¿Qué hacer para curar las aftas en niños?

Fernando Clementin 1 julio, 2018
Aunque parezcan un problema menor, las aftas o llagas pueden ser un síntoma de una afección digestiva o viral. Además, son dolorosas. Lo mejor en estos casos es recurrir a productos indicados por el médico para acabar con ellas cuanto antes.

Las aftas son úlceras que se producen en la boca y generan ardor, dolor y un gran malestar al comer. En los niños, estas lesiones pueden significar un verdadero padecimiento. Lo peor es que algunas pueden resultar muy duraderas, así que conviene conocer algunos trucos para curar las aftas en niños.

No hay que ser ningún experto para identificar un afta o llaga en la boca de los pequeños. Estas se caracterizan por ser redondas, de color blanco o amarillento y rodeada de un área roja. Además, su dolor característico provocará quejas constantes —y lógicas, por supuesto— por parte de los niños.

Las molestias se intensifican al ingerir alimentos calientes, salados, picantes o ácidos; también se hacen más fuertes con ciertos líquidos o al cepillarse los dientes. Generalmente, las aftas en niños —que también pueden salir en bebésaparecen solas, pero también puede haber más de una. Suelen irse tras 7 o 10 días, o incluso más si tienen un tamaño considerable.

Causas de las aftas en niños

No siempre es posible determinar el origen de las aftas en niños. Sin embargo, muchas pueden aparecer como desencadenante de una infección viral. Otras, en cambio, pueden deberse a reacciones a ciertos alimentos, ya sea por problemas digestivos o por respuestas alérgicas.

El estrés y la falta de vitaminas y nutrientes como el hierro, la vitamina B12 o el ácido fólico pueden ser también posibles explicaciones a la aparición de las llagas. Asimismo, algunos problemas bucales como una limpieza muy agresiva, un arreglo dental o incluso una mordedura de labio puede desencadenar esta respuesta del sistema inmunitario. En cualquiera de todos estos casos, es recomendable atacar el problema en lugar de esperar a que desaparezca por cuenta propia.

Las boqueras pueden causar dolor al comer.

¿De qué manera curar las aftas en niños?

Las llagas o aftas aparecen en las encías, en el borde interno de los labios o en la cara interna de las mejillas. Por este motivo, están expuestas al contacto con todos los alimentos que el niño ingiere, por lo que pueden causar gran dolor. Entonces, se hace muy importante contar con los conocimientos apropiados para curar las aftas en niños. A continuación, te ofrecemos algunos:

1. Paracetamol para el dolor

La solución más segura para curar las aftas en niños, especialmente cuando duran mucho o son muy grandes, es pedir al médico la prescripción de ciertos medicamentos. Si el niño se ve aquejado por malestares demasiado intensos, el médico puede indicar la ingesta de parecetamol para aliviar el dolor.

Para tratar las aftas en sí, se pueden usar productos como el que describiremos en el siguiente punto. Vale la pena remarcar que, los antibióticos y antiinflamatorios suelen no funcionar en estos casos.

2. Solución antiséptica

Las soluciones antisépticas se aplican con un pequeño pincel o también vienen en forma de rociador. Con una pequeña dosis de antiséptico unas 3 o 4 veces al día, las llagas desaparecerán en poco tiempo.

“Las molestias se intensifican al ingerir alimentos calientes, salados, picantes o ácidos; también se hacen más fuertes con ciertos líquidos o al cepillarse los dientes”

3. Enjuagues bucales

Existen algunos de venta libre que son eficaces en estos casos. Eso sí, debe evitarse la aplicación de aquellos que contengan alcohol, dado que producen mayor irritación. Por otra parte, enjuagarse con agua y sal también es efectivo; un truco tradicional es la aplicación de bicarbonato de sodio y agua directamente sobre el afta, aunque suele generar bastante dolor al hacerlo.

4. Medicamentos más potentes

En ciertas ocasiones, puede ser necesaria una intervención médica más específica para atacar al desencadenante de las llagas. En estos casos, suelen recetarse remedios como enjuagues bucales de gluconato de clorhexidina o corticoesteroides.

Una medida muy efectiva para curar las aftas en niños y también para prevenir su aparición es el tratamiento de los problemas digestivos, en vista de que en la niñez hay mayor sensibilidad a ciertos tipos de alimentos.

La disartria en niños.

¿Cuándo debo preocuparme?

Como señalamos antes, las aftas pueden aparecer en los niños como un síntoma de una infección viral. Por ese motivo, si el pequeño presentara otras señales de alarma como fiebre o ganglios inflamados, será necesaria una consulta médica para evitar otro tipo de complicaciones.

También debemos estar alertas a que este malestar no se prolongue lo suficiente ni que sea demasiado intenso, a punto de afectar su vida cotidiana. Si el niño se siente decaído o el dolor es muy intenso, hay que acudir al médico.

Te puede gustar