Prevenir el bullying: un trabajo de todos

06 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz Martín
El acoso escolar genera un fuerte impacto emocional en los menores y puede producir serias secuelas. Por ello, es tarea de toda la sociedad responsabilizarse y actuar al respecto.

Hemos de ser conscientes de que todos jugamos un papel esencial a la hora de prevenir el bullying y, por lo mismo, debemos tomar responsabilidad.

Resulta imprescindible dar visibilidad a esta problemática y derribar algunos mitos al respecto pues, lejos de tratarse de “cosas de niños”, hablamos de una situación de violencia que marca significativamente la salud mental de los jóvenes afectados.

Es trabajo de toda la sociedad revisar los valores y principios que nos rigen y que estamos transmitiendo a las nuevas generaciones. Es necesario que comprendamos el tremendo impacto que el bullying puede causar en nuestros niños y que estemos dispuestos a erradicar esta situación desde la posición que cada uno ocupemos.

¿Cómo pueden los padres prevenir el bullying?

Niño sufriendo bullying.

Niño acosador

La familia es el primer agente de socialización del niño. En ella se interiorizan los principales valores, actitudes y comportamientos. Por ello, es de suma importancia que los padres cuiden lo que enseñan a sus hijos, no solo con sus palabras, sino también con sus actos.

Con frecuencia, los menores que ejercen acoso contra sus compañeros presentan serias carencias en su educación: falta de afecto, ausencia de límites, excesiva exigencia paterna… Por otro lado, ser testigo o víctima de comportamientos violentos en el propio hogar puede generar que el menor adopte la misma postura en la escuela.

Si tu hijo presenta algunas de las siguientes características, mantente alerta y trata de abordarlas cuanto antes:

  • Tiene comportamientos de manipulación o trata de dominar a otras personas al relacionarse con ellas.
  • No tolera la frustración, tiene un temperamento explosivo y no reconoce sus errores.
  • Presenta una baja autoestima y siente envidia que no sabe gestionar.
  • Carece de empatía por otros seres vivos.
  • Reacciona de modo prepotente y desafiante cuando le corriges o tratas de impartir disciplina.

Niño acosado

Por otro lado, si te encuentras en el lugar de padre de un niño que sufre acoso escolar, has de saber que tu reacción y apoyo pueden marcar la diferencia. Es probable que tu hijo sienta vergüenza, culpa o temor respecto a lo que le ocurre y no se decida a contarlo. Por lo mismo, trata de estar atento a las señales y asegúrate de ofrecerle toda tu comprensión y apoyo.

Actúa. En cuanto conozcas la situación que está atravesando tu hijo, toma cartas en el asunto. Habla con el colegio y con las autoridades en caso de que el primero no se muestre dispuesto a colaborar. Invita a tu hijo a acudir a un psicólogo infantil si lo consideras necesario. Y, sobre todo, repítele que no hay nada malo en él, que no es culpable de ningún modo. Esto ayudará a preservar su autoestima y se sentirá más confiado y acompañado en su proceso.

Prevenir el bullying desde el colegio

Por ser el espacio en el que tiene lugar el acoso escolar, el colegio es un factor clave a la hora de prevenir el bullying. Este ha de tomar una postura clara y contundente al respecto y educar a los jóvenes en valores, tolerancia y diversidad. Asimismo, ha de fomentar la cooperación y tomar medidas firmes cuando el acoso se haga presente.

¿Cómo se puede prevenir el bullying?

Uno de las propuestas con mayor éxito hasta el momento es el método KiVa, implantado por primera vez en Finlandia y extendido, en la actualidad, a diversos países. Dicho método no pone el foco en tratar de empoderar a la víctima ni en fomentar la empatía del acosador. Esta novedosa y eficaz propuesta se centra en los espectadores, el resto de niños, compañeros de escuela que presencian las agresiones.

Si estos están concienciados y son capaces de posicionarse a favor de la víctima y rechazan frontalmente la violencia, el acosador frenará su conducta al no obtener la respuesta esperada, al no lograr popularidad, sino todo lo contrario, cesará.

El método KiVa nos muestra de forma contundente que es tarea de todos prevenir el bullying, que todos somos parte del problema o de la solución. Por ello, cada día tenemos que ser conscientes de esta dura realidad y apoyar a los jóvenes que nos necesitan.

  • Rojas Morales, J. M. (2017). Lo solucionamos como en Finlandia: El método KiVa. PublicacionesDidácticas81(1), 336-342.
  • Torres Calero, C. J. (2019). Perfil psicológico de los niños acosadores que asisten a la escuela de educación básica fiscal “29 de mayo" en la ciudad de Quito en el periodo 2017-2018 (Bachelor's thesis, Quito: UCE).