¿Qué es la conciencia fonológica?

Fernando Clementin · 28 abril, 2018
Nunca subestimes el valor de leer a tu pequeño o de hacer sencillos juegos de palabras con ellos. Te contamos los beneficios de estas prácticas para formar la conciencia fonológica en este artículo.

La conciencia fonológica es, básicamente, la capacidad de comprender que las palabras están constituidas por sílabas y fonemas. Estos son los conjuntos de letras y sus respectivas pronunciaciones, respectivamente. Se trata de la base de la mayoría de los procesos que se necesitan para la educación y la vida en sociedad.

Esta capacidad de comprensión del lenguaje —por lo que se dice que es ‘metalingüística’— es un proceso cognitivo. Como tal, incluye el control y también la planificación que hace el individuo al momento de producir y comprender signos lingüísticos.bebe

Importancia de la conciencia fonológica

En primer lugar, esta capacidad se destaca por su relevancia para que el niño aprenda a leer. En ese sentido, implica comprender que las palabras se dividen en sílabas y letras con diferentes sonidos es elemental.

Como consecuencia de la capacidad de leer, el niño podrá involucrarse en actividades y procesos a lo largo de su vida. Por ejemplo: estudiar, trabajar, leer obras de literatura, manuales y todo tipo de acción que requiera este conocimiento.

Por supuesto, la conciencia fonológica también es esencial para la otra mitad de la alfabetización: aprender a escribir. Es central que el infante o el individuo que se disponga a incorporar esta habilidad pueda distinguir y comprender el uso de los diferentes elementos lingüísticos.

Entonces, podemos concluir que, como base del proceso de producción y comprensión escrita y oral, la conciencia fonológica es una característica central en la maduración.

Para aprender a leer, la conciencia fonológica debe estar incorporada, al menos en parte.

Cómo se desarrolla la conciencia fonológica

Al igual que muchas otras habilidades de los seres humanos, la conciencia fonológica se desarrolla por etapas. En la educación inicial, los primeros objetivos consisten en la pronunciación de las letras y palabras y la separación en sílabas mediante cánticos.

Posteriormente, las actividades se centran no solo en escuchar y repetir, sino en ser capaces de elaborar estas separaciones. En ese momento es cuando se comienza a conocer las letras, sus sonidos y combinaciones. Allí, la conciencia fonológica empieza a formarse como tal, después de un periodo de adaptación.

“Como base del proceso de producción y comprensión escrita y oral, la conciencia fonológica es una característica central en la maduración”

Actividades para desarrollar la conciencia fonológica de mi hijo

La realidad indica que, como muchas otras cosas, los niños pueden incorporar esta capacidad a partir del entorno en el que se encuentren.

Por lo tanto, si le provees un ambiente rico en cuanto a comunicación y lectura, poco a poco la adquirirá. Estas son algunas actividades sencillas que pueden contribuir a su formación:

  • Hacer juegos de palabras: el simple juego de decir una palabra y que un pequeño la repita o que un infante le encuentre rimas puede ser muy beneficioso.
  • Las canciones que cuentan con separaciones de sílabas y sonidos que llaman la atención de los niños.
  • En niveles más avanzados, pueden plantearse juegos en los que haya que sumar y restar sonidos para formar nuevas palabras.
  • Leer a los niños: si se acostumbran a estar en contacto con palabras nuevas desde una edad temprana, los niños serán capaces de absorber cada sonido nuevo con mayor naturalidad.

En pleno siglo XXI, tampoco podemos obviar los recursos tecnológicos con los que contamos. Tenemos a disposición aplicaciones para el móvil, videos en internet y juegos para el ordenador que plantean actividades y retos para fomentar la conciencia fonológica.

¿Cómo saber si mi hijo tiene dificultades con esta capacidad?

Los padres deben estar sumamente involucrados en el proceso educativo de sus hijos. Así, serán capaces de identificar posibles falencias en su maduración y trabajar para corregirlas.

La conciencia fonológica es esencial para que los niños aprendan a escribir.

La conciencia fonológica puede ser una de las áreas en las que los niños tengan dificultades. Para identificar estos inconvenientes, se debe prestar atención a los siguientes comportamientos:

  • Dificultad para aprender rimas o para divertirse escuchándolas por falta de comprensión.
  • Problemas para identificar sílabas y contarlas.
  • No distinguir las repeticiones de sonidos en las palabras.
  • Incapacidad de combinar sonidos para formar palabras.
  • Aprender palabras nuevas.

Como consecuencia de estos problemas, surgirán más adelante las dificultades para leer y escribir. Es por eso que esto debe ser atendido desde el comienzo, de modo que se puedan evitar complicaciones mayores; además, estas tendrán un efecto muy negativo en la autoestima y la confianza del pequeño.

Aunque muchas veces se trate de una habilidad subestimada, la conciencia fonológica es de suma importancia; de hecho, su carencia puede causar problemas no solo en el ámbito educativo, sino también en lo emocional y social. Tómate unos minutos de tu día para hacer juegos que potencien estas capacidades en los pequeños.