¿Qué es la educación inclusiva?

Mervis Romero 16 febrero, 2018
La clave para formar personas tolerantes, respetuosas y empáticas es que desde la infancia se puedan relacionar con niños de diferentes características personales, culturales y físicas. De esto se trata la educación inclusiva.

No se trata de una estrategia educativa que busque que los niños encajen en el sistema y la estructura de la sociedad. Es todo lo contrario: la educación inclusiva consiste en transformar los sistemas educativos, a fin de que los niños de diferentes culturas o que presenten alguna discapacidad puedan adaptarse a ellos.

La educación inclusiva es un proceso en el que se fortalecen los objetivos del sistema educativo, cuyo propósito es llegar a todos los infantes. Para lograr este fin, se deben convertir los centros de aprendizaje o colegios en lugares competentes para poder atender a cualquier niño.

¿Qué implica la educación inclusiva?

Para que exista la educación inclusiva, se deben brindar oportunidades de estudio a todos los niños sin crear ninguna distinción o diferencia. Especialmente a aquellos que pertenecen a un grupo étnico, rural o con una discapacidad o dificultad de aprendizaje, debido a que tienden a ser excluidos.

La misión es que todos, sin excepción, puedan adquirir conocimientos y desarrollen sus habilidades. Además, se busca crear hábitos que contribuyan al bienestar mental y social del niño.

En otras palabras, la educación inclusiva consiste en ofrecer educación especial en centros educativos o colegios regulares. Para que esto sea posible y dé los resultados esperados, la institución debe organizarse sistemáticamente y recibir ayuda económica para estar capacitada para proveer accesibilidad física.

Asimismo, debe contar con los soportes que esta educación se propone.

La integración es clave en la educación inclusiva.

Características de una escuela con educación inclusiva

Una institución educativa debe caracterizarse por eliminar cualquier obstáculo o barrera que impida la participación y el aprendizaje. No solo del niño, sino que esto incluye también a la familia, que debe participar activamente en el centro educativo y el proceso de enseñanza de su hijo.

Por todo esto, una escuela con educación inclusiva debe cumplir las siguientes características:

  • El centro educativo se centra en las capacidades del niño.
  • No existen requisitos o mecanismo de selección para ingresar a un niño.
  • Persigue mejorar la calidad de vida de los niños y las familias.
  • Existe una relación de colaboración con las familias, basada en el respeto y las actitudes empáticas.
  • El personal docente resulta un apoyo para el alumno en su proceso de aprendizaje.
  • Parte de la formación implica que los niños tengan su propia voz con un espíritu crítico y de cooperación.
  • El respeto es uno de los fundamentos principales en su proceso de enseñanza y aprendizaje.
  • El sistema de enseñanza se caracteriza por ser comprensivo, multidisciplinario y crítico.
  • Aunque el proceso de evaluación de los alumnos se realiza de forma global, se tienen en cuenta las capacidades de cada uno de forma individual.

“La educación inclusiva busca crear hábitos que contribuyan al bienestar mental y social del niño”

Estrategias para incluir a los niños afectados por la exclusión

La UNESCO ha creado diferentes estrategias y pautas para los tres grupos de niños que son afectados por la exclusión social. A fin de buscar el máximo desarrollo y potencial de cada uno de estos niños, se han presentado las siguientes estrategias:

Niños de la calle

La educación es el único medio totalmente efectivo para lograr la reinserción social de estos niños. Para ello, la intervención de la educación inclusiva se debe caracterizar por lo siguiente:

  • Concienciar a la sociedad acerca de las condiciones de estos niños y su derecho a recibir educación como los demás.
  • Dar el apoyo técnico a las instituciones u organizaciones que voluntariamente satisfacen las necesidades básicas de estos niños.
  • Con el fin de que las ayudas de los sectores públicos y privados sean constantes y eficaces, fortalecer las iniciativas con apoyo económico.
Los niños de la calle también deben ser objeto de la educación inclusiva.

Niños que trabajan

Uno de los obstáculos que se presentan es que un gran número de niños no asisten al colegio porque tienen que salir a trabajar. Es por eso que la educación es la herramienta fundamental para prevenir el trabajo infantil.

“La enseñanza gratuita y obligatoria, al menos hasta una edad mínima, es un derecho básico para toda persona”

Niños con discapacidad

Una gran cantidad de niños que presentan alguna discapacidad o dificultad de aprendizaje no son escolarizados porque sus padres no lo ven necesario. Es un grave error: la educación inicial es muy importante para todo niño. En estos casos, la educación inclusiva garantiza el mayor esfuerzo y medios para ofrecer:

  • Apoyo necesario a todos los alumnos que tengan alguna necesidad educativa especial para integrarse lo mejor posible.
  • Personal docente y tecnológico formado en la enseñanza de niños con discapacidad o dificultad de aprendizaje.

Por otro lado, los niños de pueblos indígenas o de zonas rurales también se ven afectados por no contar con un colegio o personal docente que pueda brindarles educación. Es otro de los grupos de niños que este tipo de educación debe considerar.

En fin, la educación inclusiva busca que todas las personas puedan disfrutar de la libertad de conocimiento y que no sean dejados de lado por tener alguna diferencia social o una discapacidad.

Desde casa, se puede concienciar a los miembros de la familia para que puedan aceptar las diferencias entre cada ser humano y, de esta manera, fomentar la igualdad.

Te puede gustar