¿Qué es el Citomegalovirus?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Ramos el 31 diciembre, 2018
Astrid Moreira · 3 enero, 2019
Las infecciones por citomegalovirus, relacionada con la varicela y la mononucleosis infecciosa, son muy frecuentes en todo el mundo. En el siguiente artículo conoceremos de qué se trata.

El citomegalovirus (CMV) es un tipo de virus que se encuentra en todo el mundo y se relaciona directamente con aquel que causa la varicela y la mononucleosis infecciosa. Esta patología se puede contagiar por medio de los fluidos corporales y, en la mayoría de casos, las personas no saben que están infectadas. En mujeres embarazadas, este virus puede ser transmitido al bebé.

Causas del citomegalovirus

El citomegalovirus se puede contagiar a través de los líquidos corporales como la sangre, saliva, orina, el semen y la leche materna. Actualmente no existe una cura, sin embargo, los tratamientos pueden ser efectivos para ayudar a tratar a los recién nacidos y las personas con sistemas inmunitarios débiles.

niña-con-fiebre

En cuanto a los bebés, en la mayoría de los casos parecen estar sanos al nacer, pero comienzan a presentar los síntomas con el tiempo, incluso, pueden aparecer en meses o años. Esto se relaciona directamente con ciertas patologías que se presentan, en algunos casos debido a la existencia del virus.

La infección posnatal por citomegalovirus puede producirse por contacto con el tracto genital materno durante el parto.

Síntomas del citomegalovirus

La infección adquirida del citomegalovirus tiene, generalmente, un curso asintomático. Esto se debe a que la mayor parte de estas infecciones resultan de una reactivación del virus en la madre, por lo que el bebé nace con anticuerpos protectores. Un bebé que se contagie de citomegalovirus puede presentar las siguientes patologías:

Neumonitis

Este término se refiere a la inflamación del tejido pulmonar, por lo que se considera a la neumonía como un tipo de neumonitis debido a que la infección provoca inflamación. Sin embargo, los médicos suelen referirse a la neumonitis como las causas no infecciosas de la inflamación pulmonar.

Hepatitis

La hepatitis es la inflamación del hígado. Esta afección puede aparecer repentinamente o evolucionar hacia una fibrosis. En el caso de la hepatitis A y B, pueden ser causadas generalmente por la ingestión de agua o alimentos contaminados. Por otra parte las hepatitis B, C y D, se producen por el contacto con humores corporales infectados.

Enteritis

La enteritis es una inflamación aguda o crónica que tiene lugar en el intestino delgado. Generalmente, la causa más común es de origen infeccioso (bacteriana, viral o parasitaria). También puede ser de origen isquémico, por radiación (enteritis rádica).

sindrome-del-intestino-irritable

Linfadenopatía

Esta suele ser la patología menos frecuente que se puede presentar para determinar el contagio de citomegalovirus. La linfadenopatía es el término que se utiliza para describir la hinchazón de los ganglios linfáticos.

Diagnóstico del citomegalovirus

La detección del ADN de citomegalovirus mediante amplificación por PCR se ha mostrado sensible para la identificación del citomegalovirus en una variedad de muestras biológicas como orina, saliva, suero, sangre, líquido cefalorraquídeo (LCR), material de biopsia, heces o lavado broncoalveolar.

La detección del citomegalovirus en orina en las dos primeras semanas de vida permite hacer el diagnóstico de infección congénita, debido a que este es el tiempo mínimo para que el virus logre ser detectado tras la transmisión durante el parto.  Para hacer un diagnóstico de seguridad de infección adquirida, debemos tener un cultivo o una PCR negativos en orina en las dos primeras semanas de vida y una determinación positiva posterior.

Tratamiento

Como tratamiento, el médico indicará fármacos antivirales efectivos. El más recomendado ha sido ganciclovir intravenoso en dosis de 12 mg/kg/día en 2 dosis durante al menos 2 semanas. Según recomiendan los especialistas A. Alarcón Allen y F. Baquero-Artigao, de la Asociación Española de Pediatría,  el tratamiento se debe contraindicar o suspender en caso de que la cifra de neutrófilos sea inferior a 500/mm3, al menos transitoriamente hasta su recuperación espontánea o mediante tratamiento con factor estimulante de colonias de granulocitos.

Recomendaciones

La Asociación Española de Pediatría recomienda algunas pautas de prevención a través de la investigación «Revisión y recomendaciones sobre la prevención, diagnóstico y tratamiento de la infección posnatal por citomegalovirus«.

  • La congelación de la leche materna reduce el riesgo de transmisión.
  • No se recomienda la pasteurización de la leche materna para eliminar el citomegalovirus.
  • La correcta higiene de manos reduce el riesgo de transmisión horizontal del citomegalovirus.
  • La duración del tratamiento debe ser de dos semanas, evaluando la respuesta clínica.
  • A los recién nacidos es preferible hacerles un análisis de saliva u orina.

Es fundamental que al momento de confirmar que el bebé padece de este virus, los padres sigan todas las recomendaciones y tratamientos indicados por el médico de cabecera.

  • A. Alarcón Allen y F. Baquero-Artigao. (2010). Revisión y recomendaciones sobre la prevención, diagnóstico y tratamiento de la infección posnatal por citomegalovirus. Grupo de estudio de la infección por citomegalovirus de la Sociedad Española de Infectología Pediátrica. https://doi.org/10.1016/j.anpedi.2010.05.024