¿Por qué pueden llorar los bebés?

Yamila Papa · 9 agosto, 2018
Muchos padres, sobre todo cuando son primerizos, se preguntan: ¿Por qué pueden llorar los bebés? Si bien no hay una única respuesta, es bueno tener algo de conocimiento para cuando llegue el momento. De esta manera, será más fácil calmarlos.

El llanto de un niño puede ser motivo de insomnio, desolación y frustración para los padres. Además, puede aparecer en cualquier momento y los adultos no saber bien a qué se debe. Si te preguntas por qué pueden llorar los bebés, te lo contamos en el siguiente artículo.

¿Por qué pueden llorar los bebés?: motivos principales

No podemos evitar que nuestro bebé llore. Esa es su manera de comunicarse cuando algo no le agrada o necesita algo en particular. Al principio, parece que todos los llantos son iguales; sin embargo, con el paso de los días y las semanas, los padres se irán dando cuenta de que hay ‘tonalidades’ diferentes según lo que sus bebés quieren.

Sin dudas, en los primeros días parece imposible calmarle porque no se sabe muy bien por qué está llorando. No te preocupes, muy pronto podrás ‘adivinar’ sus gestos, necesidades, señales y, sobre todo, consolarlo y calmarlo de la manera adecuada.

Entonces, ¿por qué pueden llorar los bebés? Aquí te contamos los principales motivos:

1. Hambre

Al nacer, el niño solo piensa en una cosa: comer. Por eso, en la mayoría de los casos, cuando llora es porque tiene hambre; sobre todo por las noches, cuando se despierta sobresaltado y con deseos de alimentarse.

Igualmente, existen otras señales que te pueden indicar que el pequeño está hambriento antes de que empiece a llorar. Por ejemplo, si está inquieto, se lleva las manos a la boca, gira la cabeza a un lado cuando le acaricias la mejilla, saca la lengua o hace chasquidos con los labios.

2. Problemas estomacales

Durante las primeras semanas de vida, los cólicos son más que habituales. Esto sucede cuando el sistema digestivo se está acostumbrando a digerir la leche y desencadena diarrea, gases, vómitos, etc.

Si tu bebé comienza a llorar después de alimentarse, quizás se deba a que le duele el estómago, está estreñido, tiene gases o sufre de reflujo gastroesofágico. Existen diferentes técnicas para aliviar estos síntomas, como por ejemplo ponerlo boca arriba y mover sus piernas como si pedalease una bicicleta. Antes de medicarlo, consulta con el pediatra.

Otro motivo de por qué pueden llorar los bebés es que necesita eructar. Si tu pequeño come de manera apresurada, probablemente trague aire; al terminar de alimentarse, debe expulsarlo.

3. Pañal sucio

No debe ser muy cómodo andar con el pañal sucio por la vida. Algunos bebés apenas hacen sus necesidades ‘le avisan’ a la madre que lo tienen que cambiar e higienizar. Otros quizás soportan más la suciedad y no informan de la situación enseguida.

En cualquiera de los casos, cuando el bebé llora, debes echar un vistazo al pañal y verificar que no esté muy sucio. Recuerda que no cambiarlo en el momento puede provocar eccemas, irritación, enrojecimiento o lo que se conoce como dermatitis del pañal.

“No podemos evitar que un bebé llore. Esa es su manera de comunicarse cuando algo no le agrada o necesita algo en particular”

4. Sueño

Otro motivo por el cual lloran los bebés es que necesitan dormir. Si bien pasan una buena parte del día descansando, a veces quieren conciliar el sueño y no pueden. ¡Y eso los irrita sobremanera!

Cuando llega su hora de la siesta, en lugar de dormirse se ponen irritables y lloran desconsoladamente. Es que ellos necesitan cumplir ciertos hábitos para dormir, como por ejemplo que se los acueste en la cuna o se los arrulle.

¿Qué hacer para que el bebé se tranquilice?

5. Falta de atención

A los bebés le encanta que los mimen, que los carguen en brazos, que les canten y que puedan sentirse protegidos y amados cerca del pecho de sus padres. Quizás el llanto es su manera de pedir que le presten más atención, que lo levanten de la cuna y que lo acaricien un rato.

Algunos dicen que eso es malcriar al niño; sin embargo, durante los primeros meses, el bebé necesita el contacto con las personas que le han dado la vida.

Por supuesto que existen otros motivos de por qué pueden llorar los bebés, como por ejemplo que esté demasiado abrigado y sienta calor o que el ambiente donde se encuentra es más frío de lo necesario. También puede deberse a que hay algo que le molesta, como la etiqueta del abrigo o un juguete muy cerca de él.

Si ninguna de las razones anteriores son las que iniciaron el llanto de tu bebé, te recomendamos que lo lleves al pediatra para que lo revise. Es la mejor manera de evitar que una simple molestia se convierta en algo más grave.