¿Qué es la mononucleosis?

Gladys · 26 marzo, 2017

A veces, los padres pensamos que los pequeños de la casa están protegidos contra todas las enfermedades, pero lo que no nos gusta recordar es que son propensos a contraer cualquier tipo de infecciones. La mononucleosis es una de las enfermedades que más afecta a los bebés… Veamos cómo podemos evitarla.

La enfermedad del beso, como también es conocida, es una infección ocasionada comúnmente por el virus Epstein-Barr (VEB). Por lo general, es común en las personas que alguna vez en su infancia estuvieron expuestas a este.

Sin embargo, no todo el que se haya expuesto al VEB presenta los síntomas que implican este problema, es decir, son solo portadores.

El virus Epstein-Barr es el principal responsable de la mononucleosis

Ahora bien, hay otros virus responsables de la mononucleosis, como el citomegalovirus, que podría originar una enfermedad muy parecida. Generalmente, si un adulto llega a desarrollar las señales de esta afección, no lo vuelve a sentir otra vez durante toda la vida.

Mami y papi, seguro te estás preguntando cómo lograr que tu chiquitín no se contagie con estos virus. Y, aunque nosotros te daremos una serie de recomendaciones, lo primero que debemos hacer es entender la gravedad de este padecimiento, puesto que muchos prefieren bromear con la enfermedad del beso, sin recordar que tiene consecuencias delicadas.

Aprendiendo a evitar la mononucleosis

Por lo general, esta enfermedad se contagia a través del beso, por eso el nombre popular que se le da.

Aunque no es el único medio de contagio porque, por ejemplo, a los pequeñitos les encanta compartir su merienda o les gusta probar una rica bebida de sus amigos. Con estos simples actos de compañerismo se elevan las posibilidades de contaminarse.

El contacto directo con la saliva de otra persona es fatal para nuestros hijos. En este sentido, como padres tenemos que evitar darles besos en la boca y enseñarles a que no es bueno compartir aquellas cosas que nos hayamos llevado a la boca. Estos dos elementos son básicos para reducir las probabilidades de que los angelitos se enfermen de mononucleosis.

No le des besos en la boca a tu bebé para mantenerlo protegido de enfermedades

Hasta ahora no existe una vacuna para combatir el virus Epstein-Barr, pero los adultos podemos contribuir enormemente a que no lo contraiga, enseñándoles a cuidar de sus implementos para comer y a respetar el de los demás niños.  

Por otro lado, es fundamental que los retoñitos tengan una buena alimentación y asistan al pediatra con regularidad, para garantizar que se encuentran saludables. Una dieta equilibrada le dará los nutrientes necesarios para sentirse bien y reducir las probabilidades de caer en cama.

Un tratamiento efectivo

Fiebre alta, fatiga constante, dolor de garganta, pérdida del apetito, dolores musculares, molestias en el hígado (la piel se torna amarilla), bazo agrandado, glándulas linfáticas del cuello inflamadas, ingles y axilas son algunos de los síntomas de esta terrible enfermedad que afecta a chiquitines, adolescentes y personas mayores.

Por fortuna, es una afección benigna que no obliga a las víctimas a mantenerse aisladas. No obstante, es importante tener en cuenta que se transmite a través de la tos y el estornudo, por lo que hay que estar precavido con quienes deseen ver cómo está tu bebecito.

No existe ni vacunas ni un tratamiento efectivo para combatir esta enfermedad

La mala noticia es que no existe un tratamiento efectivo para atacarla. Mantener reposo absoluto, estar en cama por dos o tres semanas, no realizar actividades deportivas o ejercicios físicos ayudará a que se recupere más rápido.

La ingesta de líquidos también es relevante para que no sufra deshidratación y no dejar de comer a pesar de las molestias para tragar.

¿La mononucleosis se puede complicar?

Frente a cualquiera de las señales que nombramos anteriormente, lo recomendable es que lleves a tu retoño al médico de emergencia. De esta forma, se atenderá las dificultades que se presentan en estos casos.

La preocupación más seria que suelen tener los especialistas ante un paciente con la enfermedad del beso es el agrandamiento excesivo del bazo, el cual corre riesgo de romperse. Por eso, si ves que tu chiquitín siente fuertes dolores en el lado izquierdo del cuerpo o tenga mareos y dificultad para respirar, no dudes en ir al hospital.

Indudablemente, hay que estar atentas a los factores que influyen para el contagio de la mononucleosis, pero es una tarea que debemos hacer desde el hogar. Con paciencia y cariño, ellos entenderán por qué tenemos que cuidar de nuestra salud.