Picaduras de mosquitos en niños, ¿qué hacer?

Francisco María García · 12 septiembre, 2018
Las picaduras de mosquitos en niños no generan un problema grave de salud, pero sí son muy molestas y los pequeños sufrirán la incomodidad que generan. Para prevenirlas y evitarlas, hay algunos buenos hábitos a tener en cuenta y también determinados trucos caseros.

Las picaduras de mosquito son más habituales de lo que creemos, y mucho más durante los meses de verano. Cuando estas picaduras se producen en los niños, es necesario prestar especial atención, ya que podrían rascarse hasta lastimarse.

En general, los niños están muy expuestos a este tipo de picaduras, ya que normalmente se encuentran jugando al aire libre. Si se cuida de ellas, las picaduras no deberían resultar ningún peligro para la salud, aunque sí son sumamente molestas. La buena noticia es que hay muchas maneras de evitar estas picaduras y prevenirlas.

Picaduras de mosquito en niños: reacción del cuerpo

Lo primero que notarán los niños cuando un mosquito les pique será un pinchazo; son los nervios de la piel los que transmiten esa información. Lo que el mosquito hace, precisamente, es perforar el vaso sanguíneo, y eso activa automáticamente la coagulación del organismo del niño.

La saliva del mosquito inactiva la coagulación, lo que el cuerpo toma como algo extraño y reacciona contra ese síntoma. Esto desencadena el picor y la inflamación que se conoce como picadura de mosquito.

En general, la picadura de mosquito se da en un lugar localizado. En algunas ocasiones, y sobre todo con niños, aparecen reacciones alejadas de la picadura del mosquito en sí. La intensidad de la reacción dependerá siempre de lo sensible que sea el infante a las sustancias inyectadas por el insecto.

Las picaduras de insectos a los niños generan enrojecimiento, picazón e hinchazón.

Qué hacer con las picaduras de mosquito en niños

Habitualmente, los niños no se dan cuenta cuando son picados por los mosquitos. El reconocimiento de la situación aparece junto con los síntomas de picazón e hinchazón. La realidad es que los pequeños son un blanco fácil para los mosquitos, sobre todo cuando pasan muchas horas al aire libre y en contacto con la naturaleza.

Cuando un mosquito pica a un niño, se recomienda colocarle hielo en el lugar afectado para evitar los síntomas que antes mencionamos. También es útil aplicar un desodorante que tenga cloruro de aluminio, que puede ayudar a calmar la picazón.

Asimismo, es importante saber que el frío adormece la zona de la picadura del mosquito, la calma y evita la terrible comezón que siente el niño. Después de aplicar algo frío, se sugiere una loción de calamina o crema de hidrocortisona para el tratar la picadura. Cualquiera de estas opciones servirá para que la roncha desaparezca en unos días.

Si se observan signos de infección tales como hinchazón excesiva, pus o enrojecimiento, es necesario acudir al médico. Esto es algo que suele suceder si el niño se rasca permanentemente.

En último lugar, cabe recordar que los mosquitos son también conocidos por ser portadores de enfermedades. Frente a reacciones no comunes, es fundamental acudir a un centro de salud y hacer la consulta correspondiente.

“Los pequeños son un blanco fácil para los mosquitos, sobre todo cuando pasan muchas horas al aire libre y en contacto con la naturaleza”

Cómo prevenir picaduras de mosquito en niños

La prevención de las picaduras de mosquito en niños y adultos es relativamente fácil. Solo hace falta tener en cuenta algunas cuestiones que serán útiles, sobre todo en los pequeños de la casa, que son quienes más sufren de este tipo de picaduras.

Una de las medidas más sencillas para evitar el riesgo de picaduras es controlar los horarios en los que el niño está al aire libre. En general, al amanecer y al anochecer es cuando los mosquitos están más activos, por lo que se recomienda controlar el espacio donde juegan en estos horarios.

Si a mi hijo le pican siempre los mosquitos, puedo tomar ciertas medidas preventivas, incluso algunas naturales.

Otra forma de prevenir las picaduras es evitar que tanto mosquitos como otros insectos voladores entren en el hogar. Una buena solución para ello es colocar telas mosquiteras en la casa, sobre todo en el verano.

Por otro lado, es fundamental limpiar y vaciar cualquier agua estancada que esté en el hogar o alrededor del niño. Es aquí donde más se reproducen los mosquitos. Si los niños juegan al aire libre, es necesario garantizar que no haya focos de reproducción de estos insectos.

La manera más tradicional de prevenir las picaduras de mosquito en niños es utilizar algún tipo de repelente sobre la piel. En cuanto a la ropa, si los niños van a jugar en lugares donde inevitablemente hay mosquitos, es recomendable que se pongan camisetas mangas largas y pantalones.

Como conclusión, las picaduras de mosquito en niños son habituales y también muy fáciles de prevenir. En aquellos casos en los que se producen las picaduras de mosquito, el tratamiento es muy sencillo y no habrá que preocuparse; bastará con seguir las indicaciones para aliviarle el malestar al pequeño.