¿Por qué los peluches son los juguetes preferidos de los niños?

Corina González 31 julio, 2018
Los primeros amigos de nuestros hijos son personajes por lo general inanimados, que les acompañan, brindan confianza y llenan de momentos increíbles sus días desde su nacimiento.

Sin duda alguna, los peluches son los juguetes preferidos de los niños. Todo el mundo tiene en la memoria la imagen de llevar su favorito consigo de pequeño; pudo haber sido un oso, elefante o personaje de alguna película; los peluches han estado ahí desde siempre.

Posiblemente, entre tus recuerdos más añorados de la niñez estará ese pequeño amigo que te acompañó en cada momento de diversión. Y es que todos hemos tenido en nuestra vida ese ‘compañero’ que durante la infancia nos brindó seguridad y confort en diferentes momentos; en la gran mayoría de los casos, este suele ser un peluche.

Estos juguetes afelpados, suaves y abrazables suelen brindarle a los más pequeños la tranquilidad y armonía que necesitan cuando no cuentan con la presencia de su nexo afectivo más próximo; en cierto punto, hace el papel de la mamá, el papá o la abuelita en situaciones específicas.

El mejor amigo y compañero

La verdad es que los peluches son los juguetes preferidos de los niños no sólo por cómo son, sino por lo que representan para ellos. Su textura y características físicas crean una gran empatía entre el objeto y el pequeño, lo que lo lleva a personificarlo y a crear un nexo afectivo con él.

Desde temprana edad, el peluche es parte de sus días, pues seguramente haya sido el obsequio por su nacimiento de parte de algún pariente o amigo cercano de los papás. La presencia del peluche preferido en su cuna o cochecito traerá tranquilidad a sus actividades cotidianas.

A partir de los 8 meses, ya será cuestión del niño contar con la compañía de ese juguete o no. Muy probablemente, se le verá acompañándole en sus paseos, en la guardería, en las citas con el médico y las visitas a familiares.

El peluche se convierte así en su amigo predilecto, ese que le brinda la seguridad y confianza cuando mamá o papá no están presentes. Sobre todo, cuando llega el momento en que la madre debe empezar a trabajar.

Leer cuentos para niños con osos es una actividad familiar muy enriquecedora y placentera.

Beneficios emocionales

Una de las razones por la que los peluches son los juguetes preferidos de los niños es que, con sus hermosos ojos, su nariz y la gran sonrisa los hacen sentir como si una persona estuviese acompañándolos constantemente.

Con el paso del tiempo, los peluches se convierten en sus más fieles aliados de aventuras y pasan a ser sus primeros amigos y confidentes. Al verlos interactuar con ellos, podrás notar cómo mejora su desarrollo social.

Esto se da porque el niño dota de vida a su querido juguete y lo utiliza para expresar tanto su alegría y su cariño, como su pena y frustración. Esto lo convierte en la herramienta perfecta para enseñarle normas y buen comportamiento.

“Los peluches son los juguetes preferidos de los niños no sólo por cómo son, sino por lo que representan para ellos. Su textura y características físicas crean una gran empatía entre el objeto y el pequeño”

Nuevas habilidades de juego

Estos juguetes pueden ser los mejores aliados para que tu pequeño practique algunas de sus habilidades, como por ejemplo explicar algún proceso. Cuando sea la hora de cepillarse los dientes o vestirse, puedes pedirle a tu hijo que le muestre a su peluche cómo se hace.

Además, a los niños en edad preescolar y primaria les encantan los juegos de roles, ya que les permiten comportarse como adultos por un rato. Ese tipo de juegos son claves en el desarrollo de diversas áreas de aprendizaje del niño; en esencia, se trata de comprender cómo funciona el mundo que los rodea a través de esas actividades.

Por diversos motivos, los peluches son los juguetes preferidos de los niños.

¿Cuándo debe separarse de su peluche preferido?

Por lo general, los pequeños necesitan un objeto de apego entre los 8 meses y los 3 años de vida; no obstante, esto no quiere decir que querrán sacarlos de su vida definitivamente al cumplir esta etapa.

El lazo creado es de suma importancia para el pequeño. Su peluche le ayudará a independizarse un poco más de sus padres; y luego, al sentirse plenamente seguro de sí, este amigo irá perdiendo protagonismo en su vida.

No es recomendable ser drásticos con la decisión de que deben dejarlo porque pensamos que ya está grande para usar peluche. Recordemos que es un objeto de apoyo emocional y que, con el tiempo, él por sí solo encontrará el momento adecuado para dejarlo.

Por ningún motivo se lo arrebates de golpe ni le hagas sentir mal al decir que los peluches son para niños pequeños. Debemos aceptar que ocupan una parte importante de su personalidad y ayudarles a buscar el mejor momento para despedirse de ellos.

Recordemos que los peluches son los juguetes preferidos de los niños y, por tanto, tienen un lugar especial en sus corazones. Dejemos que disfruten de ellos al máximo e inmortalicemos con fotos y recuerdos esa conexión entre el amigo felpudo y los infantes.

Te puede gustar