Pedagogía crítica: ¿en qué consiste?

6 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la pedagoga María Matilde
Existen diferentes ramas dentro de la pedagogía como ciencia. La pedagogía crítica es una de ellas y es sobre la que profundizaremos en este artículo.

Para conocer en qué consiste la pedagogía crítica debemos considerar que esta forma parte de la pedagogía en tanto disciplina madre.

La pedagogía es una disciplina encargada de estudiar, analizar y perfeccionar el fenómeno educativo y la enseñanza en toda su complejidad. Es una ciencia aplicada de carácter psicosocial que tiene como objetivo organizar la educación y la formación de las personas.

La pedagogía se ha ido diversificando en distintas ramas de estudio centradas en aspectos concretos y, a partir de lo cual, se han ido desarrollando distintos tipos de pedagogías. Conoceremos en este caso la pedagogía crítica.

Pedagogía crítica: ¿en qué consiste?

Se trata de una propuesta metodológica alternativa de enseñanza que tiene como propósito ayudar a los alumnos a cuestionar y a desafiar la dominación, las creencias y prácticas que la generan. Cuando decimos dominación nos estamos refiriendo a una situación en la cual una persona o grupo, por medio de la persuasión, la presión, la amenaza, o incluso la fuerza, impone sus ideas, sus reglas y puntos de vista, sus creencias o verdades.Pizarra con fórmulas y libros.

La pedagogía crítica se asienta en la ciencia social crítica, en las ideas de Antonio Gamsci, filósofo, político y pensador marxista italiano. Ideas posteriormente retomadas por el pensamiento contestatario de América Latina.

Paulo Freire (1921-1997), nacido en Brasil, fue uno de los principales representantes e impulsor de la pedagogía crítica y uno de los más influyentes teóricos del siglo XX. Sus ideas están desarrolladas en obras como La educación como práctica de la libertad o La pedagogía de los oprimidos. Obras consideradas fundamentales no solo en el ámbito educativo y pedagógico, sino también en otros como el social y político.

En este sentido, Freire desarrolla en su país natal, Brasil, una poderosa acción pedagógica y política. Esta consistió en un proceso de alfabetización generalizado que urgía por el elevado analfabetismo que existía pero, sobre todo, de alfabetización política.

Principios y objetivos fundamentales de la pedagogía crítica

Su objetivo principal es construir una sociedad más justa y más humana. Para lo cual, la pedagogía crítica busca conseguir una relación constante entre teoría y práctica (praxis) para alcanzar y desarrollar en los estudiantes un pensamiento crítico. Un pensamiento que les permita cuestionar las figuras y relaciones de poder que operan en las sociedades.

Es decir, una pedagogía crítica es una pedagogía revolucionaria, inmersa en un método dialéctico de enseñanza. Esta se inicia con la experiencia (práctica) de los estudiantes y la aprovecha para ayudarles a tener una comprensión más crítica, estructural y científica de su vida diaria en relación con la vida de los demás. Y para tener una comprensión crítica de las mediaciones institucionales, culturales y sociales que estructuran esas relaciones (teoría).

Paulo Freire defendía la capacidad de los estudiantes a pensar críticamente sobre su propia situación educativa, reconociendo en ella y en sus experiencias las conexiones con el contexto social más amplio. Esto como condición para una educación liberadora que pueda tomar medidas contra la opresión y los poderes que operan en la sociedad.

Por lo tanto, Freire, en su libro La pedagogía del oprimido, hace una crítica a la educación y pedagogías tradicionales calificándola de ‘bancaria’. Sostiene que estas consideran a los estudiantes como recipientes en los cuales será depositado el saber. El autor no acepta la idea de un educador como único poseedor del saber que lo transmite a los estudiantes convirtiéndolos en sujetos pasivos.

Por el contrario, el papel de los educadores no es ofrecer a los estudiantes respuestas dogmáticas o preestablecidas a los problemas sociales, económicos y políticos. El papel de los educadores es alentar y estimular a los estudiantes a cuestionar y a volver problemáticas las injusticias sociales existentes.Dibujo de un niño con un laberinto y un puzzle como cerebro para representar la pedagogía crítica.

Principal legado de esta pedagogía en la actualidad

Hemos hablado sobre qué consiste la pedagogía crítica, pero queremos destacar también cuál ha sido su legado, ya que las principales ideas sobre las que se asienta la pedagogía crítica siguen siendo retomadas por teóricos y pensadores de diversos ámbitos culturales, académicos, sociales y científicos.

El principal legado de una pedagogía crítica para los desarrollos teóricos y las prácticas sociales es que asume como principio fundamental que el proceso educativo es una acción cultural, y que ello es imprescindible para avanzar en un cambio social y conseguir una sociedad formada por hombres y mujeres libres.

Para lo cual, es fundamental que los educadores enseñen a los estudiantes a pensar en la sociedad en la cual están desarrollando su proceso de aprendizaje. Los estudiantes deben conseguir construir el conocimiento como un acto político, convirtiéndose en seres sociales activos, críticos y pensantes de la sociedad en la que están sumergidos.