Prepara a tu hijo para enfrentarse a la adversidad

Agetna · 23 diciembre, 2016

Enseñar al niño a enfrentarse a la adversidad es, a veces, un concepto olvidado en su educación. Ninguna familia quiere que su hijo “pase trabajo”, por eso, como si se tratara de una frase malagüera que si se pronuncia o se tiene en cuenta es probable que ocurra, se deja a un lado y se sueña con que el pequeño de casa va tener una vida color rosa y nunca le tocarán las carencias y las penurias tan comunes para otros.


—Yo estoy aquí para garantizarte el pan y el techo. No te traje al mundo para sufrir ni cambiar los juguetes por el trabajo diario. Si te di la vida, también te daré los medios y los recursos de ser feliz y vivir lo mejor posible.

Así piensan muchas madres. Mujeres que trabajan y se rompen la espalda para ofrecerle a sus hijos una vida mejor que la que ellas tuvieron. Hijos que no siempre valoran el sacrificio y crecen como gorriones esperando que sus padres les echen en el pico la comida del día.

Por eso alertamos. Si quieres educar bien a tu hijo no te limites en hacer malabares para ofrecerle, material y sentimentalmente, todo lo que puedas, pero…

  • No olvides educarlo para que se merezca todo cuanto le das
  • Prepáralo para el día que le toque enfrentarse a la adversidad porque ella también es parte de la vida.
niña triste en columpio

¿Cómo enseñar al niño a enfrentarse a la adversidad?

Para enseñarle al niño a enfrentarse a la adversidad lo más recomendable es aprovechar los deberes cotidianos, las tareas que no pocas veces evade para irse a jugar con sus amigos.

Así como el soldado que se prepara en tiempo de paz para luchar en tiempo de guerra, es importante que tomes el propio hogar y su día a día como el campo de entrenamiento que va a formarlo.

A continuación te damos algunos consejos:

  • Fortalece su creatividad. La creatividad no se da solo en las artes, también es creativo aquel que inventa e innova con un cincel, martillo y atornillador en las manos
  • Estimula su optimismo. Sobre todo en tiempos difíciles es necesaria la mente positiva y el buen ánimo para analizar los problemas con claridad, ver las oportunidades y tomar buenas decisiones
  • Potencia sus valores: inteligencia, audacia, capacidad de respuesta, perseverancia. El niño debe saber que todos ellos lo ayudarán a enfrentarse a las barreras que le toque franquear
  • Muéstrale la importancia que tiene esforzarse. Cuando tu hijo se esfuerza tiene más probabilidades de lograr sus objetivos y las conquistas le saben mejor. El esfuerzo es parte inalienable de los triunfadores, de los que se reponen a las adversidades y tienen éxito
  • Delega en él tareas que pueda cumplir según su edad y fortaleza física. Sacar la basura, ayudar a poner y recoger la mesa, mantener su cuarto limpio y ordenado, llevar el perrito a hacer pis…, entre otras
  • Edúcalo para que saque algo bueno de lo malo. Tu hijo debe aprender a sacar partido de todo cuanto le pase, a tomar los contratiempos como un poderoso aprendizaje que le servirá para no tropezar por segunda vez con el mismo obstáculo. Debe aprender a ser lo bastante fuerte como para no amilanarse ante la adversidad y tomarla como el núcleo que le dará un giro argumental a su vida
  • Enséñale a no tener miedo al fracaso. Fracasar en un proyecto supone el comienzo de otro, y ese otro, puede que sea el proyecto de su vida. Dile esto a tu hijo. Un proyecto que fracasa sirve como escuela, como idea que posibilitó que pudiéramos experimentar, improvisar, explorar…
  • No lo hagas un inútil ni lo sobreprotejas
madre hablando con su hija sobre sus sentimientos

  • Estimula a tu hijo a que nunca se canse de aprender e investigar. Los conocimientos lo hacen fuerte. Que se prepare todo lo que pueda. Aun cuando quiera ser médico no está demás que aprenda de plomería y carpintería; que sepa cocer, cocinar, arreglar un auto…
  • Enséñalo a estar abierto al cambio. La naturaleza de los humanos nos hace rechazar y tener miedo a los cambios. Pero cuando nos damos la oportunidad de sentarnos a observar lo nuevo inmediatamente advertimos las oportunidades que la vida nos pone delante
  • Enséñale a encontrar en la familia su punto de apoyo. No por gusto versa el refrán “En la unión está la fuerza”. Nadie que esté solo le tocará enfrentarse solo a la adversidad. Que construya y sea parte de una familia unida en donde sus miembros se mantengan seguros.

Mamá, nadie en el planeta Tierra, ni el más rico ni el más suertudo, está exento de sufrir alguna que otra carencia. Fortalece a tu hijo para que sepa enfrentar las que le lleguen.

Regresé para ver, bajo el sol, que los veloces no tienen la carrera, ni los poderosos la batalla, ni tienen los sabios tampoco el alimento, ni tienen los entendidos tampoco las riquezas, ni aun los que tienen conocimiento tienen el favor; porque el tiempo y el suceso imprevisto les acaecen a todos.

-Salomón, Rey de Israel a.C-