¿Por qué es bueno enseñar a los niños a respetar el medio ambiente?

Corina González · 2 agosto, 2018
Crear conciencia ecológica en nuestros hijos les ayudará a ser hombres y mujeres sensibilizados con el prójimo y responsables con la sustentabilidad de su entorno en el futuro. Sin dudas, se trata de una enseñanza sumamente necesaria.

Los beneficios que tiene enseñar a los niños a respetar el medio ambiente son muchísimos. El respeto por la naturaleza no es algo que logramos inculcar en un solo día; es más bien un proceso que debemos iniciar desde que nuestros hijos son muy pequeños.

Hoy en día, la preocupación por lo que afecta al planeta se ha incrementado. Sin embargo, también necesitamos acciones para contrarrestar los efectos negativos de la mano del hombre en la tierra.

Cada pequeño aporte que hace un individuo desde su casa o lugar de trabajo implicará beneficios ecológicos tanto para él como para las generaciones futuras. 

Si nosotros nos preocupamos por el medio ambiente y lo demostramos ante nuestros hijos, seguramente ellos no entenderán una forma de vida diferente a esa, aquella que está armonía con la naturaleza y los animales. Sensibilizar a nuestros hijos con el entorno es una forma de educarlos para la vida.

Cuando ellos interioricen lo importante que es velar por el bienestar de nuestros espacios naturales y los animales, tendremos en el futuro adultos con conciencia ecológica y multiplicadores de un mensaje conservacionista.

Además, enseñar a los niños a respetar al medio ambiente trae muchos beneficios personales, ya que así ellos desarrollan la empatía y el ahorro. Empatía porque se ponen en el lugar de la planta o animal que está siendo maltratado y se sensibilizan ante ellos; ahorro porque les enseñamos a reutilizar y reciclar.

¿Cómo enseñar a los niños a respetar el medio ambiente?

Desde muy pequeños, con simples actividades en casa podemos inculcar a nuestros pequeños la preservación del medio ambiente. Pon en práctica los siguientes consejos en el hogar y formarás a un niño con principios ecológicos puros e ideas renovables.

La educación ambiental para niños debe empezar desde el hogar.

Actividades de pintura y al aire libre

A la mayoría de los niños les encanta dibujar. Qué mejor estrategia para enseñarles la preservación del medio ambiente que a través de la pintura.

Puedes irte con tu pequeño a un parque con una cesta de frutas, sus juguetes e implementos para pintar. Una vez allí, ten unas horas de juegos con él; por ejemplo, pídele que represente en un dibujo la actividad del día.

Aprovecha ese momento para recalcarle lo importante que es cuidar las áreas verdes. Coméntale que, si estas no existieran, no habrían tenido la oportunidad de pasar un rato tan divertido como el que tuvieron.

Elaboración de artesanías y tareas escolares con materiales de desecho

Enséñale a tu hijo miles de formas para reutilizar los desechos que se generan en el hogar. Hay muchas actividades divertidas con las que podemos hacer manualidades, juguetes y muchas cosas más con envases que descartamos en el hogar.

Las botellas plásticas, las latas de aluminio y los cilindros de cartón del papel de cocina o sanitario son excelentes opciones para aprovechar nuestra creatividad, la de los pequeños y hacer creaciones divertidas y útiles.

Por otro lado, en la escuela muchas veces se asignan actividades para el hogar, como hacer alguna maqueta o representación que implique el uso de madera, plástico u otros.

Esta es una excelente oportunidad para reutilizar. Además de enseñarle a tu hijo el valor de las cosas y de los materiales reutilizables en casa, le inculcas el hábito del ahorro, pues observa que no es necesario gastar más dinero si tienes tantas opciones a la mano.

“Sensibilizar a nuestros hijos con el entorno es una forma de educarlos para la vida”

Separar materiales en casa para llevar a centros de acopio

Seguramente, en tu ciudad habrán dispuesto centros de acopio para que los ciudadanos lleven sus materiales de desecho, limpios, secos y separados para que sean procesados.

Por tu parte, dispón en tu casa de un espacio para separar los materiales reciclables; pide ayuda a tu hijo para hacerlo. Una vez que se genere alguno de ellos, dile a tu hijo que lo coloque en su lugar para que sepa que la única opción que existe en casa con ese tipo de objetos es el reciclaje.

Cuando ya tengas cantidad suficiente de material, lleva a tu hijo contigo a entregarlos. Crea de esto un hábito, una actividad en familia.

El desarrollo moral en los niños les permite seguir reglas y distinguir entre el bien y el mal.

Enséñale a disfrutar de películas en las que se proteja el medio ambiente

Existen muchas películas infantiles que dedican su mensaje principal a la preservación del medio ambiente. Por ejemplo: Pocahontas, El Rey León, Wall-E y Avatar —ideal para adolescentes—. Del mismo modo, hay muy buenos documentales y programas dirigidos a niños respecto a ese tema.

Disfruta de ellas con unas ricas palomitas de maíz, como si fuera cualquier película. Que sea natural que en casa se hagan estas actividades; enseñar a los niños a respetar el medio ambiente es tan fácil y divertido que lo harás sin problemas.

Como conclusión, un niño con principios ecológicos firmes será un adulto responsable con el medio ambiente. Esto es una condición indispensable del ser humano hoy en día, y más aún para el futuro.