Programas de asesoramiento vocacional para estudiantes

6 febrero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Ana Couñago
El asesoramiento vocacional es muy importante para que los estudiantes puedan afrontar con éxito el futuro laboral y profesional.

La orientación laboral y profesional es un proceso estructurado que ayuda a los jóvenes a paliar la incertidumbre asociada al futuro que pueden elegir. Actualmente, existen una amplia variedad de programas de asesoramiento vocacional para estudiantes. Estos se suelen aplicar en los centros educativos, sobre todo de secundaria, con el fin de lograr el mejor desarrollo vocacional del alumnado.

En este sentido, se les facilita y explica toda aquella información relevante y necesaria para que, tras la evaluación de las propias experiencias y el contraste con el entorno laboral, puedan llegar a tomar una decisión realista y eficaz, en relación a la formación profesional que quieren realizar.

Programas de asesoramiento vocacional para estudiantes

En la actualidad, existe una gran variedad de programas que guían a los estudiantes en el tema del asesoramiento vocacional. Estos se basan en un autoaprendizaje de la conducta vocacional comparándola con la de un grupo profesional, entre los que se encuentran:

  • Humanístico (humanidades y cultura): antropólogo, arqueólogo, filósofo, historiador, escritor, periodista, traductor, etc.
  • Psicopedagógico (ayuda y educación): maestro, psicólogo, pedagogo, terapeuta ocupacional, trabajador social, etc.
  • Sociojurídico (sociedad y legislación): abogado, juez, político, sociólogo, etc.Adolescentes consultando algunos de los programas de asesoramiento vocacional.
  • Económico-empresarial (economía, empresa y comercio): contable, gestor empresarial, publicista, administrativo, etc.
  • Biosanitario (salud y la vida): biólogo, podólogo, farmaceútico, fisioterapeuta, etc.
  • Científico-tecnológico (ciencias de la naturaleza y su transformación tecnológica): informático, químico, físico, óptico, astrónomo, matemático, arquitecto, etc.
  • Artístico (bellas artes y expresión plástica): actor, bailarín, compositor, músico, decorador, etc.
  • Deportivo (actividad física y deporte): árbitro, entrenador, seleccionador deportivo, etc.
  • Seguridad (defensa, seguridad y ejército): agente de seguridad, policía, militar, etc.

Así pues, uno de estos programas de asesoramiento vocacional para estudiantes es el Sistema de Autoayuda y Asesoramiento Vocacional. A continuación te explicamos en qué consiste y cómo ponerlo en práctica.

Sistema de Autoayuda y Asesoramiento Vocacional

El Sistema de Autoayuda y Asesoramiento Vocacional es un sistema semicerrado de autoayuda y asesoramiento mediante el cual el estudiante aprende los aspectos esenciales de su conducta vocacional.

Para ello, se utilizan materiales que permiten el trabajo autónomo. En su versión original constaba exclusivamente de materiales en soporte de lápiz y papel. Sin embargo, actualmente, se comercializa en soporte informático, adaptándose a los nuevos tiempos.

Este programa está diseñado para ser autoaplicado, ya que simplemente consisten en cubrir o contestar una serie de preguntas siguiendo las instrucciones que se indican.

Asimismo, también es autocorregible. De modo que el alumno debe comprobar los aciertos y calcular los resultados, con base en unas plantillas específicas del grupo vocacional al que pertenece.

Además, es el propio joven o adolescente el que realiza la propia interpretación de las puntuaciones obtenidas.Así, se consigue que el estudiante realice un aprendizaje significativo a lo largo de todo el proceso, potenciando:

  • La responsabilidad.
  • El compromiso con sus experiencias y decisiones.Chica estudiando para acceder a la universidad.

Estructura del Sistema de Autoayuda y Asesoramiento Vocacional

Así pues, el Sistema de Autoayuda y Asesoramiento Vocacional está estructurado en siete fases. Las tres primeras son obligatorias para obtener la información vocacional, mientras que las otras cuatro son de carácter optativo:

  • Fase I. Desarrollo vocacional: está formado por los intereses vocacionales y las preferencias profesionales. Además, incluye su evolución a lo largo de los años.
  • Fase II. Cognición vocacional: capta la manera en que el propio estudiante ve el mundo profesional. Analiza lo que piensa de él y cómo estructura sus ideas sobre las diferentes profesiones.
  • Fase III. Motivaciones vocacionales: es el análisis de lo que se ha hecho. Contiene las expectativas, autoeficacia, sobre sus experiencias escolares y vocacionales.
  • Fase IV. Indecisión: expresa el grado de incomodidad ante la toma de decisiones. Informa del estado subjetivo del alumno y avisa de la necesidad o no de recibir ayuda especializada.
  • Fase V. Capacidades básicas para el estudio: se centran en las aptitudes que se ponen a prueba en tests de capacidad intelectual.
  • Fase VI. Cultura y conocimientos: es una estimación de la cultura general, en contenidos de ciencias y humanísticos.
  • Fase VII. La toma de decisiones: integra la información más relevante de cada fase y la trata como evaluación de la Situación Vocacional.
  • Rivas, F., Rocabert, E. y López, M. L. (2003). Sistemas de autoayuda y asesoramiento vocacional (SAAV): SAAV-r, SAAVI: manual profesional. EOS.