Promoción de la resiliencia: ¿mucha agua ha corrido bajo el puente?

13 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la médica Irene Nora Melamed
La promoción de la resiliencia requiere de especial conocimiento para su realización. Cuando la misma se lleva a cabo desde la infancia los resultados son mejores.

La resiliencia es la capacidad de muchos seres humanos de sobreponerse a situaciones adversas. A pesar de ellas, las personas se desarrollan psicológicamente sanas y siguen proyectándose al futuro. Es por eso, entre otras causas, que es de importancia la promoción de la resiliencia en la infancia, más allá de que mucha agua ha corrido bajo el puente.

La resiliencia como proceso

La resiliencia es un proceso de desarrollo saludable y dinámico de los seres humanos en el que la personalidad y la influencia del ambiente interactúan recíprocamente.

El vocablo resiliencia se utiliza en la física y es la cualidad que tienen los materiales para no deformarse ante presiones y fuerzas externas. Su aplicabilidad en las ciencias de la salud se expresa a fin de ilustrar la habilidad de resistir, demostrar fuerza, endurecerse y no alterarse ante situaciones adversas y de crisis.

Promoción de la resiliencia: la pregunta que subyace

¿Por qué determinadas personas se enfrentan a situaciones adversas y, a pesar de ello, salen fortalecidas y otras, en cambio sucumben ante ellas? ¿La respuesta la encontramos en la resiliencia? Es posible que sí, además de otros factores, pero es por eso que la promoción de la resiliencia en la infancia es esencial.

Ahora bien, al expresar a modo de interrogante si mucha agua ha corrido bajo el puente, lo que queremos expresar es que la resiliencia ha transitado por muchas etapas y en su paso se ha encontrado con detractores y entusiastas. Quienes se oponen al concepto destacan que, en vez de dotar a las personas de capacidades para enfrentar situaciones difíciles, lo ideal sería suprimir o reducir esas problemáticas.

Niño en la nieve superando el frío y las adversidades gracias a la promoción de la resiliencia en la infancia.

Nuevamente, es bueno, en ocasiones, en contextos de salud, no pensar en blanco o negro, sino incorporar el tema de los grises, no como un signo de tibieza, sino como un modo de ampliar las diferentes perspectivas.

Características de una persona resiliente

¿Difícil o complicado de lograr la promoción de la resiliencia?

Os proponemos centrarnos en la última de ellas: la actitud positiva y autoconfianza. ¿Es siempre posible estar en ese tono?

Desde La Mente es Maravillosa, y en relación con este punto, se describe que “No es solo una etiqueta. No es esa frase que tanto vende y que tantas veces te encuentras en los muros de tus redes sociales: mantener una actitud positiva ante la vida es una necesidad. Sabemos que en ocasiones no es fácil, que las tinieblas nos asolan sin que nadie lo espere, sin que nadie se haya preparado ante ello y que puede resultar imposible asomar una sonrisa en tales circunstancias”.

Otras voces

Investigadores de la Asociación Española de Pediatría señalan entre los factores facilitadores de la resiliencia a que:

  • “Las personas se protegen con capacidades como la intuición de que algo falla o está por solucionar, con realismo, sin negar las evidencias ni las malas noticias”.
  • Narrar, escribir (la propia autobiografía) y compartir los problemas o los recuerdos mejora la capacidad para afrontarlos“.
  • “Pasar página, dar por terminada la adversidad, dejando a veces que pase el tiempo”.
  • “Y el humor, que distancia emocionalmente del dolor, del miedo y de la ansiedad”.
    Niño con el puño en alto tras conseguir un éxito.

Paralelamente

Desde la Academia Americana de Pediatría se alerta que no es posible proteger a nuestros hijos de los altibajos de la vida. Sin embargo, “es posible educar hijos capaces de adaptarse y superar las adversidades y podemos proporcionarles las herramientas que necesitan para responder a los desafíos de la adolescencia y de la adultez joven y para desenvolverse con éxito en la edad adulta”.

“A pesar de nuestros mejores esfuerzos, no podemos evitar la adversidad y la tensión diaria, pero podemos aprender a ser más optimistas al cambiar la manera en la que pensamos con respecto a los desafíos y adversidades”.

En conclusión a la promoción de la resiliencia

  • La promoción de la resiliencia en la infancia es de importancia y si bien mucha agua ha corrido bajo el puente, es esencial tomar los aspectos destacados de la resiliencia y dejar a un lado los que puedan ser controversiales.
  • Aunque superar la adversidad no es siempre posible, la resiliencia puede ser un factor esencial.
  • Asociación Española de Pediatría.
  • Academia Americana de Pediatría.