¿Por qué es bueno ir con los niños al teatro?

Este artículo fue redactado y avalado por la profesora Azucena Fernández
· 6 mayo, 2019
Ir con los niños al teatro es una de las experiencias artísticas más positivas que puedes vivir con ellos.

Ir con los niños al teatro debería ser algo obligatorio para completar su educación. Son muchos los beneficios que el teatro nos aporta, tanto a los adultos como a los niños. Hay muchas razones por las que el teatro existe desde hace miles de años y sigue creciendo.

Mucha gente, cuando vive la experiencia de ir al teatro por primera vez y son espectadores de una obra que les gusta, describen la experiencia como algo mágico. Realmente puede llegar a ser una experiencia inigualable. Vamos a ver algunas razones por las que es bueno llevar a los niños al teatro.

Ir al teatro une

En primer lugar, ir al teatro une a la familia, une a los amigos. Normalmente, acudimos a las representaciones con grupos de familiares y amigos. Ir al teatro es una buena ocasión para realizar una salida diferente con los niños.

No solo vamos juntos, sino que además estamos participando de la misma experiencia compartiendo un espectáculo y momento concreto. Muchas veces, incluso, se interacciona con los demás espectadores antes y después de la representación. Si acudimos a una obra adecuada para el público infantil habrá más niños y nuestros hijos socializarán con ellos sin darse cuenta.¿Por qué es bueno ir con los niños al teatro?

Llevar a los niños al teatro crea tradiciones y descubre novedades

Para muchas familias, ir al teatro en fechas señaladas se convierte en una tradición. Acudir, por ejemplo, a ver una obra de teatro en momentos como la Navidad, el comienzo de las vacaciones de verano o en algún cumpleaños, lo convierte en un hecho todavía más especial. Estaremos creando, así, nuestras propias tradiciones familiares.

En las mismas fechas cada año reviviremos la experiencia de ir al teatro juntos y siempre encontraremos nuevos espectáculos, nuevos escenarios, nuevos actores o nuevos directores. Además, recordemos que cada representación teatral es nueva porque es única. Incluso repitiendo una obra con los mismos actores encontraremos cosas nuevas.

Nos hace escapar de la realidad y potencia la imaginación

Los espectáculos teatrales nos permiten escapar por un tiempo de la realidad. Así pues, los niños viven este de una forma más tangible todavía. Para ellos ir al teatro es entrar en nuevo mundo de imaginación, de realidades nuevas que experimentar.

«Sucede lo mismo leyendo o viendo una película en el cine, pero en el teatro todo es más real porque sucede con personas reales aquí y ahora, y los niños llegan a valorar eso muchísimo».

Teatro y realidad

El teatro es una de las artes que más implica trabajar con la realidad en todo momento. Una representación teatral puede, muchas veces, ayudar a los niños a lidiar con las dificultades reales con las que se encuentren en su vida.

Si elegimos bien el tema de la obra que veremos, pueden encontrarse en el escenario con situaciones que vivan en su día a día, y plantearse muchas cosas. Incluso, pueden inspirarse para solucionar conflictos internos a los que se estén enfrentando al ver cómo los personajes están solucionando esos conflictos similares.

Ir con los niños al teatro mejora la comunicación

Son muchas las ocasiones en las que hemos ido a ver una obra de teatro con niños y nos encontramos con que, a la salida, tienen muchas preguntas para nosotros. Preguntas sobre situaciones que han visto y cosas que quieren entender mejor.¿Por qué es bueno ir con los niños al teatro?

También nos plantean dudas sobre el comportamiento de algunos personajes y, en ocasiones, sobre el arte de hacer teatro en concreto. Quieren saber cómo pueden llegar a saberse los actores todo ese texto, tienen preguntas sobre escenografía, e incluso vemos cómo se interesan por el hecho de si es ficción o realidad lo que han visto.

«¿Puede pasar en la vida real? ¿Nos ha pasado a nosotros alguna vez algo parecido?»

Por último, como el teatro es arte, al llevar a los niños al teatro les enseñaremos a apreciar este arte y con ello todo el trabajo artístico que hay detrás de una representación. La dedicación de los actores, directores, escenógrafos, maquilladores, vestuaristas, etc.

Si hacer teatro es una experiencia de lo más enriquecedora, asistir como espectador también lo es en todos los sentidos. Esa es la razón fundamental por la que, siempre que podamos, deberíamos ir con los niños al teatro, porque siempre es algo enriquecedor.

  • George Laferriere. (1999). La pedagogía teatral, una herramienta para educar. Educación social.