Salud infantil: temas que a veces nos quitan el sueño

7 febrero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la médica Irene Nora Melamed
En la medida en que nuestros niños crecen sanos y vamos adquiriendo confianza en la crianza, se reducen los temas que, como padres, nos quitan el sueño. Encontrar el balance y el equilibrio adecuado entre el disfrute y la responsabilidad es un camino esencial.

Los niños, por lo general, son sanos. Sin embargo, en los primeros años de vida, aunque no es privativo de esta etapa, pueden aparecer situaciones problemáticas de salud infantil o temas que a veces nos quitan el sueño.

Sin ánimo de crear intranquilidad, ya en la iniciativa de capacitación Salud y Adolescencia se ha diseñado un curso virtual que se denomina «Salud de la Adolescencia: los temas que, a veces, nos quitan el sueño».

Pareciera, entonces, que los padres necesitan adoptar mecanismos de relajación, como pueden ser, por ejemplo, la meditación o el mindfulness como un modo de estar sereno frente a situaciones difíciles.

Mamás y papás: ¿a ambos ciertas cuestiones de salud infantil les quita el sueño por igual?

Más allá de que la frase del título de esta nota ha querido ser una metáfora y la posibilidad de compartir las preocupaciones que surgen de la crianza, no existen, hasta el momento, investigaciones que brinden información respecto de cómo reacciona el hombre y la mujer en cada caso.

Es posible que la activa participación de ambos miembros de la pareja en la crianza de los hijos haga que tanto los beneficios como las responsabilidades se compartan equitativamente.Niña enferma debido a que no goza de una muy buena salud infantil.

¿Uno más uno es siempre igual a dos?

La existencia de problemas de salud en los niños es fuente de preocupación, y lo ideal sería que la misma se repartiera entre ambos progenitores. En el escenario real no siempre sucede, y es uno de los padres quien, en general, carga con una mayor responsabilidad. Más allá de que tal vez no sea de importancia ‘medir’ cuánta energía invierte uno u otro, lo genuinamente relevante es que, ante un problema, se sostengan mutuamente.

Algunos temas de salud infantil que a veces nos quitan el sueño son:

  • Fiebre de causa desconocida. La incertidumbre disminuye el umbral de tolerancia y puede ser fuente de angustia.
  • La falta de sonrisa o de disposición al juego que muchas veces denominamos como ‘estar caído’.
  • Aparición de manchas en la piel, alergias que pueden ser más o menos severas.
  • El dolor de cabeza cuando es intenso, al igual que el dolor de pecho, son motivos de preocupación.
  • El hostigamiento o bullying.

Seguramente, después de leer esto se te irán ocurriendo temas que en tu caso te quitan el sueño. Por consiguiente, no solo depende del cuadro de salud que posea el niño o la niña, sino del modo de reacción de cada uno de los padres ante situaciones de estrés.Niño enfermo en la cama con el termómetro puesto.

A modo de curiosidad

Cabe preguntarnos si los problemas de salud que a veces nos quitan el sueño son los mismos o similares a los que, en ocasiones, le quitan el sueño a los profesionales de la salud. En este sentido, un pediatra que tome los problemas con serenidad y que transmita confianza nos ayudará a que las alteraciones de salud no se minimicen pero que se les otorgue la dosis exacta de preocupación.

Resumiendo

A medida que los niños crecen, los problemas que nos inquietan van variando y surgen con más fuerza las situaciones relacionadas con alteraciones del comportamiento.

Las adicciones, la depresión y la tristeza, así como los trastornos de la conducta alimentaria van adquiriendo una mayor presencia. Los trastornos del sueño en la infancia, sin duda, reducen el sueño en los padres. Sin embargo, este artículo buscaba centrarse más en las situaciones que nos generan preocupación. La sola posibilidad de que un niño o niña puedan presentar un cáncer infantil puede ser fuente de extrema preocupación.

  • Salud y Adolescencia.
  • Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria.