¿Qué es el síndrome de Asherman?

Caroline 17 mayo, 2018
El síndrome de Asherman puede ser detectado por medio de diversas pruebas médicas. Para su tratamiento, es necesaria una cirugía. Te contamos todos los detalles sobre esta afección.

El síndrome de Asherman es una alteración morfológica que aparece en la cavidad uterina en forma de cicatrices. Estas lesiones provocan la aparición de adherencias entre las paredes del útero y causan que se deforme e incluso que disminuya sus dimensiones. El grado de afección de esta enfermedad se determina por medio del tamaño de las adherencias: puede ser leve, moderado o severo.

Causas del síndrome de Asherman

Esta patología se genera cuando se lleva a cabo el proceso de cicatrización en el útero. Esta curación puede ser causada, en la mayoría de los casos, por un raspado uterino o un legrado en consecuencia a un aborto espontáneo o voluntario.

Por otro lado, una hemorragia proveniente de una cesárea o un parto natural también puede ser la causa de una formación de cicatrices.

Este tipo de procesos provocan un desarrollo normal de cicatrización en el que se genera la aparición del tejido cicatricial. Este tiene una alta capacidad adhesiva que causa que las paredes del útero se peguen entre sí o se produzcan deformidades, lo que impide que el órgano ejerza una correcta función.

¿Cómo se puede diagnosticar el síndrome de Asherman?

Para poder detectar la aparición de esta patología, se deben realizar diversas pruebas médicas. Es fundamental verificar el historial clínico, debido a que si existen operaciones ginecológicas es más probable que la paciente pueda sufrir de adherencias y/o alteraciones en la cavidad uterina.

Estos son las pruebas que se realizan generalmente para determinar la existencia de esta afección:

Histeroscopia

En caso de que se hayan realizado diversas pruebas y se presenten dificultades que determinan la existencia del síndrome de Asherman, se puede recurrir a una histeroscopia. Esta consiste en colocar una cámara hasta la cavidad uterina para poder analizarla y verificar si existen adherencias o alteraciones.

El síndrome de Asherman tiene como síntoma los dolores en la menstruación.

Ecografía

Otra de las pruebas que se realizan para determinar la existencia de esta patología es la ecografía. Con esta evaluación, se pueden obtener imágenes del interior del organismo. Este proceso se realiza vía transvaginal, introduciendo el ecógrafo por la vagina hasta el útero.

Histerosalpingografía

Este tipo de prueba médica es una radiografía combinada con un líquido de contraste, el cual se expande por toda la cavidad uterina y alcanza las trompas de falopio. Así, permite determinar más fácilmente la existencia de adherencias o alteraciones. No es doloroso ni requiere anestesia.

Síntomas del síndrome de Asherman

El síntoma más común de esta patología es una irregularidad en la menstruación; no obstante, en muchas ocasiones no se evidencia ningún cambio en el sangrado.

Los síntomas que se presentarán a continuación suelen ser los más comunes, pero no necesariamente pueden ser consecuencia de la existencia de esta patología; pueden deberse también a otro tipo de enfermedad. Estos son algunos:

  • Endometriosis.
  • Menstruaciones escasas, sangrado marrón o ausencia de la menstruación.
  • Abortos de repetición.
  • Puede producirse sangrado vaginal.
  • Infertilidad.
  • Fuerte dolor durante la menstruación.

“La infertilidad es un síntoma común del síndrome de Asherman; sin embargo, no siempre implica que ya no se pueda concebir”

¿Cómo se trata el síndrome de Asherman?

La eliminación de las adherencias o alteraciones en la cavidad uterina se realizan a través de la cirugía. De hecho, esta intervención puede realizarse en el transcurso de la histeroscopia de diagnóstico.

Al detectar las cicatrices, se introducen unos pequeños instrumentos para cortarlas y cauterizarlas. También se lleva a cabo la separación de las paredes uterinas.

Aunque se haya realizado la cirugía, las adherencias pueden volver a aparecer; esto se da principalmente cuando se trata de un caso grave. Para evitar que esto ocurra, el médico de cabecera le indicará a la paciente suplementos de estrógenos que ayudan a que la curación del útero sea más rápida.

La menstruación puede tardar varios meses en reaparecer de manera normal tras el embarazo.

¿El síndrome de Asherman impide que se produzca un embarazo?

El síndrome de Asherman puede causar que se presenten dificultades para que se produzca un embarazo, pero no significa que no se pueda concebir. La patología puede impedir que se forme el endometrio en el interior de las paredes del útero, lo que no permite que el embrión se implante y ocurran abortos espontáneos.

En caso de haber presentado un raspado uterino o un legrado como consecuencia de un aborto espontáneo o voluntario, es fundamental realizarse las pruebas médicas correspondientes y descartar la existencia de adherencias o alteraciones en la cavidad uterina. Esto permitirá realizar el tratamiento correspondiente con prontitud para evitar mayores complicaciones.

Te puede gustar