resolver problemas. También puede producirse el caso contrario y que necesiten la aprobación de alguien para hacer cualquier cosa.

Mamá completa

Este tipo de madre es la que consigue alcanzar un equilibrio entre todos los tipos, es decir, existe un equilibrio entre la atención, la sobreprotección, las críticas a sus hijos y el apoyo emocional. Este sería el ideal de madre, todo en su justa medida.

“Madre comprensiva; sabe orientar a sus hijos a hacer lo que deben hacer y ser como deben ser”.

-Stephen Poulter-

Entonces, ¿qué tipo de mamá eres tú? Ya has podido ver los tipos de madre que puedes ser y con cuál te puedes sentir más identificada. Autoanalízate y busca aquellas cosas que consideras que haces erróneamente. Todo es susceptible de mejorar y cambiar, así que, si hay algo que no te gusta del tipo de madre con el que te identificas, cámbialo.

  • Poulter, S., & Merino Sánchez, M. (2010). El legado de las madres. Barcelona: Uran
  • Alegre, A. (2012). ¿Hay relación entre los estilos educativos de las madres y la inteligencia emocional de los hijos?. Electronic Journal of Research in Educational Psychology, 10(1), 5-33. https://www.redalyc.org/pdf/2931/293123551002.pdf