Cómo ayudar a nuestros hijos a aprender a escribir

Mervis Romero · 28 enero, 2018
Para ayudar a tus hijos a aprender a escribir puedes optar por diversas técnicas. Descúbrelas a continuación.

Hoy en día podemos aprovechar la tecnología y los diferentes dispositivos para que nuestros hijos tengan mayor facilidad a la hora de aprender a escribir. Sí, puedes utilizar tu móvil, tablet u ordenador. Y no solo para descargar juegos y aplicaciones educativas, también hay otras técnicas.

Recordemos que aprender a escribir es un proceso básico que brinda habilidad para la vida. Razón por la cual los niños deben adquirir correctamente esta habilidad para que no tengan inconvenientes el día de mañana ni en el entorno académico ni en ningún otro.

Los padres somos un modelo a seguir, maestros y guías de los diferentes procesos y por ello, debemos procurar ser creativos y astutos. No solo para lograr el éxito en la enseñanza sino para hacernos a nosotros mismos la labor más sencilla para que podamos disfrutarla al máximo.

Aspectos a tener en cuenta

Cuando llega la hora en la que nuestros hijos deben aprender a escribir, debemos proporcionarles un ambiente propicio. Con la menor cantidad de distracciones posible.

Después de todo, los niños pequeños aún no han aprendido del todo a centrar su atención en una única cuestión por largo rato.

Es fundamental que les enseñemos a mantener una buena postura, a sostener correctamente el lápiz, crayón, o bolígrafo y guiemos los movimientos de su mano para que descubran lo que pueden hacer a través de ellos en el papel.

El tiempo invertido en el proceso de aprender a escribir no tiene precio. Y es que, sin darnos cuenta, les brindamos:

  • Una herramienta para desarrollar y potenciar sus capacidades cognitivas.
  • Un medio de expresión creativa.
  • Un medio de comunicación.
  • Entretenimiento.
El proceso de aprender a escribir puede ser divertido.

¿Por qué es importante que el niño aprenda a escribir?

Porque de esta manera el niño puede desarrollar habilidades como: la atención, la concentración y la memoria. A través de la escritura se accede a la información y al conocimiento, con lo cual, las capacidades intelectuales se potencian.

Cabe destacar que no debemos delegar la enseñanza a la cuidadora de maternal o a la maestra de la escuela. Como padres, debemos ser partícipes del proceso que implica aprender a escribir. Además, si se les enseña en el hogar los rudimentos, podrán tener un mejor desempeño en la escuela.

A partir de los 3 años de edad el niño ya es capaz de realizar trazos con lápices y colores. De esta manera adquiere destreza con las manos y desarrolla la motricidad fina.

¿Cómo ayudar a nuestros hijos a aprender a escribir?

1. Un ambiente tranquilo y cómodo

Para que el niño aprenda a escribir es esencial que el padre le proporcione un ambiente tranquilo que invite a la concentración. Una buena idea es colocar, en un volumen bajo, música suave para que se relaje y lo estimule a hacer trazos cortos y largos.

2. Proporcionar las herramientas apropiadas

El padre debe darle lápices y un papel o cuaderno, y enseñarle a sostener la herramienta entre los dedos correctamente. Luego puede guiarlo para que empiece a realizar trazos horizontales, verticales o circulares. Para esto podría dibujarle en el cuaderno puntos pequeños para que el niño siga ese trazo.

3. Ayúdalo con otras actividades

También puedes apoyarlo en otras actividades, como dibujar, recortar, pegar, colorear o unir puntos. Prueba utilizar juegos de letras y rompecabezas, ya que estos contribuyen a desarrollar la psicomotricidad.

4. Evita presionarlo

Si notas que el niño no aprende a escribir rápidamente como lo esperabas, no debes presionarlo o disciplinarlo. Cada niño aprende a una velocidad o ritmo diferente. Al contrario, la idea es estimular el habito de la escritura y felicitar su esfuerzo a fin de que no se desanime.

5. Diseña un abecedario

Para que el niño aprenda a familiarizarse con las letras, elabora un abecedario y colócalo en un sitio visible. Repite los sonidos de cada letra, hasta que las recuerde sin ayuda.

La aventura de aprender a escribir.

6. Acostumbra a leerle a tu hijo

Un libro de cuentos infantiles o revista que le sea atrayente al niño, puede ayudarle. Muéstrale las letras y anímalo a que las escriba por sí mismo en una hoja. De este modo, el niño aprenderá a ver cómo  funciona el lenguaje escrito.

7. Incentiva la escritura

Una de las cosas que los niños aman es ver su nombre escrito. Puedes valerte de esto para animarlo y poco a poco escriba el nombre de papá y mamá, sus hermanos o la mascota. Los juegos con las vocales y los números también son una buena opción para iniciarlo en la escritura.

Los beneficios de aprender a escribir a temprana edad

  • Nutre su autoestima.
  • Fomenta su su creatividad.
  • Aprende a comunicarse con mayor claridad.
  • Estimula su capacidad de memoria y concentración.
  • Asimila el conocimiento, que de otra manera olvidaría en poco tiempo.
  • Contribuye a la coordinación de los movimientos musculares y promoverá su destreza.
  • Activa las neuronas del cerebro y permite la creación de conexiones neuronales.
  • La correcta escritura le permite aclarar los pensamientos para tomar decisiones a medida que crece.

El proceso de aprender a escribir no solo requiere de reglas ortográficas, sino de un esfuerzo constante y sostenido por parte de los padres.