El primer teléfono de tu hijo, ¿qué debes saber?

María José · 3 agosto, 2016

Los niños con el afán de imitar a sus padres y a los adultos en general, cada vez quieren un móvil con edades más tempranas. Pero no es buena idea permitir que un niño tengo un teléfono para su uso y disfrute si no tiene la maduración suficiente para hacerse responsable de él y de entender lo que significa tener un teléfono hoy en día. Pero no te preocupes, hoy quiero hablarte sobre algunas cosas que debes saber al respecto.

Hay investigaciones que muestran cómo prácticamente a todos los niños se les permite mantener su teléfono en su dormitorio durante toda la noche, algo que hará que respondan mensajes a altas horas de la noche, perjudicando su sueño adecuado. Solo el 11% de los padres sospechan que sus hijos adolescentes nunca han utilizado el teléfono con contenidos sexuales mientras que el 41% de los adolescentes, admiten que sí lo han hecho.

Es alarmante que existan estudios que muestran cómo los niños comienzan a ver porno antes de los 10 años, y esto en muchos casos se debe a la facilidad que tienen para acceder a esos contenidos a través de los dispositivos electrónicos e Internet. Los niños están enganchados al uso del teléfono móvil y esto es bastante alarmante, ya que lo natural es que socialicen y que utilicen su tiempo de otro modo.

Chica contenta con su primer teléfono

 

La importancia de la auto-disciplina

Se necesita una buena cantidad de auto-disciplina para manejar la responsabilidad de usar un teléfono móvil. La mayoría de los niños no están preparados para hacerlo antes de la escuela secundaria. De hecho, la corteza prefrontal de los niños y niñas no estará completamente desarrollada hasta que tengan unos 20 años -antes de esto, los niños y adolescentes no tienen un buen control de sus impulsos-.

En este sentido, los niños y adolescentes tienen demasiadas tentaciones para usar las redes sociales de forma indebida y el sexting, los juegos adictivos u otras actividades que se realizan por el móvil están en su día a día. Un niño o adolescente no pueden utilizar un teléfono móvil de forma constante y sin supervisión… es lo mismo que dar a un niño una sustancia adictiva y dejarle solo… el peligro está asegurado.smartphone-569076_640

La responsabilidad

Es natural que te preocupes cuando tu hijo vaya a tener su primer teléfono, incluso si piensas que es lo suficientemente responsable. También es cierto que el teléfono es un dispositivo de conexión que te permitirá estar más conectado a tu hijo cuando no estéis juntos o cuando salga con sus amigos. Pero también es un símbolo de separación, un recordatorio de que tu hijo está poniendo distancia emocional contigo. Lo que es peor, es un presagio de los peligros que acechan en el mundo exterior:

  • Distraerse con el teléfono en lugar de prestar atención a las tareas escolares o realmente importantes
  • Enviarse mensajes de texto de forma secreta con otras personas en la madrugada
  • Realizar comportamientos no apropiados como el envío de fotos con semidesnudos
  • Recibir o enviar textos sexuales
  • Sufrir ciberbullying

 

Posibles reglas para el teléfono móvil

Si a pesar de todo esto, piensas que tu hijo tiene la capacidad suficiente para poder usar un móvil porque es un chico o una chica responsable, entonces no dudes en tener en cuenta algunas normas para que realmente pueda hacer un buen uso del terminal.

  • No enviar cosas de mal gusto a nadie
  • Preguntar antes de enviar un texto o una foto
  • Si alguien le pide que envíe una foto atractiva, no hacerlo nunca
  • No dar nunca su teléfono a desconocidos, preguntar antes de dar
  • Los padres deben estar al tanto de la agenda del teléfono y de los mensajes que se envían en whatsapp
  • Por la noche el teléfono deberá estar apagado
  • No responder a números de teléfono que no conoce
  • No descargar aplicaciones, imágenes ni vídeos sin permiso
  • No usar el teléfono mientras se está en la mesa en familia
  • Tener una vida aparte del teléfono
  • Supervisar el teléfono para prevenir la dependencia
  • Se deberá hacer cargo de sus gastos de teléfono

Estas son algunas reglas importantes para seguir, pero puedes adaptarlas dependiendo de cómo es tu hijo/a.