¿Es posible amamantar a mi bebé si estoy embarazada?

Amamantar a un bebé cuando ya se está embarazada de otro es un hecho que sorprende a muchas, pero es una realidad para algunas. Si las primeras conciben el proceso de la lactancia, la relación íntima que tienen con su hijo, sin ningún tipo de “interferencias”; las segundas, no experimentan lo mismo.

Los momentos en los que amamantan a su bebé son más dinámicos; y mientras lo cambian de un pecho a otro, por más que se quieran concentrar solo en el proceso, aquel que vive dentro de su vientre les recuerda, con delicadas pataditas, que más temprano que tarde ocupará también un lugar en sus pechos.

En esta amalgama de sensaciones quizás estas madres se pregunten: ¿es bueno amamantar al bebé si estoy otra vez embarazada?

Amamantar y embarazo: ¿es saludable que coincidan?

amamantar 1

Ante la pregunta de si es posible y saludable amamantar, tanto para la mujer, el bebé y el hijo que está por nacer, te respondemos:

Sí, es posible y saludable. Siempre que mamá tome las providencias necesarias, ninguno de los tres “implicados” sufrirá ningún tipo de riesgos.

 La lactancia materna es mucho más que comida. Es una forma de relación física y afectiva, es contacto frente a la soledad, consuelo frente a la tristeza, seguridad para descubrir el mundo, anestesia para el dolor.

—Julio Basulto—

¿Cuáles son las precauciones que debo tomar?

Amamantar durante el embarazo puede ser un tanto difícil. La gravidez reduce la producción de leche materna, por eso, si estás embarazada otra vez y te encuentras en pleno período de lactancia, necesitas beber gran cantidad de líquidos, agua, sobre todo.

Estar bien hidratada hará que tus mamas tengan la cantidad de leche necesaria para el hijo que lactas y dentro de tu vientre, el bebé que se encuentra en pleno desarrollo, gozará también de la hidratación que precisa.

¿Y no es mejor destetar al bebé lo antes posible?

Si tu embarazo es normal no tienes por qué destetar a tu otro hijo. La leche materna le es necesaria para cubrir sus necesidades nutricionales y dotarlo de anticuerpos a la hora de defenderse de los patógenos; la lactancia le ayuda a sentirse protegido, amado y lo hace feliz.

Aunque tu otro hijo te preocupe, también debes velar por la salud del que tienes en tus brazos. Solo si estás en riesgo de parto prematuro o cualquier otra anomalía, y tu gineco-obstetra te lo indica, debes dejar de lactar a tu bebé.

Una vez dé a luz, ¿quién tiene prioridad en la toma de leche?

amamantar 3

Hasta hace un tiempo se decía que la lactancia materna debía ser exclusiva hasta los 6 meses de edad. En algunos países este período no ha variado, pero en muchos otros se ha extendido y los especialistas aconsejan prolongar la lactancia exclusiva hasta el primer año de vida y combinarla con alimentos sólidos a partir de ese momento.

Tus dos hijos tienen igual necesidad de leche materna. Ninguno debe estar por delante del otro. Solo debes combinar el proceso según las necesidades nutricionales de cada cual.

El bebé que acaba de nacer solo se alimenta de leche materna. Debes darle el pecho cada tres horas aproximadamente y acortarás el período si sufre de hipo o si notas que te lo está pidiendo.

Tu otro bebé debe estar cerca del primer año de vida si es que no lo ha cumplido ya.

En este momento, seguro que ya has incorporado a su dieta los alimentos sólidos: papillas, jugos, frutas o pan, entre otros. Sin embargo, siendo todavía un bebé necesita continuar lactando de tus pechos por todo lo que la lactancia materna le brinda y también para, como se dice popularmente, terminar de llenar su pancita.

¿La lactancia en tándem perjudica de alguna manera a alguno de mis hijos?

amamantar

La lactancia simultánea comúnmente llamada lactancia en tándem no perjudica a ninguno de los dos bebés, por el contrario, los beneficia.

Se dice que la relación afectiva entre los dos, tanto ahora como en el futuro, puede ser mayor que en aquellos hermanos que no compartieron el seno de sus madres.

Por otro lado, se ha comprobado que los niños que comparten el pecho de su madre ganan más peso en menor tiempo, si se comparan con aquellos niños que no tuvieron hermanos para compartir la lactancia.

Esto es posible gracias a que la producción en las mamas aumenta a la par de la succión del pezón. Dos niños demandando leche hacen producir más que uno solo.

Dicho todo esto no nos queda más que concluir: el destetar o no a tu bebé cuando te enteras de que estás embarazada queda por tu cuenta.

Categorías: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar