Pixar Animation Studios: la animación de la mano de los ordenadores

Francisco María García · 1 enero, 2018
El estudio cinematográfico Pixar ha revolucionado el modo de concebir y crear el cine infantil. Descubre todo sobre esta forma de animación por medio de la tecnología y los ordenadores.

La animación computarizada despegó de la mano de Pixar Animation Studios. Para quienes no lo saben, los pioneros en computación gráfica iniciaron el proyecto en 1974, con el desarrollo del Computer Graphics Lab. Esta iniciativa cambió el rumbo de las películas infantiles.

Fue en 1995 donde todo comenzó. Tin Toy sería la historia que iba a quedar en la posteridad como la primera película comercial hecha mediante ordenadores. Evidentemente lo fue, solo que al final hubo un cambio de nombre y se tituló Toy Story.

Y el resto es historia. Hoy en día los largometrajes para niños están cargados de imágenes rápidas, efectos impresionantes y una calidad sorprendente. Lo mejor es que los resultados mejoran con el paso de los años.

Todo comenzó con Toy Story

Fue rodada con 110 empleados y un presupuesto de 30 millones de dólares. Sus productores esperaban en el mejor de los casos una recaudación de 75 millones de dólares. Para ese entonces, El Rey León, que no era digitalizada, había necesitado del doble de trabajadores e inversión para su realización.

Tras su estreno en California, ninguno de sus creadores se hubiese imaginado el fenómeno en el que se convertiría la película. Según cifras oficiales, Toy Story logró recaudar más de 361 millones de dólares en regalías. Sus revolucionarias técnicas de producción renovaron el negocio de las películas animadas infantiles.

Toy Story fue todo un éxito de taquilla.

Y como ya sabemos, la trama gira en torno a un grupo de juguetes que cobran vida propia y que sienten mucho apego por su pequeño dueño. Desde esa película y durante todas sus secuelas el tema de la imaginación de los niños al jugar y el apego por los propios juguetes es la temática principal.

Películas taquilleras y de alta tecnología

El siguiente éxito taquillero fue Bichos, estrenada a finales del año 1998. Un año después tendríamos la secuela Toy Story 2, y luego la popular entre los chiquillos Monstruos, S.A. Todas con la tecnología Pixar y los contenidos al más puro estilo Disney.

En el 2003 apareció en las salas de cine el éxito Buscando a Nemo. Esta fue la sexta película más taquillera de toda la historia. La misma obtuvo 4 premios Óscar y ganancias que superaron los 930 millones de dólares.

Fue así como se creó Disney Pixar. Ambas tuvieron problemas y momentos felices, hasta que la compañía del ratón Mickey compró a la compañía de animaciones computarizadas en el año 2006.

Disney Pixar: un cambio en el mensaje

En La Luna, un corto de Pixar, se establece la importancia de hacer que los niños piensen y no de decirles qué deben pensar. Con el paso del tiempo, ambas compañías han cambiado notoriamente la forma en que transmiten sus moralejas finales en cada historia.

La inclusión de varios personajes y temáticas más complejas parecieran ir buscando una diversidad dentro del pensamiento infantil. Añadido a esto, el hecho de explotar los elementos cómicos podría ayudar a la formación del pensamiento rápido y crítico.

Los cambios con respecto a las tramas que se presentaban hasta los años 80 son un hecho. Las animaciones de calidad y el control de cada elemento gráfico así lo facilitan. Disney Pixar hace menos adaptaciones y crea sus propias historias modernas.

Bichos es una película de Pixar.

El trasfondo de las películas de Pixar

Disney buscaba enseñar sobre valores, y con Pixar lo sigue haciendo, pero de forma mucho más compleja y actualizada. Esto lo podemos ver en cada película de Toy Story, en las cuales se resalta el trabajo en equipo. Pero además se tocan otras temáticas específicas; es el caso del momento en que los niños dejan a sus juguetes porque simplemente crecen.

En Monstruos, S.A. se habla sobre el miedo de los niños a dormir solos. También se refleja el cambio de paradigma y visiones que están experimentando los niños de las épocas actuales. En la actualidad los mensajes no son solo para los más pequeños del hogar, sino que sirven para toda la familia.

Esto se ve en Del revés o Inside Out. Allí se explica a padres e hijos el hecho de que cada persona maneja de forma diferente sus emociones. En cambio, en películas como WALL-E y Brave se trata de concienciar sobre los derechos de las mujeres y el ecologismo. No queda duda de que Pixar es ahora el vehículo de actualización de las ideas infantiles de Disney.