¿Por qué los niños muerden?

Astrid Moreira · 23 octubre, 2017

Muchas veces nos preguntamos por qué los niños muerden. Este es un hábito habitual que ocurre por diversas razones en niños de entre 1 y 3 años. Los bebés emplean su boca para explorar, aprender y relacionarse. Es una de las partes de su cuerpo que se encuentra más desarrollada, y además, con la dentición, necesita calmar sus encías, por lo que muchas veces necesitan morder debido a que carecen de autodominio.

Cuando son niños entre los 1 y 3 años, comienzan a socializar a través de esta conducta. Pero, ¿por qué los niños muerden? Normalmente lo hacen para llamar la atención o conseguir un juguete. También suelen hacerlo cuando se sienten nerviosos o frustrados, ante situaciones nuevas o cuando se produce un cambio radical en su vida. Cuando los niños se encuentran en la educación infantil, este hábito suele desaparecer debido a que comienzan a desarrollar nuevas habilidades de comunicación.

Es importante destacar que existen otras razones como que el bebé pueda estar presentando problemas emocionales, por ello debemos estar muy atentas a sus actitudes para determinar la causa de esta conducta. Para conocer más sobre por qué los niños muerden, detallamos algunas de las razones principales.

Los niños muerden por numerosos motivos.

5 razones que explican por qué los niños muerden

Según los estudios realizados por la Asociación Nacional Norteamericana para la Educación de los Niños, existen principalmente 5 razones que indican por qué los niños muerden:

Exploración

Cuando los bebés son pequeños tienden a adquirir este hábito por curiosidad con el objetivo de conocer los objetos. Como comentamos  anteriormente, esta es la parte del cuerpo que se encuentra más desarrollada y los ayuda a aprender. Los niños utilizan los sentidos para conocer el mundo. Así, puede ocurrir que tome la mano de otro niño y la muerda. Si se produce esta situación, únicamente con indicarle que no debe hacerlo será suficiente.

Reclamar atención

Una de las formas que utilizan los niños para llamar la atención de los adultos y sus compañeros es morder. En este caso, es muy importante explicarle que eso está mal y que no debe hacerlo más, porque con ello le está causando daño a los demás. Con firmeza enséñale que debe expresarse a través de las palabras y sin dañar a otras personas.

Defenderse

Si el niño está empezando a conocer a otros niños y se encuentra en entornos que no son habituales para él, puede que busque morder a otro niño en defensa propia, pensando que quizás es una amenaza. En este caso puedes tranquilizarlo, hacer que se sienta protegido y decirle que nadie le hará daño.

Control de la situación

El niño presentará una fuerte necesidad de autonomía y control. Cuando compruebe el efecto del mordisco en los demás, se puede comenzar a sentir más fuerte y potente. Para corregir su actitud, debemos enseñarle comportamientos correctos como compartir juguetes, dar las gracias y ser amable. Es fundamental explicarle que puede tener el respeto de los demás sin necesidad de imponerse mediante la violencia.

Cambios

Otra de las razones por las cuales un niño puede morder es la presencia de un cambio fuerte o de algún problema emocionalEsto puede ocurrir, por ejemplo, cuando llega un nuevo hermanito a la familia, se lleva a cabo una mudanza o cuando empieza a relacionarse con otros niños en la guardería. Puede hacerlo con el objetivo de llamar la atención y expresar su inconformidad ante la situación.

¿Cómo actuar ante esta conducta?

Prohibir una conducta no significa que el niño entienda qué es lo correcto. Ellos copian patrones durante su crecimiento; por ello, es importantes servirles de ejemplo, mostrándoles que existen otras formas de relación como utilizar el lenguaje, esperar turnos, pedir prestado, acariciar a sus amigos, ser amable, respetar a los demás y demás comportamientos positivos.

Cuando el niño exhiba conductas positivas, debemos elogiarlo para que entienda que está actuando bien. Por ejemplo, valorarlos y felicitarlos cuando estén jugando de manera pacífica con otro niño.

“Los niños deben aprender que nunca deben responder de la misma manera ante un acto negativo, morder a un niño que muerde es un gran error”

Los niños tienden a llevarse todo a la boca.

¿Qué podemos hacer para que deje de morder?

Lo primero que debemos hacer es observarlo para determinar la causa de los mordiscos. Es fundamental tener mucha paciencia y comprender que los resultados llegan a largo plazo, ya que se trata de una conducta que demos corregir poco a poco. ¿Qué podemos hacer para que deje de morder?

  • Piensa cuándo y por qué tu hijo muerde.
  • No debemos perderlo de vista cuando esté con otros niños. Nuestra presencia le dará seguridad.
  • Si  muerde a alguien, actúa de forma tranquila y explícale que no está bien hacerlo. Dile que no debe morder a otros niños, únicamente a los alimentos.
  • Consulta con otras personas las estrategias que utilizan con sus hijos. Podrían ayudarte.
  • No debes gritarle ni castigarlo, debes actuar de forma comprensiva.

Recordemos que los niños en pleno crecimiento tienden a adoptar ciertos hábitos de aprendizaje que debemos ayudarles a corregir. Lo más importante es comprender el por qué de sus actitudes y apoyarlos en todo momento. Si tienes algunas dudas, puedes consultar con otros padres y aplicar nuevos métodos que quizás a ti no se te ocurran.